Advertisement

El gran experimento del cannabis en California continúa avanzando

El gran experimento del cannabis en California continúa avanzando
Acacia Friedman toma un descanso del evento "Dawn of Legal Cannabis" en la sede de Eaze L.A. en Venice. (Al Seib / Los Angeles Times) (Los Angeles Times)

Si se encuentra conduciendo en Venice, podrá notar que al letrero luminoso de "Venice" en las avenidas Pacific y Windward que funciona como puerta de entrada al famoso paseo marítimo, le han brotado hojas de cannabis en neón.

El letrero, que cambia estacionalmente (foquitos rojos y verdes en Navidad, un corazón en San Valentín, foquitos con los colores patrios el 4 de julio) honrará una celebración relativamente nueva: el 4/20, que evolucionó de un ritual de escuela secundaria del Área de la Bahía, al día más importante del año para los amantes del cannabis.

Advertisement

Para coincidir con esta "fiesta", una empresa de tecnología con raíces de San Francisco celebró una jornada de puertas abiertas esta semana en su nueva oficina de Venice, a pocos pasos del letrero.

Eaze, una plataforma que conecta a los consumidores con dispensarios para entregas de cannabis en el hogar, invitó al zar de la marihuana de la ciudad, propietario de un dispensario y conductor de reparto, a hablar sobre el mercado recreativo recientemente legalizado.

Advertisement

La compañía, que ahora ocupa el edificio que una vez fue el hogar del fallecido escultor Robert Graham y su esposa, Anjelica Huston, también invitó a un grupo de activistas de justicia social que están trabajando para asegurarse de que las personas en las comunidades que han sentido el peso de la Las leyes contra las drogas, particularmente latinos y afroamericanos, tengan la oportunidad de beneficiarse de la legalización del cannabis.

No me sorprendió en absoluto que Cat Packer, gerente del Departamento de Regulación del Cannabis de la ciudad, se haya inspirado para convertirse en activista de la reforma de las políticas de drogas después de enterarse de que la mitad de los arrestos por drogas han sido tradicionalmente por marihuana y que las personas de color han sido más dañadas por tales leyes.

La nueva sede de Eaze en Los Ángeles, en Windward Avenue, en Venice. (Al Seib / Los Angeles Times)
La nueva sede de Eaze en Los Ángeles, en Windward Avenue, en Venice. (Al Seib / Los Angeles Times) (Los Angeles Times)

"Nada ha contribuido más al sistema de encarcelamiento masivo de personas de color en EE. UU. que a la guerra contra las drogas", dijo Packer.

Pero confieso que estaba un poco sorprendido de ver en la audiencia, entre los propietarios del dispensario y los funcionarios locales,  a "Freeway" Ricky Ross.

Advertisement

Ross fue un famoso capo de la industria de la cocaína de Los Ángeles, en la década de 1980, quien pasó 20 años en una prisión federal después de ser declarado culpable de comprar 100 kilos de cocaína a un agente federal.

"Estoy tratando de entrar en la industria del cannabis", dijo Ross, de 58 años, quien ha sido objeto de documentales y ahora da discursos a los niños sobre mantenerse alejados de los problemas. "Quiero cultivar, distribuir y tener un dispensario".

Él cree que puede usar su nombre como su propia marca. (Perdió una demanda contra el rapero Rick Ross y llevaba una camiseta que decía "El verdadero Rick Ross no es rapero").

Después del evento, conversé con Yvette McDowell, un fiscal retirado de Pasadena que está pensando en volver a ejercer la abogacía para ayudar a las personas con condenas de cannabis a borrar sus registros, tal como lo permite la nueva ley.

McDowell parecía un poco escéptico sobre Ross.

"Lo único que diría es si ha cambiado su vida, fantástico", me dijo. "Si él está avanzando y ayudando a otros a intentar hacer algo positivo, entonces eso es algo bueno. Sé que ha de tener muchas lecciones para enseñar".

