Anuncio
Share
California

El Departamento de Vehículos Motorizados de California cerró todas sus oficinas al público

DMV
The DMV says it is closing all field offices starting Friday.
(Irfan Khan / Los Angeles Times)

Ante la preocupación de sus empleados por la propagación de COVID-19, el Departamento de Vehículos Motorizados de California anunció en un memorándum a los empleados el jueves que cerrará todas sus más de 170 oficinas de campo al público a partir del viernes.

Ante la preocupación de los trabajadores por la propagación de COVID-19, el Departamento de Vehículos de Motor de California anunció el jueves 26 en un memorándum a los empleados que cerrará sus más de 170 oficinas de campo al público a partir del viernes 27.

En el memo obtenido por The Times que fue enviado a los empleados el jueves, el Subdirector de Operaciones de Campo del DMV, Coleen Solomon, escribió que los cierres son parte de la agencia “tomando medidas para abordar las preocupaciones de salud y seguridad de los empleados, incluyendo el contacto público y el aumento del distanciamiento social entre los individuos”.

Los empleados serán puestos en tiempo libre administrativo pagado ya que las oficinas están cerradas para la limpieza y desinfección del 27 al 31 de marzo, y el personal regresará al trabajo el 1 de abril aunque las oficinas permanecerán cerradas al público.

Cuando los empleados regresen al trabajo el 1 de abril, recibirán entrenamiento para procesar las transacciones en línea, según el memorándum.

Anuncio

“El DMV está preocupado por la salud y la seguridad de sus clientes, incluyendo a los ancianos y a los que están en riesgo de contraer COVID-19", dijo la agencia en un comunicado. La agencia no proporcionó una fecha en la que las oficinas de campo se reabrirían al público, pero dijo que planea expandir los servicios en línea mientras tanto.

El DMV había reducido previamente sus operaciones, pero los empleados seguían preocupados por entrar en contacto con clientes que pudieran ser portadores del coronavirus.

Salud

Una empleada del DMV en el Valle de San Joaquín, que habló con condición de anonimato, elogió la decisión de cerrar al público. Ella había estado usando guantes en el trabajo y se le instruyó para desinfectar su estación con toallitas desinfectantes después de cada cliente, pero dijo que sus clientes a menudo tenían problemas para mantener su distancia.

Anuncio

“Creo que es una gran elección”, dijo. “Un poco tarde, porque todavía no sabemos quién ha sido sometido [al coronavirus], quién podría tenerlo, pero creo que es un gran primer paso del DMV”.

La acción se produce apenas unas horas después de que el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos anunciara que iba a retrasar un año, hasta el 1 de octubre de 2021, la fecha límite para que los estados emitan identificaciones reales a millones de personas que las necesitarán para abordar vuelos nacionales bajo nuevas medidas de seguridad.

El aplazamiento federal alivió al Departamento de Vehículos Motorizados de California de tener que emitir más de 1 millón de nuevas tarjetas de identificación cada mes para hacerlas llegar a todos los residentes que pudieran necesitarlas. La política estatal requiere que los residentes se presenten en persona en las oficinas de campo para ser fotografiados y obtener su identificación real.

Anteriormente, la agencia había reducido sus operaciones en respuesta a la crisis del coronavirus restringiendo drásticamente las visitas de los clientes a sus oficinas de campo, prohibiendo a las personas que no tenían citas y advirtiendo que no había plazas disponibles para aparecer en persona.

Anuncio

Sin embargo, algunos empleados de las oficinas exteriores que hablaron con el Times con la condición de mantener el anonimato habían manifestado su preocupación por el hecho de que las medidas no fueran lo suficientemente lejos, dejando al personal y a los clientes vulnerables a la infección mientras las oficinas permanecieran abiertas.

Los empleados también dijeron que una reciente decisión del DMV de renunciar discretamente a las pruebas de conocimiento que se habían requerido previamente para la renovación de licencias y aquellos con una licencia fuera del estado podrían potencialmente poner al público en riesgo.

Un memorándum enviado a los empleados el martes pasado por Sonia Huestis, identificada en el sitio web de la agencia como la subdirectora de la división de servicios al cliente, amplió el número de los que pueden renunciar al examen en persona, renunciando a ellos los que mantienen su clase de licencia de conducir o el endoso, o los que pueden proporcionar la prueba de una licencia equivalente de otro estado.

De acuerdo con las normas actuales descritas en el Manual del Conductor de California, las personas que pueden ser elegibles para renunciar a la prueba escrita y renovar su licencia por correo o en línea incluyen a aquellos cuya licencia expiró antes de cumplir 70 años, que no tienen una licencia probatoria o suspendida, y que no han violado una promesa escrita de comparecer ante el tribunal en los últimos dos años. El cambio también incluye a los solicitantes que anteriormente fallaron el examen de conocimientos varias veces.

Anuncio

Los empleados de las oficinas locales de Salinas y del Valle de San Joaquín manifestaron al diario The Times su preocupación por esta práctica, que les obligaba a renunciar al examen para los conductores que lo habían reprobado en el pasado y para otros que habían sido citados anteriormente por conducir bajo la influencia del alcohol.

En una declaración escrita, la portavoz del DMV, Anita Gore, dijo que la política era una de las muchas medidas temporales que el DMV había tomado para proteger la salud de los clientes y empleados durante la pandemia.

“Dado que el examen de conocimientos es típicamente administrado en una pantalla táctil en un área de prueba cercana, renunciar a este requisito promueve el distanciamiento social y reduce la posibilidad de una transmisión superficial del virus”, escribió.

Desde que la agencia pasó al servicio de cita previa el 19 de marzo, el número de clientes que visitan las oficinas de campo se redujo de aproximadamente 95 mil por día hace un mes a cerca de 17 mil por día, dijo Gore, una medida que “redujo significativamente el número de personas en nuestras oficinas en un momento dado y promueve las recomendaciones de distanciamiento social”.


Anuncio