Advertisement

Cerca de 100 niños separados de sus padres en la frontera están en el área de Los Ángeles

Cerca de 100 niños separados de sus padres en la frontera están en el área de Los Ángeles
Vista de un centro de detención en McAllen, Texas. (Associated Press) (Associated Press)

Cerca de 100 niños migrantes separados de sus padres en la frontera en las últimas semanas bajo la política de "tolerancia cero" del presidente Donald Trump, han llegado al área de Los Ángeles, según organizaciones locales de derechos de inmigrantes.

La mayoría de ellos tienen 9 años o menos, y están alojados en refugios de detención u hogares de acogida supervisados por albergues contratados por el gobierno, dijeron las organizaciones el 20 de junio. Pocos han sido reunidos con familiares o amigos.

Advertisement

No está claro qué pasará con los menores y sus padres detenidos ahora que Trump retiró la práctica de dividir a las familias que cruzan ilegalmente a Estados Unidos, que duró seis semanas.

Los defensores de los inmigrantes dicen que la política de línea dura que impuso el mandatario y separó a unos 2,300 niños, ha cobrado un alto precio en Los Ángeles, hogar de una vasta población centroamericana.

Advertisement

"Los Ángeles es el epicentro de la inmigración", dijo Jorge Mario Cabrera, vocero de la Coalición por los Derechos Humanos de Inmigrantes de Los Ángeles. "Nos oponemos a la política de tolerancia cero del presidente, no solo porque es lo correcto, sino porque lo sufrimos en carne propia, más que cualquier otro centro urbano en Estados Unidos".

Cabrera dijo que los legisladores en muchos otros estados que apoyan las "políticas erróneas" de inmigración de Trump no saben de primera mano cómo sus decisiones afectan centros urbanos como Los Ángeles.
Desde 2014, cuando miles de niños no acompañados comenzaron a cruzar la frontera como consecuencia de la violencia en sus países de origen, el condado de Los Ángeles se ha mantenido como una de las principales regiones de recepción.

En el año fiscal 2017, los patrocinadores en el condado recibieron casi 3,000 menores, más que cualquier otro en el país.

"Muchos de estos niños son en última instancia hijos de LA", dijo Lindsay Toczylowski, directora ejecutiva del Centro de Leyes de Inmigrantes Defensores. "Pertenecen a nuestras familias, a nuestras comunidades".

Advertisement

"Los funcionarios electos de Los Ángeles deben liderar el camino, luchando contra estas políticas", agregó.

Immigrant Defenders, con sede en el centro de Los Ángeles, ofrece asistencia legal y talleres sobre sus derechos civiles a los niños y padres detenidos.

A mediados de junio, a Toczylowski se le negó el acceso a la prisión federal de Victorville, donde los padres de algunos de los niños que ellos atienden podrían estar alojados.

La Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU) presentó una demanda en nombre de la organización el 20 de junio.

Trump firmó ese mismo día una orden ejecutiva para poner fin a la práctica de separar a los niños de los padres que cruzan ilegalmente a los Estados Unidos.

Su decisión busca mantener juntas a las familias detenidas. Sin embargo, es probable que abra una nueva batalla legal sobre un histórico fallo judicial de hace 21 años, que se conoce como el acuerdo Flores, según el cual el gobierno federal acordó no retener a inmigrantes menores por más de 20 días. Los casos de inmigración generalmente toman mucho más tiempo que eso.

La orden podría ser temporal. Los funcionarios de la administración la calificaron como una medida provisional y se negaron a decir qué harían con los niños migrantes luego de tres semanas de detención, en caso de que no obtuvieran una exención de la corte o aprobaran leyes en el Congreso. Hasta el momento la administración no ha dado a conocer sus planes para comenzar a reunir a las familias ya separadas.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement
Advertisement