Anuncio
Share
Vida y Estilo

Todavía estaba enamorada de su ex, pero aún así me enamore de ella

Amores

Rompí mi propia regla al invitar a Josie a salir durante las fiestas. (En la universidad había determinado que cualquier chico que invita a una chica a salir en noviembre se encuentra desesperado por tener alguien con quien pasar la Navidad).

Pero esto era diferente. Estaba saliendo de una relación de 10 años que se estaba desmoronando y me estaba adaptando a la vida en los Estados Unidos después de un período de servicio en Irak y tres despliegues en Corea del Sur. No tenía planes de hacer una nueva conexión amorosa. Mi único objetivo era subirla a la parte trasera de mi moto y llevarla a un rally anual de motocicletas de primavera en La Puente. Yo había asistido al mismo rally a principios de ese año con amigos. Había decretado en ese mismo momento que si volvía al año siguiente, tendría una chica tomada de mi brazo. Josie era perfecta.

No era una fanática que adoraba a los tipos con motos inmaculadas. Era del Medio Oeste y se había mudado a mi vecindario en el noreste de Los Ángeles para triunfar como actriz. La conocí en mi club de la Legión Americana. Era una corredora, ya sabes, un miembro de ese “club de bebedores que les gusta salir a correr”. Estaban tomando unas copas en nuestro bar después de una carrera. Yo era el comandante del puesto y ofrecí una visita guiada. Al final, le pedí que me agregara en Facebook, bribón que soy. Mi cita para el rally estaba casi asegurada.

A pesar de que era mediados de noviembre, le envié un mensaje a Josie para preguntarle si le gustaría salir a cenar. Todavía faltaban meses para el rally, pero pensé que si no actuaba rápido, corría el riesgo de ser olvidado para cuando llegara el rally. Ella estuvo de acuerdo, siempre y cuando fuera platónico, así que le aseguré que lo era. Descubrí que no vivía lejos de mí casa en Highland Park.

Anuncio

La recogí dos días antes del Día de Acción de Gracias en mi Harley-Davidson Softail 2005 totalmente personalizada, con un trabajo de pintura de escamas de metal púrpura y un motor S&S totalmente cromado. Fuimos a Little Tokyo a un lugar de sushi que conocía. Los árboles de Tokyo Village ya estaban adornados con luces navideñas y ocupamos dos asientos vacíos en el bar. Después de compartir un plato nos la estábamos pasando bastante bien.

Le expliqué mi situación. Estaba terminando una relación, y enfrentándome a empezar todo de nuevo, sin estar seguro de mi próximo paso. Era receptiva, comprensiva y hermosa. Hacia el final de la cena admití que mi única meta esa noche era no meter la pata y me aseguró que no lo había hecho.

Al día siguiente me invitó a que me uniera a ella para revisar una nueva ruta de beber y correr para su club. Planeamos un sendero, visitamos algunos bebederos y chocamos los cinco por nuestro éxito cuando terminamos.

Pronto, estábamos pasándo casi todos los días juntos, en mi casa o en la de ella. Caminábamos hasta Maximiliano por pastas y vino tinto. Nos pusimos al día con “GLOW” en su iPad. Viajó a casa para la Navidad, pero a su regreso le preparé tacos y ella preparó sándwiches de albóndigas unos días después.

Anuncio

Había estado intimidado de volver a entrar nuevamente en la escena de las citas, pero ella estaba haciendo la transición fácil para mí. Hasta que me dijo que le preocupaba que las cosas se estaban poniendo demasiado serias. Para mí, todavía era demasiado pronto para decir eso, así que cuando dijo que necesitaba más espacio para “extender sus alas”, se lo di y le dije que estaba de acuerdo con ser sólo amigos. La verdad es que me sentía realizado, como si no tuviera nada más que demostrar.

Unas semanas más tarde, cuando su compañía de teatro necesitó a alguien que la hiciera de técnico en Los Ángeles, para una obra en la que ella estaba, me ofrecí como voluntario. Significaba que tenía que verla todos los jueves para la presentación de la obra. Para el primer show, fuimos juntos en mi coche y cantamos “How Soon Is Now?” de los Smiths. Para el segundo show, Josie fue quien manejó. Dijo que todavía podíamos pasar el rato, pero que aún sentía algo por su ex. Respetuosamente terminé mi trabajo técnico voluntario, pero me encogía de miedo en las noches en que ella se iba sin mí. Era hermosa en su papel en una adaptación de “Reservoir Dogs”. Para el cuarto show ella hacía pausas dramáticas en escenas clave, capturando mi corazón.

Unas semanas después de la última función, le envié un mensaje de texto a Josie y le recordé el rally, que estaba a sólo unos días de distancia. Ella admitió que lo había olvidado, pero que seguía dispuesta a ir. Yo estaba orgulloso de llevarla de mi brazo. Estando allí, ella me sacó a la pista de baile y bailamos como chicos de preparatoria hasta que la música terminó. Regresamos a mi casa y nos abrazamos, pero eso fue todo. Josie dijo que sólo podíamos ser amigos y vecinos; así que la acompañé a su casa.

Ya sabes el final de la historia, a pesar de mi propia insistencia en no dejar que sucediera, había desarrollado sentimientos por esa chica.

El concurso del amor es el único en el que no importa quién llegue primero, lo que importa es quién termina al último.

Sin embargo, no puedo estar triste por el resultado.

Superé mis propias expectativas y volví a salir a citas. Me recordó todo lo bueno de estar de regreso en Estados Unidos y me ayudó a sobrevivir las vacaciones después de una mala ruptura.

Un par de semanas después, le dejé flores de despedida en su puerta.

Anuncio

 

A final de cuentas, no fue una mala racha.

 

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí 


Anuncio