Advertisement

Ignore a quienes niegan el cambio climático. El infernal verano de California es una advertencia grave

Ignore a quienes niegan el cambio climático. El infernal verano de California es una advertencia grave
Felipe Montiel pesca en el lago Elsinore mientras el Holy Fire se refleja sobre el agua mientras ardía en el Bosque Nacional de Cleveland. Allen J. Schaben / Los Angeles Times) (Los Angeles Times)

Incendios avivados por fuertes ráfagas de viento. Casas incendiadas. Familias desplazadas. Vidas perdidas.

En el largo, caluroso y ahumado verano de California de 2018, mientras disfrutamos del cielo al atardecer, la idea más aterradora es que el futuro ha llegado, y que los fenómenos climáticos más extremos seguirán causando estragos en los años venideros. No solo en verano, sino también con ciclos de diluvio y sequías y temperaturas más altas incluso en los meses más fríos.

Advertisement

A inicios de agosto, un residente de Van Nuys, de 81, años me dijo que seguro los veranos siempre han sido calurosos, pero últimamente parecen haber sido importados de Palm Springs.

Cerca de Santa Cruz, el propietario de una bodega me dijo que hay menos días de niebla y temperaturas más altas, reduciendo el ciclo de lo que durante mucho tiempo han sido las principales regiones vitícolas.

Advertisement

Pero no todo el mundo está alarmado, resulta que lo descubrí desde mi columna del 18 de julio sobre el cambio climático. La reacción ha caído en las siguientes categorías:

No hay cambio climático, y soy un títere de los que creen que sí existe.

El calentamiento global existe, pero no es resultado de las actividades humanas.

El cambio climático es real, pero es una tontería creer que el fanatismo ambiental de California puede mejorar sensiblemente un problema global.

Advertisement

Y, por último, si el cambio climático es real y está aquí, ¿qué podemos hacer al respecto legislativa e individualmente?

Así que echemos un vistazo a cada una de ellas, empezando por aquellos que creen -como lo hace el presidente de los Estados Unidos y varios de sus asesores clave y miembros del Congreso-, que el cambio climático es una invención de nuestra imaginación, o que estamos teniendo una reacción exagerada a lo que podrían ser simplemente variaciones naturales.

"Verás, Steve, lo que llamas calentamiento global, lo llamamos verano", escribió un lector llamado Jim.

"Dicen que las temperaturas son las más altas registradas en 130 años", escribió Joe. "¿Cuál fue la excusa para las altas temperaturas hace 130 años cuando no había autos y muy, muy poca industrialización ...?"

Respondí diciéndole a Joe lo que varios científicos del clima me han explicado minuciosamente en las últimas semanas:

Sí, siempre han existido temperaturas inusualmente altas, pero los científicos ahora han documentado olas de calor más frecuentes e intensas de mayor duración. Además, las temperaturas nocturnas han aumentado, los niveles récord ahora superan en una proporción de 5-1 y el dióxido de carbono atmosférico ha aumentado de 250 partes por millón a 400 partes por millón, todo lo cual provoca alteraciones climaticas en todo el mundo.

Joe llamó a esta información "basura" que no puede hacer frente a "LA VERDADERA VERIFICACIÓN CIENTÍFICA". Me sugirió que busque las obras de la científica del clima Judith Curry, que durante mucho tiempo calificó las opiniones de muchos científicos climáticos como alarmistas. Curry no ha cuestionado la noción de calentamiento global, pero ha cuestionado las causas y si ha habido prisa por emitir juicios.

Ben Santer, científico del clima del Laboratorio Nacional Lawrence Livermore, dijo lo siguiente:

Advertisement

"La profesora. Curry ha argumentado (y sigue argumentando) que: 1) los científicos climáticos rutinariamente ignoran las incertidumbres importantes en sus esfuerzos por cuantificar las influencias humanas sobre el clima global; y 2) la realidad es demasiado compleja para que podamos comprenderla; nunca entenderemos el sistema climático del mundo real".

Santer dijo que no está de acuerdo con Curry en ambos aspectos.

"En mi línea de investigación de la huella dactilar climática, habitualmente consideramos las incertidumbres en los datos de temperatura satelital, en simulaciones de modelos de variabilidad natural y en estimaciones modelo de la respuesta climática a las influencias humanas", dijo Santer.