Cat Packer, directora de la nueva Cannabis Bureau de Los Ángeles, ofrece una charla durante el evento "Dawn of Legal Cannabis" organizado por Eaze en Venice. (Al Seib / Los Angeles Times)
Cat Packer, directora de la nueva Cannabis Bureau de Los Ángeles, ofrece una charla durante el evento "Dawn of Legal Cannabis" organizado por Eaze en Venice. (Al Seib / Los Angeles Times) (Los Angeles Times)

La legalización ha traído muchas preguntas (incluida la idea de que un traficante de cocaína condenado podría calificarse con éxito como un empresario legal del cannabis). La legalización ha elevado el precio de los productos de cannabis manufacturados (debido a todos los nuevos impuestos), reduciendo el precio del cannabis a granel (debido a un exceso de plantas) y dificultando averiguar qué es un negocio legal y qué no lo es, debido a la maraña de leyes locales y estatales que rigen las licencias.

También ha traído a una nueva generación de consumidores, muchos de los cuales se acercan a la tercera edad, que pueden haber probado el cannabis cuando eran adolescentes o adultos jóvenes y quieren volver a intentarlo. Para muchos, aquí es donde entra en juego una plataforma como Eaze.

Advertisement

Los servicios de entrega han surgido por todos lados. Eaze, la más grande y conocida, es una plataforma tecnológica que funciona como una especie de intermediario entre consumidores y dispensarios, que emplea a los conductores.

Craig Wald, de 72 años, es dueño de un dispensario en Studio City, y es uno de los dos minoristas de Los Ángeles que trabajan con Eaze. El acuerdo, dijo, ha sido excelente.

"Probablemente tengamos 125 conductores", dijo Wald, de 72 años, propietario de Perennial Holistic Wellness Center. "Si manejas a casa desde el trabajo y te duele la espalda o no te sientes bien, puedes decir: 'Caramba, si puedo ordenarlo por teléfono ahora mismo. ¿Por qué no hacerlo?'"

En las primeras horas del viernes, 4/20, un equipo de iluminación agregó un par de hojas de marihuana al icónico cartel de Venecia en las avenidas de Windward y Pacific. (Robin Abcarian / Los Angeles Times)
En las primeras horas del viernes, 4/20, un equipo de iluminación agregó un par de hojas de marihuana al icónico cartel de Venecia en las avenidas de Windward y Pacific. (Robin Abcarian / Los Angeles Times) (Los Angeles Times)

He estado intrigado por Eaze durante varios años, poco después de que empecé a prestar atención al lado serio del cannabis. Después de años de negación (principalmente porque no me gusta la forma en que el cannabis me hace sentir), finalmente abracé la idea de que la marihuana es menos peligrosa que el alcohol, beneficiosa para muchas condiciones médicas y ridículamente poco estudiada debido a medio siglo de prohibición federal.

Me puse en contacto con Eaze y, en noviembre de 2017, la compañía me permitió pasar una tarde deambulando por San Francisco con un chofer, mientras lo veía entregar bolsas de papel con productos a pacientes de marihuana medicinal a cambio de fajos de billetes. (Recuerde, esto fue antes de que el voto popular autorizara el uso recreativo, por lo que todos los consumidores se consideraban pacientes).

Dos años y medio después, la compañía se está expandiendo por California. Ha modificado ligeramente la promesa de 15 minutos. "Nuestro objetivo siempre es inferior a una hora", me dijo el ejecutivo de comunicaciones de Eaze, David Mack, el miércoles 18 de abril.

También produjo un informe anual sobre el estado del cannabis en 2017: qué mercados crecieron más rápido, quiénes consumen y cuándo. Cada vez son más las mujeres que usan cannabis, y cada vez menos personas compran flores y optan por productos manufacturados como los vaporizadores.

¿Será una sorpresa que el mejor día del año para los regalos de cannabis sea el 4/20?

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement