Advertisement

Las finanzas de la Organización Trump están bajo el escrutinio de los fiscales federales

Las finanzas de la Organización Trump están bajo el escrutinio de los fiscales federales
La Trump Tower en Manhattan, ha sido el punto focal de los crecientes intereses comerciales del presidente Trump. (Mark Lennihan / Associated Press) (Los Angeles Times)

Incluso cuando Donald Trump pasó de ser el principal magnate inmobiliario de Nueva York a presidente de EE.UU., el funcionamiento de su emporio de bienes raíces y su marca se mantuvieron protegidos detrás de las ventanas obscuras de su impresionante rascacielos ubicado en la Quinta Avenida.

Sus cosas funcionan más como una empresa familiar que como un imperio empresarial de primera clase, la Organización Trump ha operado libre de la supervisión de miembros independientes de la junta o accionistas molestos. Pero ahora esa forma de operar ha terminado.

Advertisement

El acuerdo de culpabilidad de Michael Cohen en un tribunal federal, quien pasó 10 años como vicepresidente ejecutivo y asesor especial de la Organización Trump y además se desempeñó como abogado personal de Trump, mostró que los fiscales federales habían excavado facturas, recibos, registros de impuestos, correos electrónicos y otros documentos internos de los negocios de Trump.

Los fiscales federales también dejaron en claro su disposición a exprimir a los amigos del presidente. Según los informes, consiguieron que David Pecker, un viejo aliado que Trump que dirige la empresa que publica el tabloide National Enquirer, proporcione evidencias en el caso Cohen, a cambio de inmunidad de cargos criminales.

Advertisement

Ahora la pregunta es ¿cuánto más van a cavar en las relaciones de negocios turbios y escándalos personales en una empresa que cuidadosamente ha guardado todos sus secretos? Eso sigue siendo clave para el éxito de la narrativa personal de Trump.

"Cuanto más se excave, más probable es que se encuentren irregularidades que sean dignas de ser investigadas", dijo Juan Zárate, ex fiscal del Departamento de Justicia, quien también trabajó en el seguimiento de las transacciones financieras transfronterizas ilícitas durante la administración de George W. Bush.

Dos investigaciones federales representan la mayor amenaza hasta el momento. La fiscalía de Estados Unidos está procesando el caso contra Cohen y el consejero especial Robert S. Mueller III está investigando si alguien de la campaña de Trump, que tenía su base en Trump Tower, conspiró con los rusos para interferir en las elecciones de 2016.

Trump sugirió en 2017 que no toleraría que Mueller hurgara en su negocio.

Advertisement

"Creo que eso es una violación", le dijo Trump al New York Times en una entrevista en la Oficina Oval.

Trump ha planteado repetidamente la idea de intentar cerrar la investigación de Rusia despidiendo a Mueller. Podría hacerlo si Trump estuviera dispuesto a pagar el costo político. Sin embargo, tendría menos capacidad para cerrar la investigación de Cohen, ya que requeriría enfrentarse contra los grandes y bien establecidos abogados de la Fiscalía en Manhattan.

Alan Garten, el principal abogado de la Organización Trump, dijo en una entrevista telefónica el 23 de agosto, que "la compañía ha cooperado completamente en las investigaciones".

Trump se ha negado a divulgar sus declaraciones de impuestos al público y la compañía no revela sus ingresos anuales. Sin embargo, la percepción de Trump como un titán de la industria - forjado en la imaginación popular con el reality show "The Apprentice" - le ayudó a impulsarse a la Casa Blanca, a partir de su anuncio original en el salón dorado de la Torre Trump.

"Soy realmente rico", dijo.

La Organización Trump ha desarrollado y administrado hoteles, condominios y campos de golf en todo el país y en el extranjero. En virtud de acuerdos muy lucrativos, Trump ha puesto también su nombre en desarrollos inmobiliarios, agua embotellada, filetes y vodka.

Algunas de esas empresas fallaron o se desvanecieron, y Trump enfrentó una cadena de quiebras especialmente en el negocio de los casinos en Atlantic City a principios de 1990.

Su lucha por resucitar a su compañía después de eso, podría proporcionar amplias líneas de investigación para los investigadores.

Advertisement
El ex abogado de Trump Michael Cohen en Trump Tower en Manhattan en enero de 2017. (John Taggart / Bloomberg)
El ex abogado de Trump Michael Cohen en Trump Tower en Manhattan en enero de 2017. (John Taggart / Bloomberg) (Los Angeles Times)

Trump no encontró las fuentes convencionales de capital de inversión, dando lugar a sospechas permanentes. Pero al parecer, los investigadores sospechan que ha tenido acceso al lavado de dinero y otras fuentes indebidas de fondos. Ni él ni su compañía han sido acusados de algún delito financiero.

Trump también siempre ha estado dispuesto a cerrar tratos y hacer negocios con personajes sombríos. Un ejemplo es Félix Sater, un estafador de acciones condenado, que fue asesor principal de Trump. Sater mantiene una oficina en la Torre Trump, y le ha llevado prospectos para la atención personal de Trump y acompañó a dos de los hijos de Trump a Moscú en 2006 para buscar oportunidades de negocios.

Los fiscales que deseen desentrañar la variedad de negocios de Trump pueden encontrar un socio dispuesto en Cohen. Su abogado, Lanny Davis, dijo que Cohen cooperaría con las investigaciones en curso, incluida la de Mueller.

Cohen se declaró culpable de ocho cargos de evasión de impuestos, fraude bancario y violaciones de financiamiento de campaña en una corte federal en Manhattan. Él implicó específicamente a Trump en las violaciones de finanzas de campaña, diciendo que había actuado bajo la dirección del candidato en 2016 para pagar un total de $ 280,000 a Karen McDougal, ex modelo de Playboy, y Stormy Daniels, una actriz de cine para adultos. Ambas dijeron que habían tenido relaciones extramatrimoniales con Trump.

Los fiscales dijeron que Cohen presentó al contador de la Organización Trump un estado de cuenta bancaria de consultores esenciales, una compañía fantasma constituida en Delaware que usó para pagar $ 130,000 a Daniels. Garabateó $ 50,000 por "servicios tecnológicos" en la parte superior del extracto bancario. Los fiscales dijeron que Cohen había solicitado servicios "de una empresa de tecnología durante y en relación con la campaña".

Los ejecutivos de la compañía decidieron pagarle a Cohen el doble de lo que había solicitado para cubrir los impuestos, más un bono de $ 60,000, por un total de $ 420,000, según la presentación del tribunal. Hizo los arreglos para que le pagaran $ 35,000 al mes durante un año.

El arreglo creó un rastro de papel falso en la Organización Trump. Cohen envió una factura a un ejecutivo de una compañía no identificada en febrero de 2017, buscando el "pago por los servicios prestados" durante los primeros dos meses de 2017.

El ejecutivo lo envió a un colega para su aprobación, y le dijo a otra persona que enumerara el pago a Cohen como su retenedor legal. Pero la presentación del tribunal señaló que Cohen no tenía un contrato de retención, y el dinero no era para realizar trabajo legal.

Durante la audiencia de la corte el 21 de agosto, la asistente de la Fiscalía de Estados Unidos, Andrea Griswold, dijo que más documentos (mensajes de texto, registros telefónicos y correos electrónicos) demostrarían que las violaciones de la campaña se llevaron a cabo "en coordinación con la campaña o el candidato para influir en las elecciones".

McDougal recibió $ 150,000 al vender los derechos de su historia a American Media Inc., que publica el National Enquirer. El tabloide, que apoyó firmemente la candidatura de Trump, nunca publicó la historia.

Pecker, presidente de American Media, aceptó ayudar a los investigadores a cambio de inmunidad judicial, informó el Wall Street Journal, el 23 de agosto.

Advertisement

En una grabación que Cohen hizo subrepticiamente antes de la elección, él y Trump discutieron cómo comprar los derechos de la historia de McDougal para asegurarse de que la supuesta relación sexual no se hiciera pública.

"He hablado con Allen Weisselberg sobre cómo arreglarlo todo", dijo Cohen, refiriéndose al principal tenedor de libros de la Organización Trump. Donald Trump interrumpió: "Entonces, ¿qué tenemos que pagar por esto? ¿Ciento cincuenta?

Weisselberg fue citado para testificar ante un gran jurado en la investigación de Cohen, informó el Wall Street Journal en julio.

Usar un contador corporativo para ayudar a pagar el dinero del silencio podría levantar las cejas en la mayoría de las corporaciones. Pero en la Organización Trump, negocios y asuntos personales se han entrelazado durante años, lo que aumenta el peligro para el presidente ahora.

"Al final del día, trabajo para la familia Trump", dijo Garten, el abogado de la compañía, en una publicación comercial legal en 2016. "Así es como veo mi trabajo. Ya sea protegiendo sus intereses comerciales o protegiendo sus intereses personales. Estoy aquí para ayudarlos y representarlos de la manera que necesiten".

Los hijos de Trump han ocupado altos cargos en toda la empresa, al igual que su hija Ivanka Trump y su yerno, Jared Kushner, en la Casa Blanca.

Durante una deposición de 2011 en una demanda que involucra un proyecto en Florida, Donald Trump Jr. dijo que no estaba seguro de si había un organigrama de la Organización Trump.

"¿Podría hacer uno? Sí ", dijo. "¿Hay alguno oficialmente? No que yo sepa. Pero podría haberlo".

Agregó: "En cierto modo, nos comportamos como un negocio de mamá y papá en ese sentido".

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement