Anuncio

VIH en la tercera edad es real: Crisis de enfermedades de transmisión sexual afectan a mayores de 55 años

Su mirada se clavó en los resultados de un examen médico que el doctor sostenía en las manos. Juan asegura que casi podía escuchar su propio corazón de los nervios que tenía, después de todo ya presentía que su diagnóstico no era bueno.

“Aquí hay dos noticias”, le dijo el médico. “Una de ellas es buena y la otra casi no, pero no debe preocuparse. La primera es que hay tratamiento exitoso y la otra es que tiene el virus de inmunodeficiencia humana o VIH”.

Juan admite que casi se desmaya al escuchar al médico, de no ser porque dio un respiro profundo.

“¿El VIH a la tercera edad?… no lo podría creer, es real. Toda mi vida me había cuidado hasta que murió mi esposa hacía unos años”, relata Juan. “Siempre pensé que esa era una enfermedad de jóvenes, de homosexuales”.

Anuncio

Su meta era hablar sobre las redadas con representantes de la comunidad así como con los agentes de inmigración, pero Roland Gramajo, activista comunitario, terminó siendo arrestado por un evento que él mismo organizó.

Ahora él se convertía en una estadística de las personas mayores que están contagiadas con enfermedades de transmisión sexual a nivel nacional en escala histórica.

A nivel nacional, las enfermedades por infecciones en las personas mayores han aumentado un 107.3%, y California ocupa el número siete con 134.1 adultos mayores infectados por cada 100.000 individuos. El promedio nacional es de 103.2 por 100.000, de acuerdo a TheSeniorList.com.

Juan entró en depresión por algunos meses, pero siguió al pie de la letra las recomendaciones del médico.

Anuncio

Han pasado dos años desde que le dieron ese diagnóstico, y aún no le ha dicho a su familia lo que tiene por vergüenza.

“Los primeros meses me sumergí en una depresión terrible… a veces me negaba a creerlo, o explotaba en llanto y furia, en otras pensaba que era mejor morirme”, relata.

Basados en los datos del censo, cada año, miles de millones de dólares se destinan a escuelas, clínicas de salud, transporte público, carreteras y otros recursos

“Mis hijos pensaban que estaba así por la muerte de mi esposa… aún me da vergüenza hablar del tema y nadie sabe lo que tengo, ni siquiera mis amistades. Es un estigma donde piensas que la persona que lo tiene es ‘sucia’ por estar sexualmente con una y otra persona”, agrega.

Anuncio

Los hallazgos clave adicionales, recopilados de los datos más recientes de los Centros federales para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) indican también un aumento del 77.5% en VIH, donde California tiene 411.3 casos por cada 100.000 personas.

A nivel nacional, la clamidia llega al 186.8% de aumento en la tercera edad, con California en el número dos en el país con 63.1 infecciones por cada 100.000 personas.

Asimismo, 385% de incremento en la gonorrea es la cifra nacional, mientras que California ocupa el número 3 con 51.9 infecciones por cada 100.000 personas.

Por otra parte, la nación experimenta un alza del 257.1% en la sífilis, y California se encuentra como el segundo estado en la tabla con 10 infecciones por cada 100.000 personas.

Anuncio

Otro golpe bajo llega para los inmigrantes a unos días de las elecciones de noviembre, con el anuncio del presidente Donald Trump, que planea firmar una orden ejecutiva para prohibir la ciudadanía por nacimiento para los bebés de padres indocumentados.

Para Juan, el aumento se debe a varios factores, entre ellos el hecho de que no haya muchas campañas preventivas a través de los medios de comunicación, ni mucha educación pública de los médicos sobre las infecciones y el concepto erróneo de que ciertos grupos son los afectados.

“Cuando el tema no es el principal en los medios, se te olvida. Y si no estás educado, la vida te cambia como a mí”, señala.

Para los expertos del reporte de TheSeniorList, “como grupo, los estadounidenses mayores tienden a subestimar su riesgo de enfermedades como el VIH y son mucho menos propensos que las personas más jóvenes a usar condones o tomar otras precauciones al tener relaciones sexuales. Como resultado, cada estado ha visto un aumento importante en los últimos años en la prevalencia de varias enfermedades trasmitidas sexualmente comunes entre adultos de 55 años o más”.

Anuncio

Tras aceptar su enfermedad, Juan empezó a ver que podía vivir con esta afección muchos años si se cuida. Por otra parte, su vida amorosa ha sido la más afectada.

“Al morir mi esposa empecé a salir con mujeres de mi edad o más jóvenes. En ocasiones, llegué a pagar por compañía, que finalmente culminaba en sexo… pero me costó muy caro”, señala.

El Condado de Los Ángeles lanza una campaña de contratación justa para aumentar la conciencia sobre los beneficios de emplear trabajadores que antes estuvieron involucrados con la justicia penal.

Luego de conocer el diagnóstico, Juan admite no haber tenido novias hasta hoy en día, porque no se atreve a contar lo que padece.

Anuncio

“Cuando que me estoy acercando a alguien sentimentalmente, prefiero alejarme o decirles que sólo busco amistad… He hecho las paces conmigo mismo lentamente. No odio a nadie por lo que tengo. Tal vez esa persona no lo sabía, no sé, pero yo debo ser responsable de mis actos, de mi salud y no destruir la vida de otra persona”, sostiene.

Juan agrega que el VIH le ha hecho reflexionar en que ya tiene una edad para disfrutar de los nietos, de la familia y las amistades.

“He tenido una vida feliz y puedo seguirla teniendo. No necesito sexo con nadie aún así me cuide, además las pastillas que dan potencia cuestan mucho dinero”, dice sonriendo.

“Mi mensaje es que las enfermedades no escogen edad, orientación sexual, ni nivel económico, y el condón es para todos, está ahí para protegerte”, manifiesta Juan.

Anuncio

Respecto a alguna vez decirle a la familia lo que padece, él dice que “eso está muy lejos”.

Con la ley SB-375, a partir del 2020 las víctimas pueden solicitar asistencia hasta siete años después del delito

“No lo digo, uno por vergüenza, dos porque nadie tiene que saber sobre mi vida sexual y las decisiones que he tomado, y tres porque si me hubieran anunciado que tenía cáncer, tampoco lo hubiera dicho… no soy de las personas que les gusta preocupar a la familia”, asegura.

“La comunidad latina tiene un estigma grande contra las enfermedades venéreas y el VIH, yo lo tengo y sigo pensando casi igual que antes. Es triste, pero es así. Nos falta mucha, demasiada educación”, apunta Juan.

Anuncio

Los 10 principales estados con enfermedades de transmisión sexual en adultos mayores son: D.C., Nueva York, Maryland, Florida, Nueva Jersey, Georgia, California, Delaware, Connecticut y Massachusetts.

Para más cifras sobre el reporte visitar el sitio web theseniorlist.com.


Anuncio