Anuncio
Share
California

California necesita enfermeras. Entonces, ¿por qué el estado está a punto de dejar fuera a 10.000 prospectos?

512559_POL_coronavirus_student_nurses_GXC_0213.JPG
Ryane Panasewicz, de Rancho Santa Margarita, es una estudiante que se graduará de la escuela de enfermería de West Coast University en Anaheim en junio. Debido al coronavirus, los alumnos de enfermería, la facultad y los administradores de todo el estado están pidiendo a la Board of Registered Nursing de California que modifique sus requisitos para que los estudiantes puedan completar su educación clínica a través de simulaciones.
(Gary Coronado / Los Angeles Times)

En medio de una lucha frenética por abrir hospitales y aumentar el número de trabajadores de la salud, las escuelas de enfermería de California advierten a los funcionarios estatales que aproximadamente 10.000 estudiantes están en peligro de no graduarse, lo que significa que no podrán ayudar a evaluar y tratar a los pacientes en medio de la pandemia del coronavirus.

Según las normas estatales, los estudiantes de enfermería deben pasar una parte sustancial de su educación clínica en los hospitales, pero ahora tienen prohibido hacerlo debido a las órdenes de cierre de estos lugares. A menos que el estado relaje sus reglas, a los alumnos que se gradúen en los próximos meses les resultará imposible convertirse en enfermera (o) con licencia.

Como resultado, las escuelas de enfermería públicas y privadas están pidiendo al gobernador Gavin Newsom y la Board of Registered Nursing del estado que permitan una mayor flexibilidad en la forma en que los estudiantes cumplen con sus requisitos de educación clínica después de que muchos hospitales descontinuaron las colocaciones de capacitación debido a las preocupaciones de seguridad y se centraron en el maremoto de pacientes con COVID-19.

“Pasé 19 meses de entrenamiento, el final está cerca y de repente todo se detiene”, dijo Ryane Panasewicz, de 27 años, que asiste a la escuela de enfermería en el campus de la Universidad de West Coast en Anaheim. “Mantener a los estudiantes graduados de enfermería fuera del sistema de salud en este momento empeorará los problemas”.

Anuncio

Ryane Panasewicz
Ryane Panasewicz es una estudiante que se graduará de la escuela de enfermería de West Coast University en Anaheim en junio.
(Gary Coronado/Los Angeles Times)

California se ha preparado para una avalancha de pacientes con COVID-19, y Newsom dijo esta semana que el estado necesitará 50.000 camas adicionales y sumar muchos trabajadores de atención médica. Con el número de casos confirmados de COVID-19 aumentando diariamente, las escuelas de enfermería dicen que el telón de fondo de su solicitud es urgente.

El miércoles, un vicepresidente ejecutivo de Kaiser y experto en enfermedades infecciosas dijo que aproximadamente la mitad del hospital de San José de Kaiser Permanente se ha llenado con pacientes confirmados o sospechosos de tener el nuevo coronavirus, lo que provocó la necesidad de aumentar la dotación de personal. Mientras tanto, California empezó a arrendar instalaciones médicas, y una en Daly City comenzó a aceptar hasta 220 pacientes con COVID-19 esta semana, lo que también requerirá más trabajadores de la salud.

El lunes, Newsom dijo que el estado ha explorado formas de obtener una licencia para estudiantes de enfermería, pero su administración no proporcionó detalles adicionales el miércoles.

Anuncio

Board of Registered Nursing , un organismo designado que hace cumplir las leyes sobre educación y licencia de los graduados de enfermería, no ha indicado públicamente qué cambios, si es que hay alguno, está buscando. Michael Deangelo Jackson, presidente de la junta, y Loretta Melby, directora ejecutiva interina, remitieron las preguntas a una portavoz, que se negó a comentar, diciendo que esperaba “información más actualizada en los próximos días”.

“Podríamos utilizar a estas 10.000 enfermeras en este momento”, manifestó Joanne Spetz, directora asociada de investigación en el Centro de Salud en UC San Francisco, que produce pronósticos de oferta y demanda de enfermeras registradas en el estado. “Traerlas y practicar es increíblemente importante”.

La Junta de Enfermería de Idaho anunció la semana pasada un programa de aprendices para trasladar a los estudiantes de enfermería a los hospitales y la emisión de una licencia de emergencia temporal para los alumnos que están a punto de graduarse. Este mes, en respuesta a la pandemia, la Junta de Enfermería de Texas relajó sus reglas sobre cuántas horas deben trabajar los estudiantes de enfermería en rotaciones de capacitación hospitalaria.

Los críticos dicen que la lenta respuesta de California se basa en la falta de urgencia de la junta de enfermería del estado.

Anuncio

Nursing students
Estudiantes e instructores de enfermería esperan un cambio de turno en la unidad de cuidados intensivos en el Centro Médico de UCLA en Santa Mónica en 2014.
(Mel Melcon/Los Angeles Times)

“Hasta ahora, nuestro gobernador y la Board of Registered Nursing de California no han tomado ninguna medida y simplemente no estamos llegando a ninguna parte”, expuso Scott Casanover, vicepresidente sénior de asuntos gubernamentales de la Universidad de West Coast y American Career College, que operan Escuelas de enfermería en Anaheim, Los Ángeles y Ontario.

“Comenzamos a apelar a la junta hace tres semanas diciendo que será un gran problema si no podemos graduar enfermeras”, declaró Casanover. “No hay más enfermeras ingresando en el sistema hasta que resolvamos esto”.

La Universidad de California, la Universidad Estatal de California y los Colegios Comunitarios de California, que operan programas de enfermería en varios campus, enviaron cartas instando al gobernador y a la junta estatal de enfermería a aumentar temporalmente el número de horas clínicas que los estudiantes de enfermería pueden completar a través de simulaciones.

Anuncio

Actualmente, el estado requiere que el 75% de la educación clínica de un alumno de enfermería se proporcione en un hospital, y el 25% restante puede ser simulación. Los estudiantes también deben aprobar los exámenes de la junta después de graduarse.

Las escuelas de enfermería están pidiendo al estado que reduzca la cantidad requerida de horas en el hospital al 50%, lo que permite que las escuelas realicen más simulaciones por computadora con cursos que ya se han trasladado en línea debido al cierre del campus por el brote de coronavirus.

Alison Wrynn, vicerrectora asociada de programas académicos, innovaciones y desarrollo de la facultad en la Universidad Estatal de California, dijo que la gran mayoría de los estudiantes que se espera que se gradúen esta primavera han encontrado sus sitios de colocación cerrados, en gran parte debido a la falta de equipo de protección personal disponible.

El sistema de la Universidad Estatal de California, uno de los mayores emisores de títulos de enfermería en el estado, gradúa alrededor de 4.000 estudiantes cada año.

Anuncio

Wrynn dijo que permitir una mayor educación en simulación es una necesidad, ya que sólo un pequeño número de estudiantes de enfermería de Cal State continúan con prácticas clínicas en hospitales.

“Otros estados han iniciado una simulación del 50% y sus graduados tienen éxito”, subrayó Wrynn. “Tenemos software de alta calidad de proveedores respetados. Nuestra facultad monitorea estas experiencias y evalúa a los estudiantes. Hemos estado haciendo esto y nos ha ido bien... el realizarlo de esa manera no va a afectar la calidad de nuestra educación en enfermería”.

La presidenta de Fresno City College, Carole Goldsmith, dijo que la junta estatal de enfermería sería “increíblemente miope” si no aliviaba los requisitos de graduación. Esta institución produce alrededor de 200 graduados de enfermería cada año y no está claro, señaló Goldsmith, cuántos estudiantes podrían graduarse en mayo sin el cambio.

Goldsmith cerró el campus de la escuela, pero los elementos en persona para los programas que capacitan a los trabajadores en servicios esenciales, como el trabajo policial, la lucha contra incendios y la enfermería, continúan, según la orientación de la oficina del rector y las solicitudes de los funcionarios locales de salud pública y seguridad.

Anuncio

Goldsmith expuso que su universidad trabaja con cerca de una docena de sitios locales para ofrecer ubicaciones clínicas a alumnos de enfermería; sólo uno de ellos, St. Agnes Medical Center, todavía está permitiendo estudiantes.

“Nuestra capacidad... ha disminuido considerablemente”, aseveró Goldsmith.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio