Anuncio
Share
Deportes

Los Angels se motivan con Tyler Skaggs y sus rarezas numéricas

angels.jpg
David Palacios, de 40 años, y su hija Emma, ​​de 15, de Covina toman fotos de un marcador en memoria de Tyler Skaggs antes del inicio del juego de los Angels el viernes por la noche. (Kent Nishimura / Los Angeles Times)

El sábado habría sido el cumpleaños 28 de Tyler Skaggs. En cambio, el 7/13 quedará grabado para siempre en los anales del béisbol como el día después de que sus compañeros de equipo de los Angels anotaron siete carreras en la primera entrada, 13 en total, y lanzaron un juego sin hit mientras todos llevaban camisetas con “SKAGGS” estampado arriba de su número 45 .

Y cuando lo surrealista, algunos podrían incluso decir sobrenatural, la derrota de 13-0 de los Marineros de Seattle durante la noche del viernes, los Angels colocaron sus camisetas una a una en el montículo en el estadio, con cuidado de colocarlas con botones abajo para que el número 45 y las letras de imprenta con el apellido de Skaggs pudieran mirarse.

Habían sentido su presencia toda la noche. Desde el lanzamiento perfecto lanzado por la madre de Skaggs, Debbie Hetman, en una ceremonia previa al juego que conmovió a los Angels hasta las lágrimas, hasta el reemplazo defensivo de Luis Rengifo con un pelotazo tan fuerte en la segunda base que pareció por una fracción de segundo que el juego sin hit se desharía después de 8 2/3 entradas, los Angels creyeron que Skaggs estaba con ellos en espíritu.

Así que pareció apropiado que el entrenador Jeremy Reed mostrara respeto a Skaggs. Le transmitió un mensaje a Mike Trout, quien se dirigió a Justin Upton y le dijo: “Gran idea”. El resto siguió el ejemplo de Trout, como lo hicieron en los 12 días desde que Skaggs murió en una habitación de hotel en Texas el 1 de julio.

Anuncio

Luego, retrocedieron para admirar lo que habían logrado. Juntos vieron a Taylor Cole lanzar dos entradas sin hits y Félix Peña siguió con siete. Orquestaron un tributo más memorable de lo que nadie podría haber imaginado.

Y en los momentos triunfantes después de que Peña señaló el cielo y abrazó al receptor Dustin Garneau, mencionaron lo sobrenatural que había sido toda la noche.

Las coincidencias numéricas fueron abundantes, comenzando con su fecha de nacimiento del 13/07/1991, y los Angels las señalaron. Después de anotar siete carreras en la primera entrada, los Angels recolectaron seis más para un total de 13.

El último juego sin hits en California fue en la fecha de nacimiento de Skaggs, cuando cuatro Orioles de Baltimore se combinaron para anular a los Atléticos de Oakland el 13 de julio de 1991. El viernes el juego sin hit de los Angels fue el 11º en la historia de la franquicia; Skaggs llevaba el número 11 en Santa Monica High.

Anuncio

“Esto no puede ser”, dijo Trout. “Definitivamente estaba vigilándonos esta noche”.

“Eso fue una locura”, dijo Garneau, quien conoció a Skaggs hace 10 años cuando el zurdo precoz hizo una visita oficial a Cal State Fullerton, la universidad a la que se había comprometido a jugar antes de que los Angels lo seleccionaran 40º en el 2009.

“No importa cuáles sean tus creencias, o en quién creas”, dijo el tercera base novato Matt Thaiss, cuya atrapada de una bola en el campo corto mantuvo intacto el ‘no-hitts’ en la sexta entrada, “había alguien ayudando esta noche”.

La trágica pérdida de Skaggs se hará sentir el resto de la temporada. Incluso podría iluminar el resto de algunas carreras, dijo Trout, refiriéndose a sí mismo. Pero lo heroico surgió de la tragedia.

La madre de Skaggs -la veterana entrenadora de softbol de Santa Monica High que empujó a su hijo a practicar su curveball lo motivó con su propia voluntad fuerte- dibujó sus iniciales en la tierra en el montículo del Angel Stadium antes de realizar el ceremonial del primer lanzamiento. Se paró derecha, desplegó un lanzamiento en medio de la zona de strike atrapada por el amigo cercano de Skaggs, Andrew Heaney, y miró hacia el cielo.

Minutos más tarde, Cole se agachó detrás del montículo y puso su mano en los 45 dibujados por el equipo en la tierra. Procedió a lanzar dos entradas perfectas en 22 lanzamientos.

“Ella salió e hizo un lanzamiento absolutamente perfecto”, dijo Cole sobre Debbie. “No podría haber sido mejor. Estableció el tono para el resto del juego”.

Entre las entradas de Cole, Trout golpeó una bola rápida de primer lanzamiento del abridor de los Marineros, Mike Leake, 454 pies para un jonrón de dos carreras. Después de un trote inusualmente largo de 28 segundos alrededor de las bases, miró hacia la suite detrás del plato de la casa que albergaba a la madre de Skaggs, su esposa, Carli, su padrastro, Dan y su hermanastro Garret y asintió. Trout subió por segunda vez en la entrada y perforó un doble para dos carreras más. Terminó con seis carreras impulsadas.

Anuncio

“Fue bastante increíble”, dijo Trout, quien sólo ha logrado el 16% de los primeros lanzamientos que ha visto esta temporada. “Está cuidando a todos y quiere que lo hagamos bien”. [David Fletcher] tuvo un gran turno al bate [delante de mí] y bateó un doble. Era un buen lanzamiento para batear y se fue”.

El que Peña, haya proyectado 81 lanzamientos y ponchado a seis, y Cole, quien armara una obra maestra fue particularmente algo más allá de lo probable. Cole, de 29 años, tiene menos de un año de servicio en las Grandes Ligas y ha viajado entre la triple A y los Angels durante toda la temporada. Peña había luchado tan a menudo para mantener la resistencia en sus salidas que los Angels lo eligieron en abril para facilitarle los partidos al abrir sus apariciones con una entrada o dos de lanzadores de relevo.

La explicación de Peña para su actuación de la noche se reflejó en su gesto al señalar hacia el cielo después de la última salida. “Ahora tenemos un ángel que nos protege desde arriba”, dijo en español.

No cuente a Dee Gordon entre aquellos que podrían ser escépticos de las fuerzas espirituales en el trabajo. La segunda base de los Marineros vivió una situación similar hace casi tres años cuando jugó para los Marlins de Miami y el lanzador estrella José Fernández murió en un accidente de barco. Gordon inició el primer juego después de la tragedia con un jonrón, y lloró mientras rodeaba las bases. El viernes, observó la actuación de los Angels con asombro.

“Tengo una cosa que decir, lo dije hace tres años, y voy a terminar con eso”, dijo Gordon. “Si no crees en Dios, tal vez quieras comenzar a hacerlo. Eso expresé hace tres años cuando le pegué el jonrón a José. Hoy no tenían un bateador. Así que creo que es mejor que empieces a creer. Eso es todo lo que voy decir”.

Cuando terminó el juego, el cerrador de los Angels, Hansel Robles, tomó una pintura de lienzo de un fan que estaba detrás del dugout de la tercera base y lo colocó deliberadamente sobre el caucho que tanto le gustaba a Skaggs. Mientras retrocedía, la imagen de Skaggs, dibujada frente a un fondo de un sembradío de maíz de la película “Campo de sueños”, saludó a Robles con su guante.

Los tributos a Skaggs, desde el santuario que comenzaron los fanáticos de Angel Stadium hasta los recuerdos del mismo alrededor del estadio, no borrarán el dolor de su muerte. Tampoco lo hará la calcomanía de “Somos desagradables” en la pared del club recordando a los jugadores el eslogan posterior a la victoria de Skaggs o el estado suspendido en acción del casillero de Skaggs, donde el lanzador dejó los calcetines colgando de un gancho y uno de sus guantes negros con costuras rojas.

Pero durante al menos una noche, los Angels reemplazaron su pena con alegría. Colocaron la pelota de juego en un estante en el casillero y crearon un nuevo recuerdo: la noche en que todos usaron la camiseta de Skaggs para honrarlo a él ya su familia y producir un juego sin hits.

Anuncio

“Probablemente sólo sea algo más bien emocionalmente terapéutico”, dijo Heaney. “Creo que todos después del juego, nos quedaremos en el campo y celebraremos. Desde el inicio del juego, no sé de nadie más, pero yo tenía lágrimas en los ojos. Estás reviviendo tus malos recuerdos, pensamientos tristes.

“Sólo por esta noche y tal vez para el futuro, cambias tu forma de pensar cuando lo recuerdas a él, estás sintiendo la pérdida de un amigo, de un compañero de equipo, sea lo que haya sido. Pero espero que al pensar en él vaya un poco más allá, recordando su camiseta, su nombre y eso me traiga recuerdos positivos”.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio