Advertisement

Las muertes por sobredosis de opiáceos siguen en aumento en casi todos los segmentos del país, según los CDC

En un momento en que el país parece irremediablemente dividido, los funcionarios de salud nos han recordado que hay algo en común entre estadounidenses de todos los ámbitos y clases: las muertes vinculadas a las sobredosis de opiáceos.

Un informe emitido este jueves por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) presenta nuevas estadísticas alarmantes sobre la epidemia de opiáceos que se cobra la vida de 115 estadounidenses a diario.

Advertisement

Investigadores del Centro Nacional para la Prevención y Control de Lesiones, de los CDC, examinaron datos de sobredosis mortales de los 31 estados que realizaron informes confiables de las causas de deceso relacionadas con drogas al Sistema Nacional de Estadísticas Vitales, de los CDC. El Distrito de Columbia también está incluido.

La imagen surgida es una crisis de salud pública que afecta a casi todos los segmentos del país.

Advertisement

"Desde 2015 hasta 2016, los fallecimientos relacionados con opioides aumentaron en hombres y mujeres, y entre personas mayores de 15 años, blancos, negros, hispanos y asiáticos/isleños del Pacífico", escribieron los investigadores. "Las muertes relacionadas con opioides sintéticos aumentaron en cada subgrupo examinado".

Sus hallazgos aparecen en la edición del viernes del Morbidity and Mortality Weekly Report.

A continuación, una mirada a las cifras de la evolución de la epidemia de opiáceos.

42,249

Advertisement

Fue el número de decesos por sobredosis de opiáceos accidentales en los Estados Unidos en 2016. Esa cifra representa el 66% de todas las muertes por sobredosis de drogas ese año.

13.3

Es la tasa ajustada por edad de las muertes por sobredosis de opiáceos en 2016. Eso significa que, por cada 100,000 estadounidenses, 13.3 perecieron por una poderosa dosis de opioides.

Al ajustar por edad, los investigadores pueden calcular cuántas muertes habría si todos los estados tuvieran la misma distribución de residentes por edad. Luego pueden hacer comparaciones entre los estados con mayor proporción de jóvenes y aquellos con más personas mayores.

27.9%

Es el aumento de la tasa de fallecimientos por sobredosis de opiáceos en solo un año, entre 2015 y 2016. En 2015 hubo 10.4 muertes por sobredosis de opioides por cada 100,000 personas.

56.1%

Es el aumento en las sobredosis fatales relacionadas con los opioides entre los estadounidenses categorizados como negros no hispanos, entre 2015 y 2016. Se trata del mayor incremento observado en cualquier grupo racial o étnico.

Advertisement

Los asiáticos e isleños del Pacífico quedaron en segundo lugar, con 36.4%, seguidos por los latinos, con 32.6%. Entre los blancos, la tasa aumentó en un 25.9%, y entre los nativos indígenas aumentó un 14.9%.

43.4

Por cada 100,000 residentes de West Virginia, esa es la cantidad de muertes en 2016 después de una sobredosis de opioides. Se trata de la tasa de mortalidad ajustada por edad más alta entre los estados con datos confiables.

Otros estados con altos índices de mortalidad incluyen New Hampshire (35.8 muertes cada 100,000 personas), Ohio (32.9 decesos por 100,000 personas), el Distrito de Columbia (30 muertes cada 100,000 personas), Maryland (29.7 fallecidos entre 100,000 personas) y Massachusetts (también 29.7 por cada 100,000).

4.9

La tasa de muertes por sobredosis de opiáceos en Texas. Fue la más baja entre los estados incluidos en el estudio.

10.6%

Es el aumento a nivel nacional de los decesos causados por medicamentos opiáceos recetados. En 2015 hubo 15,281 de ellos; para 2016, se registraron 17,087.

100%

El aumento a nivel nacional de sobredosis fatales vinculadas con opioides sintéticos distintos a la metadona. En otras palabras, la tasa de mortalidad asociada con estas sustancias se duplicó entre 2015 y 2016.

200%

Es el aumento de la tasa de mortalidad por opiáceos sintéticos entre los latinos y asiáticos e isleños del Pacífico, entre 2015 y 2016. En resumen, la cantidad se triplicó.

4

La cantidad de veces que el informe de los CDC menciona el fentanilo fabricado ilícitamente (IMF, por su acrónimo en inglés). Los investigadores destacaron que el IMF es "altamente potente" y que probablemente esté alimentando el aumento en los decesos por sobredosis con opiáceos sintéticos.

"El IMF se está mezclando ahora con píldoras de opiáceos y benzodiazepina falsificadas, heroína y cocaína, lo cual probablemente contribuya al incremento de las tasas de muertes por sobredosis que involucran otras sustancias", escribieron.

4.9%

Por cada 100,000 personas que viven en los Estados Unidos, este es el porcentaje de quienes murieron por una sobredosis de heroína en 2016. El índice fue casi un 20% más alto ese año que en 2015.

17.3

Es la tasa de mortalidad por sobredosis de heroína en el Distrito de Columbia. En el otro extremo del espectro se encontraron Oklahoma y Hawái, con 1.4 decesos cada 100,000 personas.

3

El número de "olas" en la epidemia de muertes por sobredosis de opiáceos, de acuerdo con los investigadores de  los CDC. La primera oleada comenzó en la década de 1990, como resultado de los medicamentos recetados para el dolor. La segunda siguió en 2010, marcada por las sobredosis fatales de heroína.

La ola actual se remonta al aumento del IMF y otros opiáceos sintéticos, a partir de 2013. Para 2016, estas sustancias fueron responsables del 45,9% de todos los fallecimientos por sobredosis relacionados con opiáceos en los EE.UU.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Advertisement
Advertisement