Anuncio
Share
California

Un nuevo programa de boxeo en Watts busca mostrar a los niños en riesgo un camino diferente

Boxing program at Nickerson Gardens in Watts
Los niños participan en un nuevo programa de boxeo en Nickerson Gardens en Watts, un programa diseñado para mostrar a los niños en riesgo un camino diferente en Los Ángeles.
(Brian van der Brug / Los Angeles Times)

Evana Catalan dijo que los ‘bullies’ la habían estado molestando durante un tiempo en la escuela, pero que la niña de 9 años no podía hacer nada al respecto.

Sus compañeros de clase, dijo, se burlaban de ella por su buen comportamiento y porque no sabía cómo pelear. Se sentía triste y frustrada, pero no podía canalizar esos sentimientos porque no sabía qué hacer.

Luego, un viernes por la tarde cuando llegó a casa de la escuela, las cosas cambiaron.

Su madre, Michelle Catalan, de 27 años, le contó sobre las clases de boxeo que acababan de comenzar en el Boys & Girls Club en el complejo de viviendas públicas Nickerson Gardens en Watts, donde viven. Catalan dijo que una amiga le contó sobre el programa después de que vio un volante colgado en su puerta. La amiga la animó a venir con Evana.

Anuncio

Ahora, después de aproximadamente dos semanas de clases, Evana dijo que su confianza ya ha mejorado.

“Cuando vine aquí y comencé a tomar las clases, me hizo sentir mucho mejor”, dijo lentamente con su voz aguda. “Ahora sé cómo defenderme. Me ha ayudado mucho”.

Boxing program at Nickerson Gardens in Watts
Evana Catalan, de 9 años, izquierda, realiza ejercicios de acondicionamiento durante un nuevo programa de boxeo en Nickerson Gardens en Watts.
(Brian van der Brug / Los Angeles Times)

Uno de los objetivos de la Academia de Boxeo Nickerson Gardens es fomentar la resistencia física y mental. Pero lo más importante, dicen los organizadores, es su misión de mostrar a los niños un camino diferente.

Anuncio

En un vecindario que sufre de altas tasas de criminalidad y bajos ingresos, los líderes de la academia y los padres dicen que el programa puede mostrar a los jóvenes que no necesitan caer en un ciclo de violencia y desesperanza.

“Cuando puedes tener un programa como este entre la comunidad, puedes ayudar a mantenerlos alejados de todos los elementos que no son benéficos para ellos”, dijo Donny Joubert, de 59 años, organizador de la academia quien fue criado en Nickerson Gardens. “Estamos tratando de enseñar a nuestros hijos cómo ser responsables y hacer lo correcto. Sabíamos que si podíamos hacerlo en esta comunidad, marcaría una gran diferencia”.

Titulares de Hoy
Una iniciativa busca hacer feliz a niñas y niños que van a vivir las fiestas navideñas por primera vez en suelo estadounidense
Las tormentas provocadas por los ríos atmosféricos causan alrededor de mil millones de dólares de daños cada año, según un estudio reciente, con más daños en California que en ningún otro estado estudiado.

Cada vez que Joubert organiza una sesión de entrenamiento, recuerda a las personas que no tuvieron esa oportunidad.

Si caminas hacia la entrada del Boys & Girls Club, serás recibido con una pared amarilla que conmemora la muerte en Nickerson Gardens. Decenas de nombres pintados con letra manuscrita simbolizan a aquellos en la comunidad que han muerto. Brian McLucas, de 54 años, nació y creció en Nickerson Gardens y ayudó a encabezar la creación del muro en la década de 1980 para mantener vivo el legado de los caídos.

Nickerson Gardens memorial wall
Un mural en el centro recreativo Nickerson Gardens en el sur de Los Ángeles contiene los nombres de los residentes que han muerto.
(Mel Melcon / Los Angeles Times)

“Muchas personas morían y la gente ni siquiera los recordaría”, dijo McLucas. “Hubo tantas muertes por aquí".

Algunos fueron asesinados en incidentes relacionados con pandillas, otros murieron por causas naturales. Independientemente de la manera en que fallecieron, los residentes ven el muro como sagrado. Si un niño pequeño se apoya en él puedes “acercarte y decirle que se aparte”, dijo Joubert.

Anuncio

Boxing program at Nickerson Gardens
Un entrenador le enseña a Christian Colinandres a golpear un saco de boxeo durante una clase de boxeo en Nickerson Gardens.
(Brian van der Brug / Los Angeles Times)

La investigación académica sugiere que los niños en riesgo sufren de falta de confianza y de relaciones sociales. Watts se ubica como el undécimo peor vecindario por crímenes violentos per cápita en Los Ángeles, según un análisis de los informes del Times. En los últimos seis meses, 217 asaltos agravados, 101 robos, ocho violaciones y tres homicidios han sido reportados allí, según el Departamento de Policía de Los Ángeles.

Combine la violencia con el ingreso familiar promedio de Watts de poco más de $25.000, y esas condiciones producen factores maduros para que los niños se metan en problemas.

Una noche, mientras Joubert y sus amigos se ejercitaban, hicieron una lluvia de ideas sobre las maneras en que se puede brindar un escape a los niños. El boxeo surgió rápidamente. Iniciativas similares habían aparecido en Chicago, Baltimore y otras ciudades importantes. Pero en Nickerson Gardens sería revolucionario, dijo Joubert.

“Ese es un deporte que nunca tuvimos en Watts”, dijo Joubert, un ex miembro de una pandilla que ahora trabaja con la policía para reducir las tensiones en el vecindario. “Los pequeños al ir creciendo tienen mucha energía, y llevarlos a algo como esto y darles los fundamentos, eso es algo que nunca se ha hecho aquí".

Después de medir el interés de los niños a fines del otoño, Joubert sintió que había suficiente demanda para hacerlo. Él y algunos otros reunieron $2.000 y se acercaron al programa de reducción de pandillas y desarrollo juvenil del alcalde con una propuesta de subvención. El programa de pandillas luego presentó la factura para comprar el equipo. También está pagando por dos entrenadores y dos asistentes.

Boxing class at Nickerson Gardens in Watts
Damico Martin, de 10 años de edad, se ajusta la cinta en las manos mientras se toma un descanso de las clases de boxeo mientras su vecino D’Honesty Swisher, de 2 años de edad, mira.
(Brian van der Brug / Los Angeles Times)
Anuncio

Las prácticas son gratuitas y se llevan a cabo todos los días de la semana de 6 a 9 p.m. para cualquier persona, padres y niños mayores de 7 años. En la fecha de lanzamiento, el 5 de noviembre, se presentaron unos 25 niños y padres. En una práctica la semana pasada, vinieron alrededor de 60 participantes. Se agregan más después de cada práctica. Algunos nuevos llegan después de que la práctica ha comenzado.

Una noche típica inicia con ejercicios de estiramiento afuera del edificio al lado del patio de recreo. Luego van a una habitación superior adjunta a la cancha de baloncesto cubierta con tapetes negros que protegen los pisos de madera. Un entrenador les da instrucciones sobre combinaciones básicas de boxeo contra oponentes.

Eventualmente, Joubert espera construir una instalación de dos pisos con suficiente equipo y espacio para soportar peleas seguras de contacto. Pero por ahora, todos se alinean para lanzar golpes de sombra y golpes a la orden del entrenador.

Algunos usan trajes deportivos. Otros vienen con la ropa que llevaron a la escuela. Evana llevaba un vestido a rayas, jeans azules y zapatillas retro Air Jordan rosa y blanco.

El personal espera contratar más entrenadores y comprar mejores equipos. Pero un presupuesto estimado muestra que necesitarían al menos $27.000 al año para que eso suceda. Eso financiaría por completo más equipos y entrenadores para satisfacer la demanda del creciente número de participantes del programa.

“Nickerson tiene hambre de nuevas ideas y de mantener a los niños interesados”, dijo Tanya Dorsey, quien supervisa los aspectos administrativos del programa. “Sabemos que esto es necesario, pero vamos a necesitar más fondos para mantenerlo sostenible”.

Por ahora, Joubert, Dorsey y el resto de su equipo se conforman con lo que tienen. Y hasta ahora, piensan que está funcionando.

Mónica Moraloneli, de 37 años, vio el volante en su puerta y trajo con ella a su hijo, que tiene autismo. El programa, dijo, es importante porque puede estar activa con el resto de su vecindario. También establece un ejemplo positivo para su hijo.

“Necesito mostrarle a mi hijo que me siga”, dijo. “Si puedo hacerlo, él puede hacerlo. Pero necesito encaminarle y ser un modelo a seguir”.

Nike Williams, de 31 años, madre soltera que ha vivido en Nickerson Gardens toda su vida, permite que sus dos hijos mayores vayan a la academia y ha visto un cambio en el comportamiento de su hijo.

“Tiene la figura materna, pero no tiene la figura paterna en casa”, dijo Williams. “Cuando viene aquí, obtiene la figura paterna. La severidad de un hombre es diferente a la mía, y eso ayuda mucho en términos de disciplina”.

McLucas, el creador del muro conmemorativo, aplaudió a Joubert y su equipo por comenzar la academia. Es algo bueno para Watts, dijo, y espera que esté activo en los próximos años, para Evana y todos los demás que se benefician de ello.

“Si ayuda a nuestros hijos a llevar una vida productiva, entonces esa será una persona menos de la que tienes que preocuparte”, dijo McLucas. “Todos merecen una oportunidad, y algunos de estos pequeños nunca la han tenido. La mayor positividad que les presentemos hará que sea menos probable que estos niños estén en las calles”.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio