Anuncio
Share
California

El día que el presidente salvadoreño Nayib Bukele guardó silencio en Twitter

Nayib Armando Bukele
El presidente de El Salvador Nayib Bukele se toma un selfie al comenzar su discurso ante la Asamblea General de las Naciones Unidas el 26 de septiembre del 2019, la que luego viralizó por medio de Twitter.
(Richard Drew/AP)

La cuenta de Twitter del presidente Nayib Bukele repiquetea. Es tan movida con sus publicaciones y se pronuncia sobre muchos temas, no solo de El Salvador, sino también de asuntos fuera de su tierra, tanto que en sus 1.6 millones de seguidores tiene a gente de diferentes naciones.

“Después de ver lo que está pasando en Ecuador, creo que nos quedamos cortos en el cálculo de lo que este virus hará”, publicó a la 1:29 de la madrugada el presidente.

Un poco más tarde. Es decir, 18 minutos después, agregó en otro tuit: “No es hora de dormir. Es hora de prepararnos”.

Los tuits de Bukele son su voz. En esta red social da órdenes y posturas oficiales. Para los medios de comunicación y sus gobernados, es la forma que tienen para informarse. Sus publicaciones se convierten en notas y en titulares en los periódicos.

Anuncio

Pero desde hace unos días, a pesar de que lo etiquetan sus compatriotas en el extranjero, el mandatario se mantiene en silencio.

Esta madrugada, Luciana Villavicencio hizo un intento más, porque no pierde la esperanza de que el presidente haga un pronunciamiento que resuelva su preocupación.

“Lo he visto pronunciarse con tantas cosas en Twitter y no tener ni un mensaje para los que nos quedamos afuera, me parte el alma como no tiene idea”, manifestó la joven salvadoreña desde Stockton (California) en un video a las 12:17 am hablándole directamente a Bukele.

Anuncio

Luciana Villavicencio
Luciana Villavicencio llegó a una capacitación en Las Vegas con un grupo de 15 salvadoreños, pero una parte del grupo no ha podido retornar.
(Twitter)

Villavicencio, residente en San Salvador, se quedó varada en Estados Unidos, a raíz de las medidas tomadas en su país para detener el contagio del coronavirus.

Esta joven empresaria tenía su vuelo de regreso a El Salvador el 18 de marzo, pero un día antes el presidente ordenó que el aeropuerto San Óscar Arnulfo Romero fuera cerrado por 15 días.

“Vine a Estados Unidos a una capacitación”, relató Villavicencio a Los Angeles Times en Español, detallando que llegó a Las Vegas (Nevada) a una conferencia sobre mercadeo en línea, y tenía programada otra en San José (California), pero se suspendió debido a la cuarentena.

Anuncio

De Las Vegas se movió a Ontario con un grupo de salvadoreños que participó en la conferencia. En ese vaivén, se encontraron con que era obligatorio quedarse en casa y las medidas tomadas por el gobernador californiano, Gavin Newsom, generó histeria en la población.

“Empezamos a ver que faltaban cosas en el supermercado, no encontramos nada”, relató

Al ver que era imposible volar de regreso a su tierra, buscó ayuda con un amigo. La mamá de éste recibió a Villavicencio y tres jóvenes emprendedores más en Stockton, al norte de California.

Anuncio

En cambio, para Sofía González el viaje fue una emergencia familiar. Ella llegó a principios de marzo a Los Ángeles, su estadía sería de cuatro días nada más.

“Me tocó prácticamente salir corriendo”, contó a Los Angeles Times en Español.

El hermano de su mamá falleció y esa pérdida impactó la salud de su progenitora.

“Ella sufre de diabetes y el fallecimiento de mi tío la descompensó”, indicó la estudiante de enfermería, residente en la occidental ciudad de Santa Ana.

Anuncio

Sofia Gonzalez
Una emergencia familiar llevó a Los Ángeles a Sofía González a principios de marzo, a la fecha lleva 18 días más de los que tenía previsto permanecer en la ciudad.
(Facebook)

El Salvador declaró cuarentena y cerró sus fronteras el 11 de marzo. Una semana después, fue cerrado temporalmente el aeropuerto internacional.

Esa medida ha obligado a González a permanecer 18 días más en California.

En su desesperación, buscó ayuda en el consulado local. Habló por teléfono con un empleado administrativo quien le dijo que le iban a informar de su caso a la cónsul general. “No me han regresado la llamada”, manifestó consternada.

Anuncio

“Es una pesadilla que no termina, en vez de sentirme segura, hay más desesperanza”, manifestó frustrada, cuya mayor preocupación son sus cuatro hijos. “A mi familia le ha afectado demasiado su salud mental”, agregó.

En California hay cerca de una veintena de personas en las mismas condiciones. Sin embargo, la Cancillería de El Salvador reporta que son más de 3.000 salvadoreños, muchos de ellos se encuentran en Estados Unidos, pero otros quedaron varados en México, Nicaragua y Costa Ria, entre otras naciones.

“Somos muchos los afectados. Solo pedimos un permiso y apertura de vuelo humanitario para poder regresar al país, entrar a cuarentena para luego estar con nuestros hijos”, escribió Manuel José Rivera en Facebook, en donde están utilizando la etiqueta #VaradosSV para transmitir sus mensajes.

Ante esta problemática, la oficina de la diplomacia salvadoreña creó un centro de operaciones para atender a los que quedaron varados; sin embargo, a la fecha solo ha servido para censar a la población que está en el extranjero.

En Estados Unidos, el gobierno de Perú, por medio de los consulados, ha provisto hospedaje y alimentación a quienes salieron afectados por el cierre de fronteras.

Anuncio

Guatemala, por su parte, consiguió con el gobierno estadounidense un avión para repatriar a los suyos y Honduras abrió el aeropuerto tres días para que retornara su gente. En El Salvador todavía se desconoce lo que harán.

“Cuesta creer que debemos rogar, y ni así tenemos una vía o esperanza de poder regresar”, lamentó Ana Ruth Granadino en un mensaje en Facebook, publicado la noche del martes. “Muchos políticos mienten diciendo que no queremos cumplir con los protocolos establecidos”, añadió.

Los afectados insisten en que la idea de regresar es para someterse a las disposiciones sanitarias de la cuarentena; en este momento, a muchos de ellos los recursos se les han agotado, temen el riesgo de contagio y están preocupados por sus familiares en El Salvador, algunos en condiciones vulnerables.

Anuncio

Entre las personas varadas se encuentra el alcalde de la ciudad de Santa Tecla, Roberto d’Aubuisson. También está el popular cantante migueleño Marito Rivera, junto a los integrantes de su grupo musical, Bravo.

En medio de todo el problema por el coronavirus, en las redes sociales se han volcado en contra del clamor de estas personas que no pueden regresar a El Salvador.

Al famoso intérprete y compositor de cumbias, le suplican que no intente retornar a su país.

“Marito por el amor de Dios no lo hagan”, le escribió Noemí Salazar en un foro de Facebook.

Anuncio

“Aquí están bien en Houston, de que se preocupan”, publicó Brenda Montalván.

“Por amor a los niños y ancianitos de El Salvador, espera unos días más”, escribió Sandra Ventura.

Estas y otras reacciones han surgido a raíz de una nota publicada en el rotativo La Prensa Gráfica, en donde el músico le decía al presidente Bukele: “Abra una ventanita para regresar a El Salvador”.

Anuncio

Rivera se encuentra en un hotel en Houston, Texas. Junto a él están nueve músicos de la banda. El retorno lo tenían programado para el 24 de marzo.

En un grupo de WhatsApp, se han reunido a más de 200 personas, en donde comparten sus experiencias e iniciativas para generar opinión y llamar la atención de Bukele.

En ese chat, también interviene Luciana Villavicencio, quien ha comenzado a publicar videos con los testimonios de otras personas del grupo.

Sin embargo, ella tiene su propia preocupación.

Anuncio

“Soy mamá, tengo una niña de nueve años y tengo a mi mamá que padece insuficiencia renal”, explicó la empresaria graduada de la Universidad Centroamericana (UCA). “Es difícil, sientes impotencia que si pasa algo con tu familia no puedas hacer nada”, dijo con frustración.

A su criterio, todos tienen claro que al regresar van a ser enviados a un centro de contención, para someterse a la cuarentena.

“Queremos regresar a casa, no nos estamos oponiendo a la cuarentena, pero obviamente estamos en riesgo acá”, manifestó.

Desde que se empezó a escribir esta nota, el presidente ha publicado y retuiteado decenas de mensajes.

A las 12:03 pm de este miércoles, Bukele escribió: “Hay que dejar de discutir si se toma una medida o no, si somos alarmistas o no, si es constitucional (a criterio de alguien) o no, si conviene a los intereses de un grupo o no”.

Anuncio

“Hay que actuar. Ya”, cerró en su tuit.

Han pasado 13 horas desde que Villavicencio publicó su último video y hasta la 1 pm de hoy, todavía el presidente sigue guardando silencio.

“¿Por qué nos ha olvidado? ¿Por qué nos olvidó a los que estamos varados en países de riesgo?”, le preguntó Villavicencio al presidente en ese video publicado en la madrugada.

Esta empresaria entiende la razón del cierre del aeropuerto, pero cree que junto a esa medida se debió considerar la repatriación ordenada, tal como lo han hecho los gobiernos de los países vecinos.

“No vas a cerrar la frontera y ver sufrir a 3.000 salvadoreños que quedaron afuera”, reflexionó Villavicencio. “Espero que no sea tan tarde para regresar en cenizas”, concluyó.


Anuncio