Anuncio
Share
California

A pesar de la debilidad por el cáncer, la peruana Andrea Vicich se mantiene firme por su fe

Andrea Vicich
Andrea Vicich, originaria de Perú, sufre cáncer desde octubre de 2019, ahora la comunidad se moviliza en solidaridad con esta joven que ha dedicado los últimos 12 años sirviendo al prójimo.
(Cortesía)

La joven peruana Andrea Vicich llevaba 12 años sirviendo a la comunidad en diferentes iniciativas, pero su vida dio un giro radical y abandonó todo, afectada por el cáncer diagnosticado en sus ovarios, razón por la que sus connacionales se unen para ayudarla por medio de diferentes actividades benéficas.

El pasado jueves, Vicich estuvo ocho horas recibiendo quimioterapia. Ese tiempo se la pasó sentada mientras le inyectaban fármacos directamente a una vena, que sirven para destruir las células cancerosas. Al ser entrevistada, este sábado al mediodía todavía padecía cierta debilidad.

“Es fuertísimo el medicamento”, indicó la joven de 43 años, originaria de Lima, Perú, quien llegó a Los Ángeles a raíz de su carrera musical que abandonó en el 2007 para dedicarse a la labor altruista por la que ha sido conocida. “A mí se me ha caído el cabello y me dan dolores musculares”, admitió.

Andrea Vicich
Andrea Vicich, de 43 años, se convirtió en misionera y cantante católica en el 2008, dejando una carrera musical ascendente.
(Cortesía)
Anuncio

La chispa que la ha caracterizado sigue intacta. No obstante, habla pausado y se toma su tiempo para recordar detalles, porque dice que la quimioterapia la deja un poco desorientada. En medio de su tratamiento, Vicich se mantiene firme gracias a su fe y encuentra un propósito en todo lo que vive.

Esta joven es reconocida en su comunidad por su carrera artística, pues cuenta con siete discos grabados en diferentes géneros. Ha hecho temas en género balada, pop, norteño y Tex Mex. Fue por la música que llegó a Los Ángeles en el 2002. Luego se movió a México para firmar el contrato de su vida.

A finales del 2006, después de presentarse en los Premios Billboard, firmó con Sony Récords. No obstante, después de una gira pendiente por Perú y Colombia, cuando regresó a México habló con la disquera para disvincularse de ese contrato. “Les dije que había decidido que esa vida no era para mí”.

Anuncio

En el momento que firma con Sony, reconoce que enfrentaba una lucha interior. Explica que había tenido un sueño varias noches seguidas. Y después de hablar con diferentes personas, llegó a la conclusión que se trataba de una señal divina. “No era para lo que Dios me estaba llamando”, dijo.

Andrea comenzó en la música a los 16 años. Sabe tocar piano, canta y compone. Desde entonces es lo que le ha dado sus ingresos económicos, pues trabajó como compositora para Platino Records, Univision Records y Universal Records, entre otras.

En agosto de 2019, dejó todas sus actividades, incluyendo su trabajo. En ese momento ya sabía que tenía un tumor. Cuando la operan, en octubre pasado, en la biopsia le encontraron que tenía cáncer.

“A veces nos toca vivir momentos muy alegres y hermosos. Y a veces nos tocan momentos difíciles, cualquiera de los dos, hay que tomarlos y abrazarlos con el mismo amor”, dijo con convicción.

A pesar de la dolorosa situación, no pierde la fe. En efecto, nunca se queja y encuentra la ocasión para sonreír porque pareciera que ha encontrado algo que las personas a su alrededor no saben.

“Creo que sí, hay un propósito”, afirmó.

Al abandonar su carrera musical, se incorporó al orfanato Madre Teresa de Calcuta, en Tijuana. Después de 18 meses como voluntaria en ese lugar, en el 2008 la madre Lourdes le dijo: “Ya te hemos enseñado todo lo que necesitas saber, es hora de que vueles a otros lugares”.

De esa forma, se transformó en misionera católica y comenzó a componer música con un mensaje cristiano dirigido a los niños.

Anuncio

Al mismo tiempo, creó Angels of Charity and Music, una fundación que se ha enfocado en llevar ayuda a niños pobres y con discapacidad. A través de brigadas médicas, le han hecho cirugías más de 3.000 menores solo en Perú, también han llegado a México, Serbia, El Salvador y Estados Unidos.

Físicamente no soy la misma persona, mi físico cambió. Entonces tengo que pensar en quien soy el día de hoy y adaptarme. Hoy día mi cuerpo es débil, pero mi espíritu es más fuerte que antes
Andrea Vicich

Hace dos años, le brotó el deseo de abrir una casa para ayudar a niños con cáncer. Después de cuatro meses, en los que ha experimentado el sufrimiento, las cirugías, la quimioterapia y todo el proceso de vivir en carne propia esta enfermedad, la determinación de lograr ese anhelo es pleno.

“Le he hecho una promesa a Dios que la voy a hacer, si me da más vida para poder terminarla y dejarla lista y marchando, ahí ya termino mi obra y ya Dios me puede llevar”, confesó.

Junto al trabajo comunitario, en los últimos 12 años, Vicich daba clases de canto en una ciudad del Valle de San Fernando. Asimismo, ha dado conciertos infantiles, producido obras musicales, daba recitales en iglesias y visitaba grupos de oración en donde exponía temas de superación personal con base bíblica.

A raíz de su enfermedad, se ha quedado sin ingresos financieros. Por ese motivo, la comunidad se congregará en Casa Perú este domingo, 16 de febrero, para un festival en donde habrá música y venta de comida. Los fondos serán para ayudar a Vicich y a su madre, quien ha viajado para cuidarla.

La joven se siente agradecida por el apoyo y aunque no podrá estar en el festival por lo vulnerable de su estado físico, advierte que en su interior sigue fuerte y espera levantarse pronto para continuar con las actividades de servicio a la comunidad.

“Físicamente no soy la misma persona, mi físico cambió. Entonces tengo que pensar en quien soy el día de hoy y adaptarme”, aseguró. “Hoy día mi cuerpo es débil, pero mi espíritu es más fuerte que antes”.

Festival a favor de Andrea Vicich
Habrán diferentes artistas invitados y venta de comida, todos los fondos recolectados serán a beneficio de Andrea Vicich.
Fecha: Domingo 16 de febrero, de 12 a 8 pm
Lugar: Casa Perú
Dirección: 3040 Roswell St, Los Ángeles
Admisión: Gratis


Anuncio