Anuncio
Share
Vida y Estilo

Un cúmulo de 14 galaxias distantes podría convertirse en la estructura más gigantesca del universo

universo

Es una aglomeración en los confines del universo, y nunca antes se había visto algo así.

(Los Angeles Times)

Utilizando los telescopios más poderosos de la Tierra, los astrónomos descubrieron 14 galaxias ardientes que se precipitan una hacia la otra en un inevitable curso de colisión galáctica que ocurrirá en el límite del universo observable.

Modelos de computadora muestran que cuando estas galaxias colisionen, formarán el núcleo de un colosal cúmulo de galaxias, algo tan grande que será la estructura más gigantesca conocida en el cosmos.

Esta región caótica y llena de energía, descrita en Nature, se denomina protocúmulo, y los investigadores dicen que es más activa que cualquier otra sección del universo que hayan observado alguna vez.

“Hay una enorme energía involucrada, como la explosión de 10,000 supernovas a la vez, literalmente”, detalló Scott Chapman, físico de la Universidad de Dalhousie en Halifax, Canadá, quien trabajó en el estudio.

Anuncio

gLxia

Una imagen de ALMA de las 14 galaxias que forman un protocúmulo conocido como SPT2349-56. Estas galaxias están en proceso de fusión y eventualmente formarán el núcleo de un cúmulo de galaxias verdaderamente enorme (ALMA (ESO / NAOJ / NRAO), B. Saxton (NRAO / AUI / NSF).

(Los Angeles Times)

Como si todo eso no fuera lo suficientemente especial, los autores sostienen que las 14 galaxias son conocidas como “de brote estelar”, lo cual significa que forman estrellas a un ritmo vertiginoso.

El equipo de investigación estima que la producción de estrellas por parte de estas galaxias podría ser cerca de mil veces más veloz que la Vía Láctea.

Además, todas están comprimidas en un espacio apenas tres veces mayor que el de nuestra propia galaxia.

Anuncio

Adicionalmente, todo el sistema se encuentra a un 90% del camino del borde observable del universo. Está tan lejos, que se tardaría 12,400 millones de años en recorrer el espacio desde el protocúmulo hasta los telescopios en la Tierra.

Ello significa que este radiante generador de estrellas se formó solo 1,400 millones de años después del surgimiento del universo en sí. Ese hecho, en particular, genera dudas entre los astrofísicos.

“No sabemos cómo es posible”, aseveró Chapman. “No sabemos cómo tenemos esas 14 galaxias en el centro del protocúmulo desde un período tan temprano”.

Según el experto, nada tan grande y activo debería haber sido capaz de formarse hace tanto tiempo. “Vemos que la estructura del universo se desarrolla lentamente a partir de pequeños fragmentos y luego estos se fusionan para hacer trozos más grandes. Consideramos que las galaxias más grandes deberían haberse formado mucho más tarde”, indicó.

La primera pista de que algo extraño estaba sucediendo en esta parte del cielo llegó en 2010, a partir de los datos recopilados por el Telescopio del Polo Sur, en la Antártida.

Aunque este instrumento fue diseñado para encontrar cúmulos de galaxias relativamente cercanos, los astrónomos se dieron cuenta de que también podía usarse para detectar estructuras extremadamente brillantes desde una gran distancia, tanto en el espacio como en el tiempo.

El protocúmulo descrito en el nuevo trabajo apareció como una pequeña -pero inusual- mancha de luz.

Aún así, los astrónomos la encontraron lo suficientemente convincente para solicitar tiempo en el telescopio ALMA, en el desierto chileno, y echar un vistazo más cercano a su estructura.

Anuncio

Las observaciones hechas con ALMA revelaron que el centro de la mancha se trataba, en realidad, de 14 galaxias distintas y que el protocúmulo estaba a 12,400 millones de años luz de la Tierra.

Chapman lo definió como uno de esos grandes momentos “guau”. “Si hubiera estado mucho más cerca, seguiría siendo el lugar más activo del universo tal como lo conocemos, pero sería menos impactante”, expuso.

ALMA es excelente para ampliar y ver detalles de objetos, pero tiene un campo de visión muy estrecho, indicó Chapman. Por ello, solo pudo ver el centro de la mancha que detectó el Telescopio del Polo Sur.

Los autores estiman que podría haber 1,000 galaxias más en la región del espacio circundante. “La mayoría de ellas podrían ser demasiado débiles para que las veamos, incluso con ALMA, pero probablemente podamos encontrar otras 50 galaxias”, auguró Chapman.

El equipo ya comenzó a buscar. El experto destacó que ya mismo están realizando algunas nuevas observaciones. “Esto realmente generó un estudio de gran magnitud”, dijo.

Mientras tanto, los astrónomos estarán ocupados preguntándose cómo pudo formarse una estructura tan grande, en una instancia tan inicial del universo. Se cree que nuevas hipótesis llegarán pronto. “La gente es muy ingeniosa para encontrar respuestas a posteriori”, aseguró Chapman.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio