Share
Vida y Estilo

‘No veo la salida': vivir de cheque en cheque es algo inquietantemente común en mucha gente

salarios2

Sol Smith en su casa en Laguna Niguel. “Tengo 40 años, he desarrollado una sólida carrera, tengo 17 años de experiencia y si algo me pasara”, dice, “mi esposa y mis hijos se quedarían sin hogar en menos de un año cuando mi seguro de vida se acabara”. (Stuart W. Palley / The Washington Post)

(Los Angeles Times)

“Ineludible”. “Es una cosa estresante”. “No veo la salida”.

¿Qué tienen en común los profesores, los agentes de bienes raíces, los agricultores, los ejecutivos de negocios, los programadores de computadoras y los empleados de las tiendas?

De acuerdo con docenas de personas que respondieron a una pregunta del Washington Post en Twitter, no son inmunes a la dura realidad de vivir de un cheque a otro.

Son millennials, generación x y baby boomers. Trabajan en grandes ciudades y pueblos rurales. Han intentado ahorrar, pero el alquiler, la guardería, los préstamos estudiantiles y las facturas médicas se interponen en su camino.

Anuncio

Los datos nacionales sobre la experiencia de vivir de pago en pago son endebles, pero un informe reciente de la Reserva Federal destaca la prevalencia de presupuestos muy ajustados: 4 de cada 10 adultos dicen que no pudieron generar $ 400 en una emergencia sin caer en deudas o ventas.

El cierre parcial del gobierno, que comenzó el 22 de diciembre y está temporalmente suspendiendo el pago de unos 800,000 trabajadores federales, ha desatado una discusión acalorada en Twitter sobre lo que significa sobrevivir en Estados Unidos.

(El presidente Trump advirtió que este cierre podría “durar mucho tiempo” si el Congreso no cumple con sus demandas de miles de millones de dólares para un muro en la frontera de EE.UU. y México).

Incluso lapsos breves de interrupción de ingresos pueden significar un desastre para algunas familias.

Anuncio

“Mi esposo es un guardabosques en el Parque Nacional Great Smoky Mountains, y tuvo que firmar sus papeles de licencia”, escribió una mujer en Twitter. “Tenemos un hijo de 4 años, y no sabemos cuándo llegará su próximo cheque. La hipoteca vence, la Navidad ha pasado”.

Estas y otras #ShutdownStories despegaron online después de que el representante Scott Perry (R-Pa.) sugirió la semana pasada que un incremento en los salarios no sería tan mala idea.

"¿Quién está viviendo con el temor de que no van a llegar al próximo cheque?”, preguntó a los reporteros.

Según los economistas: mucha gente.

“Es astronómico lo que las personas necesitan para vivir de mes a mes”, dijo Heidi Shierholz, ex economista jefe del Departamento de Trabajo que ahora estudia cómo las familias de clase media gastan sus salarios en el Instituto de Política Económica, un grupo de expertos de Washington que está financiado por fundaciones y sindicatos. “Dado el alto costo del transporte, vivienda, salud .... A menudo no hay espacio para poder vivir”.

Alrededor de 2,000 custodios, guardias de seguridad, amas de llaves y otros trabajadores federales de la construcción están perdiendo dinero en esta temporada de vacaciones debido al cierre, según SEIU, un sindicato de trabajadores de la Costa Este, y dado que los contratistas emplean a dichos empleados, no serán elegibles para cheques.

“Mi supervisor me dijo que no nos van a pagar”, dijo un empleado del Departamento de Estado al Washington Post.

Más allá de la esfera laboral federal, los trabajadores de una variedad de profesiones luchan por llegar a fin de mes.

Anuncio

Sol Smith, presidente de artes liberales en una universidad de arte y diseño en el Condado de Orange, dijo que consiguió su trabajo luego de obtener tres títulos. Pero con cuatro hijas y el aumento de los costos de atención médica, asegura que ahorrar no es posible.

“No veo salida”, escribió en un correo electrónico al Post. “Tengo 40 años, he desarrollado una sólida carrera, tengo 17 años de experiencia, y si algo me pasara, mi esposa y mis hijos se quedarían sin hogar en un año cuando mi seguro de vida se agotara”.

Lani Harrison, de 43 años, dijo que ella y su esposo, ingeniero de software, tienen problemas para comprar alimentos después de pagar la renta de $ 2,249 en su apartamento de dos habitaciones en Los Ángeles. Están criando a tres niños pequeños y dependen de los ingresos de su esposo, expuso.

Su trabajo como instalador de asientos de automóvil certificado le da $ 40 por cita, pero el trabajo no es estable.

“Cada mes, tenemos que estirar su sueldo para que las cosas funcionen”, dijo. “Realmente no tenemos ningún ahorro. Muchos meses no nos alcanza el dinero para hacer nuestros pagos”.
A veces, confía en amigos de confianza.

“A menudo me sorprende que sus historias sean tan similares a las nuestras”, afirmó Dillon Holt, un asistente de limpieza en un hotel de Nashville, que tiene un poco de pollo en su congelador. Su cuenta de cheques suele rondar en ceros, y no puede guardar ningún dinero para el futuro o una emergencia.

“Gano $ 12.50, trabajo 40 a 50 horas a la semana”, dijo. “Y no tengo una cuenta de ahorros”.

Emily Webb, de 38 años, trabaja a tiempo completo como administradora de artes en Columbus, Ohio. Mantenerse a flote cada mes, dijo, es muy difícil.

Anuncio

“Es una lucha al final de un cheque de pago para depositar mis propinas y asegurarme de que ninguno de mis pagos automáticos rebote”, señaló Webb, quien tiene una maestría pero no puede hacer los pagos de su préstamo estudiantil.

Sin embargo, está agradecida de trabajar en el campus universitario y le encanta su trabajo. Un gran impulso financiero, dijo, la espera a fines de 2019.

“Finalmente terminaré de pagar mi auto de 9 años”, espera Webb. “La parte de plástico de la defensa trasera se estaba deslizando lentamente hacia abajo. Choqué con un conductor sin seguro hace dos años, así que lo he estado manejando sin poder repararlo”.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio