Advertisement

Un misterio en la falla de San Andrés: un 'desastre de movimiento lento' en donde se teme el ‘Gran Terremoto’

A San Andreas fault mystery: The 'slow-moving disaster' in area where the Big One is feared

Un misterioso desastre natural que se mueve lentamente tiene bajo amenaza un ferrocarril, un gasoducto y una autopista en California.

La falla de San Andrés comienza su peligroso movimiento por California en el mar de Salton, en un lugar que los sismólogos han identificado durante mucho tiempo como el epicentro de lo que podría ser un terremoto masivo.

Advertisement

Pero en los últimos meses, esta desolada zona donde las placas de América del Norte y el Pacífico se tocan entre sí se ha convertido en el foco de intenso interés por un tipo de movimiento lento que no se parece al "Gran Terremoto".

Un manantial fangoso ha comenzado a moverse misteriosamente a un ritmo más rápido a través de la tierra seca: primero 60 pies en unos pocos meses y luego 60 pies en un solo día, según los funcionarios del Condado Imperial.

Advertisement

No hay evidencia que esto sea un precursor inmediato de un gran terremoto, dijo el geofísico Ken Hudnut del Servicio Geológico de Estados Unidos, quien visitó este lugar en julio. De hecho, el área ha estado sísmicamente tranquila en los últimos meses, con relativamente pocos terremotos.

Hudnut y otros expertos subrayan que el movimiento no es una actividad sísmica. Pero está ocurriendo en parte como resultado de la histórica actividad que causó grietas, permitiendo que los gases producidos a gran profundidad lleguen a la superficie de la tierra.

La mayor preocupación es que el misterio científico de la lentitud  del movimiento podría volverse destructivo de otras maneras.

En su camino se encuentran las vías ferroviarias de carga de Union Pacific que conectan el Inland Empire con Yuma, Ariz .; un oleoducto propiedad de Kinder Morgan, una de las compañías de energía más grandes de América del Norte; un tramo de líneas de telecomunicaciones de fibra óptica propiedad de Verizon; y una parte de la Carretera 111, una camino principal que conecta la Interestatal 10 en el Valle de Coachella con la frontera de California y México.

Advertisement

"Es un desastre en cámara lenta", dijo Alfredo Estrada, jefe de bomberos del Condado Imperial y coordinador de servicios de emergencia.

El Condado Imperial declaró una emergencia este verano, lo que permite a los funcionarios acelerar los esfuerzos para evitar daños e incluso impedir que el movimiento se acerque más a las vías del ferrocarril.

(Los Angeles Times)

Hasta ahora, estos esfuerzos no han funcionado.

Los funcionarios han estado tratando de drenar el agua del manantial en movimiento. Union Pacific construyó una pared de 100 pies de largo con grandes rocas y acero a más de 75 pies de profundidad en la tierra en un esfuerzo por proteger el ferrocarril.

Pero en octubre, el fango se deslizó debajo de la pared, acercándola cada vez más a las vías del tren.

En general, la fosa, que produce un leve olor a huevos podridos, se ha movido más de 240 pies desde donde se documentó hace una década. Según las imágenes satelitales disponibles al público, el manantial no parecía moverse mucho hasta aproximadamente el año 2015, dijo Hudnut, pero el movimiento se hizo particularmente notable a principios de este año.

Union Pacific se ha visto obligada a construir vías temporales para evitar que los trenes circulen por la tierra afectada. Los ferrocarriles ahora se están moviendo más lentamente a través del área, según la compañía.

El ferrocarril podría necesitar considerar soluciones más permanentes, incluida la construcción de un puente para evitar las tierras potencialmente inestables, dijo un portavoz de la compañía.

Advertisement

Caltrans también está preparado para cerrar una parte de la Carretera 111 si el manantial de lodo se acerca a la carretera, y ya ha planeado una serie de desvíos, dijo Ed Joyce, el vocero de la agencia.

De hecho, estos movimientos, incluso en su forma más rápida, son mucho más lentos que la velocidad de un caracol común.

A medida que se mueve a través de una roca sedimentaria suave llamada piedra de barro, deja atrás un sendero hundido y empapado debajo de la superficie del desierto, dijo Hudnut.

Geológicamente, la forma en que se forman los manantiales de lodo es algo similar a la que forman los sumideros: el movimiento de un líquido a gran profundidad bajo tierra que socava la superficie de la tierra, agregó Hudnut.

(Los Angeles Times)

Una cavidad se forma bajo tierra y se expande hacia arriba hasta que se abre paso hacia la superficie, formando un hoyo circular que se hace más grande a medida que continúa erosionándose desde abajo.

Los funcionarios del Condado Imperial dijeron que la fuente fangosa ha sido documentada desde la década de 1950 y que no se había movido durante décadas. Hace años que se detectaron signos de movimiento, dijo David Lynch, un geofísico que ha estado estudiando manantiales fangosos durante 12 años.

Fue solo en los últimos seis meses en que se aceleró y comenzó a representar una amenaza para la infraestructura, dijeron los funcionarios del Condado Imperial.

Las fangosas fuentes han sido características bien conocidas del Salton Trough del Condado Imperial durante décadas. No son como Old Faithful en Yellowstone, una fuente termal que involucra agua que circula bajo tierra y que se sobrecalienta con la roca fundida.

El manantial en cuestión tiene una temperatura de unos 80 grados Fahrenheit, dijo Hudnut. Está burbujeando, no por el agua hirviendo, sino por el dióxido de carbono que se crea desde las profundidades de la superficie de la tierra.

El dióxido de carbono probablemente se está formando como resultado de los procesos geológicos profundos debajo de esta parte de California.

A medida que miles de años de sedimentos sueltos arrojados por el río Colorado se empujan más profundo bajo tierra, donde hay más presión y calor, el material se calienta y se transforma en arenisca o roca verde, que produce dióxido de carbono, dijo Hudnut.

Ese dióxido de carbono es probable que salga de sitios donde hay fracturas en la tierra, dijo Hudnut.

Hace más de una década, Lynch y Hudnut publicaron un estudio en el Boletín de la Sociedad Sismológica de América que documenta una serie de manantiales fangosos y fenómenos geológicos similares.

Cuando se mapearon, las características geotérmicas formaron una línea que parecía ser una continuación al sureste del término convencionalmente aceptado como la falla de San Andrés. Escribieron que las características geotérmicas "pueden representar una manifestación superficial al sureste del mar de Salton".

El movimiento de manantiales fangosos no es inaudito.

Max Rudolph, profesor asistente en UC Davis que estudia la actividad geotérmica en Salton Trough, dijo que se han movido características similares en otras áreas, pero ha tardado décadas o más en que haya un movimiento notable.

"Sabemos [que en el siglo XIX] antes de que el mar de Salton estuviera presente en el canal de Salton, los primeros viajeros describían un entorno traicionero con ollas de barro burbujeantes y manantiales que hacían que el viaje a través del canal fuera casi imposible", dijo, indicando que la actividad geotérmica en esa área ha cambiado dramáticamente durante cientos de años.

El mar de Salton se formó accidentalmente en 1905 cuando el río Colorado de desbordó.

Advertisement

Los espectadores serían prudentes para mantenerse alejados de los manantiales. Si la gente cayera, el aire tóxico y la falta de oxígeno los ahogaría en minutos, dijo Lynch. Pero el dióxido de carbono se adelgaza a pocos pies del agujero.

La comunidad más cercana al manantial fangoso es Niland, a unas cinco millas de distancia.

Lynch dijo que espera que el manantial continúe moviéndose. Pero su lentitud debería darles tiempo a las agencias y empresas para prepararse.

"Es algo extraño", dijo Lynch, quien ha estado consultando con Union Pacific desde mayo. "Si no hubiera un ferrocarril cerca, ni siquiera lo notaríamos".

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Advertisement
Advertisement