"Además, rutinariamente buscamos otras posibles explicaciones para los cambios observados en el clima (como los cambios en la producción de energía del Sol y los cambios en la actividad volcánica). La incertidumbre es una parte integral de nuestro trabajo. No la escondemos bajo la alfombra, como afirma incorrectamente la profesora Curry", dijo Santer.

Añadió que a pesar de las observaciones imperfectas, está claro "más allá de toda duda razonable", que la evidencia apunta a un "calentamiento causado por los seres humanos", relacionado con los aumentos de gases de efecto invernadero. Y si esperamos datos más perfectos antes de responder, Santer advirtió que "la humanidad estaría en problemas".

California no se ha quedado de brazos cruzados. El estado ha liderado durante mucho tiempo el camino hacia la adopción de fuentes de energía renovables y la limitación de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Luego está la legislación actual que exige un mejor rendimiento de la gasolina en el futuro cercano, la cual está bajo ataque de la administración Trump. Pero es solo un estado en un mundo de grandes contaminadores, ¿puede la conciencia ecológica hacer la diferencia?

Alex Hall, un científico del clima de UCLA, no tiene dudas.

"Creo que lo que está sucediendo en California es maravilloso", dijo Hall, quien cambió su automóvil que usa combustible por un Chevy Bolt eléctrico.

El ambientalismo no es sacrificio, dijo Hall. Es cambio. Y al trazar un rumbo hacia la energía renovable y la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, California está estableciendo una agenda.

"Si nos fijamos en cualquier transformación en la historia, no ha sucedido todo de una vez en todas partes", dijo Hall. "Ha sido un pequeño grupo de personas comprometidas con el cambio. Ellos hicieron cambios en sus comunidades y todo empezó a partir de ahí".

"La adaptación es la supervivencia, y tenemos que hacerlo en nuestra vida personal y profesional", dijo David Fink, consultor de políticas sobre cambio climático cuyos proyectos incluyen la actualización del sitio web Cal-Adapt.org del estado, que registra datos sobre el cambio climático para ayudar en la planificación de decisiones.

Tenemos que ser más inteligentes sobre cómo conseguimos lugares, cuánto combustible utilizamos, dónde limpiamos los matorrales y dónde plantamos árboles, dónde permitimos nuevos desarrollos de viviendas y qué materiales usamos para construirlos, dijo Fink.

"Colocar asfalto negro en todas partes es una de las peores cosas que podemos seguir haciendo", dijo Fink, quien me habló de los materiales de revestimiento de color claro que no retienen tanto calor.

El mismo concepto es cierto, agregó, para nuevos materiales de techado que reflejan más de lo que absorben de calor.

"Una de las claves de todo esto es que varias de estas cosas son gratuitas o hay incentivos o rebajas disponibles", dijo Fink, quien recomendó ir a LADWP.com y hacer clic en "reembolsos" para obtener información.

Advertisement

Hay, por supuesto, formas de tener un impacto en una escala mayor, o al menos intentarlo. Puede votar en favor de los candidatos que comprenden la amenaza para el planeta, o puede protestar contra las políticas ambientales que los barones de los combustibles fósiles han implementado.

Como dijo Santer, una de las mejores cosas que puedes hacer es educarse a si mismo. Sugirió que leyera "Evidencias y Causas del Cambio Climático", un breve resumen que la Royal Society y la Academia Nacional de Ciencias de EE.UU. han establecido claramente.

Crecí en California, viví en el área de la bahía durante 30 años y en el sur de California durante 20 más, y sí, las variaciones climáticas siempre han existido. Puedo recordar muchos extremos de calor seco y lluvia constante.

Pero esto se ve y se siente diferente. Las colinas están más secas y son más flamables, el calor es más intenso y más obstinado, los incendios son más grandes y atemorizantes, y solo me pregunto qué les dejaremos a mi hija y a las generaciones futuras.

No obstante, muchos detractores, incluido un presidente que culpa a la catástrofe de California de todo menos del calentamiento global, lideran el camino hacia la educación, la planificación y la adaptación al medio ambiente. Hay que transformar eso, es un imperativo moral

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement