Anuncio

Temen que tribunales de inmigración se conviertan en focos de infección de coronavirus

Actualmente hay alrededor de 460 jueces de inmigración trabajando en más de 67 tribunales de inmigración y dos centros de adjudicación en todo el país.
(Nelvin C. Cepeda/The San Diego Union-Tribune)

El temor a la rápida propagación del coronavirus en Estados Unidos ha llegado a los jueces de inmigración, que sugieren que los tribunales podrían servir como puntos de transmisión por el alto número de gente que llega a esas instalaciones.

Actualmente hay alrededor de 460 jueces de inmigración trabajando en más de 67 tribunales de inmigración y dos centros de adjudicación en todo el país, según el Departamento de Justicia.

Por otra parte, el estado de Washington lleva por lo menos 22 muertes relacionadas al coronavirus mientras California y Florida tienen dos. En total se sabe que por lo menos 550 personas fueron contagiadas en 30 estados.

Anuncio

Con esta posibilidad, Ashley Tabaddor, directora de una organización laboral que representa a los jueces de inmigración (NAIJ) de Estados Unidos, le pide al sistema judicial de inmigración más orientación y recursos para ayudar a los jueces y al personal a prepararse.

Y es que de acuerdo con Tabaddor algunos trabajadores del sistema de las cortes ya tienen alto riesgo de desarrollar enfermedades graves, pues hay empleados mayores de edad y con condiciones médicas crónicas.

“Más allá de nuestros propios empleados, también los encuestados que vienen ante nosotros pueden tener un alto riesgo de desarrollar enfermedades graves”, sostiene.

Los inmigrantes con necesidad “se enfrentan a la posibilidad de expulsión si no aparecen a sus citas”, mientras los que aparecen y tienen enfermedades graves seguirán acudiendo a los tribunales a menos que nosotros tomemos acción”, indica.

Anuncio

Como medida formal Tabaddor escribió una carta instando al sistema de tribunales de inmigración a adoptar una orientación presentada por la Oficina de Administración de Personal, así como la inclusión de planes.

“A medida que se diagnostican nuevos casos de COVID-19 cada da día, NAIJ reitera su creciente preocupación sobre cómo el virus afectará nuestro trabajo y qué pasos está tomando la Oficina Ejecutiva de revisión de Inmigración (EOIR) para proteger a los jueces, al personal de apoyo y al público”, sostiene.

“Como saben, nuestro trabajo requiere que estemos en contacto diario con el público, a menudo en grandes cantidades y grupos. Algunos de nuestros encuestados provienen de países de alto riesgo e incluso si no han estado en esos países desde el brote, pueden estar en contacto con aquellos que si estuvieron expuestos”, enfatiza.

Anuncio

NAIJ reconoce que esta situación es dinámica y evoluciona rápidamente, dice Tabaddor, pero ya existe una orientación preliminar publicada basada en las recomendaciones de los CDC.

De acuerdo con esas recomendaciones, NAIJ insta a OCIJ a implementar pasos como informarles a todos los empleados de EOIR sobre el plan de continuidad de operaciones (COOP) de la agencia tal como se relaciona con una pandemia potencial y alentar a todos los tribunales de inmigración a emitir órdenes permanentes que permitan llamadas telefónicas en lugar de apariciones de encuestados y defensa de inmigración y asesoría del DHS en el calendario de audiencias.

Solo el 44% de los enfermeros encuestados informa que su empleador les ha proporcionado información sobre nuevos coronavirus y cómo reconocerlo.

Los jueces también alientan a los abogados que comparezcan ante los Tribunales de Inmigración a limitar estrictamente las presentaciones en papel de la corte para evitar interacciones innecesarias mano a mano en la corte, así como el cierre de los procedimientos del Tribunal de Inmigración al público que no sean miembros de los medios de comunicación y aquellos cuya presencia no sea claramente de interés público.

Anuncio

"(Nuestra organización) está lista para ayudar a la gerencia a proteger a nuestros empleados y al público”, escribió.

Por ahora el Departamento de Justicia no ha respondido, pero se esperan ordenes federales para el siguiente paso.


Anuncio