Advertisement

Degollada y agonizando logró decirle a la policía que fue atacada por dos compañeros de trabajo

Degollada y agonizando logró decirle a la policía que fue atacada por dos compañeros de trabajo
Lizette Cuesta, de 19 años, usó sus últimas palabras para identificar a dos compañeros de trabajo como sus agresores, dijeron las autoridades. (Oficina del Sheriff del Condado de Alameda) (Los Angeles Times)

Poco antes de que la dejaran ensangrentada y muriendo a lo largo de una remota carretera de California, Lizette Andrea Cuesta, de 19 años, entró voluntariamente en el automóvil con sus asesinos, dijo la policía.

Cuesta, cuya garganta parecía cortada o apuñalada, se había arrastrado 100 metros hasta que un automovilista se detuvo para ayudarla. La policía dice que utilizó sus últimas palabras para decirle a las autoridades que la habían atacado sus dos amigos y compañeros de trabajo.

Advertisement

Daniel Gross, de 19 años, y Melissa Leonardo, de 25, han sido acusados de asesinato en relación con la muerte de Cuesta el lunes temprano, según muestran los registros judiciales del condado de Alameda. El cargo contra Gross lleva una acusación especial de que usó un cuchillo.

Los investigadores aún están trabajando para determinar el motivo detrás del asesinato.

Advertisement

Cuesta, Gross y Leonardo eran amigos y compañeros de trabajo, dijo el sargento del sheriff del condado de Alameda, Ray Kelly. Cuesta creció en San José y recientemente se mudó a Tracy con su padre, dijeron las autoridades. Gross y Leonardo vivían juntos en Modesto.

En una entrevista publicada el miércoles, Gross le dijo a un periodista que la confrontación fatal ocurrió fuera del vehículo, después de que él y Cuesta tuvieron relaciones sexuales dentro del auto mientras conducía Melissa.

Gross dijo que actuó en defensa propia después de que Cuesta le dio un codazo en las costillas. "Simplemente sucedió así", dijo Gross, mientras chasqueaba los dedos.

"Desearía poder retroceder en el tiempo y que esto nunca sucedió" ,dijo Gross al periodista.

Advertisement

Gross dijo que Melissa no estuvo involucrada en el asesinato. Los tres trabajaban juntos en un Carl's Jr. en Tracy, y ambas mujeres sabían que él tenía  relaciones sexuales con ambas, le dijo a KTVU.

Por razones que las autoridades aún están tratando de determinar, los tres estaban juntos antes de las 2 a.m. del lunes. Cuesta entró voluntariamente en un automóvil con los dos, dijo Kelly.

"Aquí es donde la identificación de la intención del sospechoso es importante", dijo Kelly. "Por ejemplo, puedes subirte a un auto consensualmente pensando que vamos a almorzar, pero en la mente del asesino no hay tal almuerzo, sino el deseo de hacerte daño.

Cuando se le preguntó el miércoles sobre la entrevista de KTVU con Gross mientras estaba bajo custodia, Kelly dijo: "Estoy molesto".

"El reportero que obtuvo esa información ahora se ha convertido en un testigo en nuestro caso, y ahora vamos a tener que entrevistarlo", dijo Kelly. "Simplemente se metió en una investigación de homicidio".

El ataque tuvo lugar en las estribaciones de Livermore en una carretera remota de dos carriles sin recepción de teléfono móvil en el Corral Hollow Pass.

"Tenemos una escena del crimen muy dramática en el área de Tesla Road... Todos los indicadores muestran que el ataque tuvo lugar al costado de la carretera", dijo Kelly.

La escena indica que probablemente Cuesta fue atacada en una salida de la carretera en el lado oeste. Herida de muerte, luego se arrastró por la carretera hacia el este unos 100 metros antes de que la encontraran los automovilistas que se detuvieron para ayudarla.

Advertisement

El primer conductor que vio a Cuesta no se detuvo por temor a su propia seguridad y, en su lugar, continuó hasta que recuperó la recepción del teléfono celular y llamó al 911, dijo Kelly. Los testigos informaron que la garganta de la joven parecía haber sido cortada y que estaba cubierta de sangre. Conductores subsecuentes se detuvieron y atendieron a Cuesta mientras ella yacía agonizante. Un hombre dijo que la cubrió con una frazada y rezó con ella.

Cuesta pudo comunicarse con los buenos samaritanos y brindó "información convincente sobre quién la había atacado", dijo Kelly.

Cuesta luego fue trasladada en helicóptero al hospital, donde usó sus últimas palabras para identificar nuevamente a sus asesinos ante las autoridades antes de morir.

"Esta víctima realmente trató de sobrevivir. Luchó", dijo Kelly. "Lo último que creemos que pudo hacer fue apuntarnos en la dirección de las personas que la mataron, y eso es excepcional".

Cuesta era un skater novata que estaba aprendiendo el deporte. Una vigilia se llevó a cabo para ella en un parque en su ciudad natal de San José el martes por la noche. Los miembros de la familia dijeron que mientras lloran su muerte, se sienten consolados por el hecho de que pudo identificar a los sospechosos en su muerte.

"La amo", dijo el padre de la víctima, Ray Cuesta a CBS13. "Siempre fue valiente, fuerte, líder. Si quería hacer algo, lo lograba. Estoy orgulloso de ella, nunca se dio por vencida".

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Advertisement
Advertisement