Advertisement

Un museo de comida “asquerosa” provoca, pero no logra iluminar

Un museo de comida “asquerosa” provoca, pero no logra iluminar
Una exposición en el Disgusting Food Museum en el centro de Los Ángeles. (Lucas Kwan Peterson)

Su boleto de entrada para el Disgusting Food Museum (Museo de Comida Asquerosa) es una bolsa para vomitar, como la que vería en el respaldo de un asiento de avión. Eso debería decirle mucho de lo que necesita saber acerca de este museo, un artilugio del psicólogo sueco Samuel West, quien nos presentó el Museo del Fracaso moderadamente divertido en 2017, otra colección emergente que destacó innovaciones infructuosas como Crystal Pepsi y Google Glass.

Pero si bien un museo de productos fallidos nos puede unificar a la gente común en una burla de errores de mercadeo y falta de alma corporativa, un museo de alimentos designados como "asqueroso", incluida la soja fermentada de Japón y el huitlacoche de México, no ofrece mucho al mundo.

Advertisement

El museo, que se estrenó en Malmo, Suecia, en octubre y está en residencia en el Museo de Arquitectura y Diseño en el centro de Los Ángeles hasta febrero, pretende ser una mirada en profundidad a la naturaleza psicológica del asco, pero parece como poco más que un intento precipitado y algo cínico de capitalizar la cultura de la comida popular. Y hay un efecto secundario desafortunado con su boleto: ayuda a reforzar las estructuras de poder desigual que existen dentro de la visión eurocéntrica decididamente blanca de la tradición culinaria que ya prevalece aquí.

Los museos emergentes se han convertido, para bien o para mal, en un elemento de nuestro paisaje en los últimos años: vea el Museo del Helado, el Museo de la Pizza y el Museo de los Selfies, el último de los cuales podría ser casi una meta brillante de proyecto de arte autorreferencial si no costara $25 para entrar (los boletos para el Disgusting Food Museum cuestan $15 de miércoles a viernes y $18 los fines de semana). Son forraje de Instagram que pretende ser algo más informativo; oportunidades de selfie que se disfrazan de instituciones culturales. En última instancia, están allí para ganar dinero.

Advertisement

Y no hay absolutamente nada de malo en eso, especialmente cuando el museo autodenominado se esfuerza por afectar a los que están en el poder, como en el caso del Museo del Fracaso. Pero los problemas con el Disgusting Food Museum comienzan con su nombre: ¿por qué alguien debería decidir qué alimentos son asquerosos y cuáles no? La palabra "asqueroso" es fuertemente peyorativa, y la sensación de asco es individual. Es personal: yo, por ejemplo, encuentro que los huevos duros son desagradables.

West sabe esto: a la entrada de su museo, reconoce en una exposición escrita: "El asco es cultural. Nos gustan los alimentos con los que hemos crecido" y que el concepto de asco puede cambiar con el tiempo. "Hace doscientos años, la langosta era tan indeseable que solo se daba de comer a los prisioneros y esclavos", escribe. "Hoy en día, la langosta es un lujo delicioso". Luego, enumera varias categorías de asco, entre ellas "moral", "sexual" y "mutilación-deformidad".

Lo que no se reconoce, sin embargo, son los prejuicios existentes en este país y en todo el mundo, contra ciertos alimentos, específicamente contra los alimentos de ciertas culturas inmigrantes. Los estereotipos son tan desgastados y comunes que son utilizados para reírse, pero persisten mucho: es un viejo tema recurrente que las culturas asiáticas sirven comida "sucia" o "extraña".

Es un estereotipo al que yo y otros fuimos sometidos al crecer como estadounidenses de origen asiático, conduciendo a sentimientos de vergüenza asociados con ciertos alimentos e ingredientes. La comida tradicional china es "asquerosa" (lo que lleva a la evolución de los platillos de pollo con sabor a cítricos dulces y pegajosos o con temas militares que los estadounidenses han llegado a amar).

Advertisement

En contraste, los alimentos europeos malolientes o viscosos, quesos fuertes o foie gras (exhibidos en el museo), fueron vistos en gran parte como manjares, o una marca de riqueza y sofisticación. El campo de juego, en otras palabras, nunca ha sido nivelado.

West no lo ve de esa manera. Rechazó la idea de que el museo contribuye a los estereotipos o prejuicios existentes sobre los alimentos de ciertas culturas: "Absolutamente no", dijo durante una charla al final de mi visita. "Miramos el tofu apestoso a través de la misma lente que vemos los alimentos europeos".

Pero la lente del museo es bastante estrecha y está confinada a una gran sala. Los diferentes alimentos, aproximadamente 80 de ellos, están dispuestos en mesas largas y planas, agrupados muy generalmente por región. A veces, la comida real está ahí, como con el durián, una fruta de olor fuerte. A veces no lo está, como con el modelo grande de plástico rojo que se muestra en la sección de langostas. Hay una lámpara de escritorio que ilumina cada ejemplo, así como un pequeño fragmento de texto. La exhibición parece haber sido organizada rápidamente, especialmente con exhibiciones como la cerveza de raíz, donde una lata solitaria de A&W está colocada sobre una mesa, o Pop-Tarts, donde unas pocas cajas de los pasteles azucarados está allí, sin adornos.

¿Cerveza de raíz y Pop-Tarts como asquerosos? Bueno, Estados Unidos tuvo que ser incluido, de alguna manera.

Asia es la región más representada del mundo y China es el país más representado, con 11 entradas. Los ejemplos chinos (carne de perro, cabezas de conejo y pene de toro) se agrupan de manera desigual. La carne de perro es controvertida dentro de China, un país con más de 1.400 millones de personas, la mayoría de los cuales puedo afirmar con confianza que no comen carne de perro (en Hong Kong y Taiwán, es ilegal). Las cabezas de conejo, por otro lado, son una especialidad de la región de Sichuan, y las vi con frecuencia en Chengdu durante un viaje reciente. El pene se consume con fines medicinales o afrodisíacos, no como una comida común. "La sola variación en China podría haber llenado una buena parte del museo", dijo West en una entrevista de seguimiento, pero agregó que "realmente intentó no señalar a un solo grupo".

La sutilidad es, como era de esperar, lo que falta en el Disgusting Food Museum. El menudo mexicano, una sopa de longaniza comúnmente consumida (¡y deliciosa!), se presenta junto con un globo ocular de oveja que flota en jugo de tomate, que puede o no ser una cura de resaca de Mongolia. Los países y las tradiciones culinarias son tratadas como monolitos, incluso los Estados Unidos ilustrado a través de los Pop-Tarts, los Twinkies y la soda en un guiño a los estereotipos sobre la obesidad y los malos hábitos alimenticios, no se deja escapar. Y ahí es donde, en última instancia, el museo falla: simplifica en exceso, es un cliché y todo parece un poco mezquino.

West admite que su uso de la palabra "asqueroso" tiene por objeto provocar, hasta cierto punto. Pero cuando la palabra "museo" se usa al mismo tiempo, hay una autoridad y permanencia implícitas. Parece que el museo está tratando de tenerlo de dos maneras: pinchando el oso, luego retrocediendo, con las manos levantadas inocentemente. "Al igual que con cualquier tipo de libro o arte, creo que sé lo que estoy tratando de comunicar, lo que quiero comunicar", dijo. "Pero la gente se lleva mensajes a casa que no puedo controlar".

Hacia la parte posterior de la exhibición hay un mostrador donde los clientes pueden probar diferentes alimentos: sok z kiszonej kapusty (jugo de col) polaco o hakarl, tiburón islandés fermentado. Una joven pareja se adelantó para probar el tiburón y West buscó ansiosamente el teléfono celular de la joven, queriendo grabar el momento en que mordieran al tiburón podrido. Cuando lo hicieron, masticaron y tragaron sin siquiera hacer una mueca de dolor, su rostro mostró su decepción.

Advertisement

Cerca de la entrada, justo después de los sombreros de $20 y los delantales de $25 a la venta, se encuentra el Muro de la Repugnancia, donde los clientes pueden anotar en tiras de papel lo que les da asco y pegarlos a la pared con imanes. Cuando miré, no se enumeraban muchos alimentos. "Masticar fuerte", leía un papel. "El capitalismo", leía otro.

Advertisement

Sin embargo, hubo un pedazo de papel que realmente resonó: "¡Nada es asqueroso! ¡Duh!" No podría haberlo dicho mejor.

A+D Architecture and Design Museum, 900 E. 4th St., Los Ángeles, disgustingfoodmuseum.com/losangeles.

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement