Los murciélagos son culpados por el coronavirus, pero ellos enfrentan su propio riesgo de virus - de los humanos

A big brown bat in Yolo Bypass Wildlife Area
Un gran murciélago marrón en Yolo Bypass Wildlife Area. El Servicio de Pesca y Vida Silvestre de EE.UU emitió la semana pasada un aviso a los científicos para que suspendieran todos los estudios de murciélagos, preocupados de que los investigadores pudieran transmitir el coronavirus a sus sujetos de estudio.
(Carolyn Cole / Los Angeles Times)
Share

Las pruebas sugieren que el coronavirus se originó en los murciélagos de Asia. Pero algunos investigadores dicen que, aquí en América del Norte, los murciélagos se enfrentan al riesgo opuesto: de ser infectados por portadores humanos.

A medida que los virólogos forenses buscan descubrir los orígenes de COVID-19, los murciélagos han sido señalados como una posible fuente. Los análisis genéticos muestran que el virus es muy similar al que albergan los murciélagos de herradura chinos, y los investigadores creen que es posible que salte de esos mamíferos alados a las personas.

Pero algunos amantes de los murciélagos y quiropterólogos, científicos que estudian a los mamíferos voladores, están convencidos de que no hay pruebas. Ellos en cambio, piensan todo lo contrario: que las personas con COVID-19 podrían transmitir la enfermedad a ellos.

Se encuentran particularmente preocupados por las poblaciones de murciélagos norteamericanos ya vulnerables, que están siendo aniquiladas por el síndrome de la nariz blanca, una enfermedad causada por un hongo mortal.

No hay evidencia que indique que los murciélagos puedan contraer el coronavirus de las personas, dijo Alice Chung-MacCoubrey, bióloga de murciélagos del Servicio de Parques Nacionales y profesora afiliada de la Universidad de South Oregon. “Pero es algo que nos preocupa”.

Anuncio

El sábado por la noche, cientos de miles de murciélagos de cola libre mexicanos salieron de debajo del puente de Yolo, una zona que abarca los humedales y el canal de control de inundaciones al oeste de Sacramento.

Cuando se acercaba la oscuridad, una media docena de fotógrafos aficionados aparecieron junto al puente, con la esperanza de obtener buenas fotos del enjambre. Se produjo un pequeño debate sobre si sería mejor atrapar a los murciélagos con un gran angular versus un zoom.

Los informes indican que el COVID-19 tiene la capacidad de saltar de los humanos a otras especies, incluidos los gatos domésticos y un tigre malayo en el zoológico del Bronx. Y debido a que las personas pueden vivir cerca de los murciélagos, los mamíferos voladores a menudo residen en áticos y otros espacios, el sentido común sugiere que también podría transmitirse hacia ellos.

Ninguno de los fotógrafos parecía preocupado por pasar el virus a los murciélagos. O, para el caso, el uno al otro. Sólo uno de ellos llevaba una mascarilla.

Sin embargo, Corky Quirk, coordinadora de programas de la Fundación Yolo Basin, y una aficionada a los murciélagos, usaba una mascarilla y guantes mientras manejaba algunos de sus murciélagos “embajadores”, murciélagos heridos que no pueden volver a ser liberados en la naturaleza, pero viven dentro de la comodidad de su hogar.

Anuncio

Este mes, el Servicio Federal de Pesca y Vida Silvestre envió una directiva que aconseja a los científicos que suspendan todos los estudios de murciélagos, preocupados de que los investigadores puedan transmitir la enfermedad a sus sujetos de estudio.

Además, Chung-MacCoubrey dijo que el Servicio Geológico ha organizado un equipo de expertos para evaluar el riesgo y establecer medidas preventivas. Esperan publicar un informe para mayo.

No sería la primera vez que los humanos introducen una enfermedad en los murciélagos.

Aunque el Pseudogymnoascus destructans, un hongo amante del clima frío que causa el mortal síndrome de la nariz blanca en las poblaciones de murciélagos en todo Estados Unidos, no se originó en las personas, se transmite por ellos.

 Lava Beds National Monument
Un letrero en el Lava Beds National Monument advierte a los visitantes que deben ser examinados antes de visitar las cuevas para evitar la propagación de virus a los murciélagos.
(Carolyn Cole / Los Angeles Times)

En una tarde reciente, en el Lava Beds National Monument del condado de Siskiyou, justo al sur de la frontera de Oregón, los carteles en el parque y las entradas a las cuevas indicaban a los visitantes que fueran examinados en el centro del parque para detectar el hongo, antes de descender a las cuevas.

Debido al brote de coronavirus, el centro del parque estaba cerrado. Sin embargo, un equipo periodístico del Times no había estado en ninguna cueva o mina fuera de Estados Unidos desde 2006, el criterio utilizado por el Servicio de Parques Nacionales para determinar el acceso.

Las cuevas eran frías y oscuras, y no se veían murciélagos, aunque había signos de su presencia: manchas en las paredes y guano en el piso.

La crueldad del hongo, dijo Chung-MacCoubrey, es que prospera en los cuerpos de las especies de murciélagos en hibernación, cuyas temperaturas corporales caen en el invierno, ya que sus cuerpos entran en letargo. Luego, en las especies de murciélagos que son sociales, el hongo se propaga a medida que interactúan -en proceso de aciclamiento y descanso en colonias gigantes- entre sí.

Si los murciélagos pudieran practicar el distanciamiento social, como los humanos, señaló, el virus no sería una amenaza.

Anuncio

Aunque los informes noticiosos han sugerido que el hongo se ha extendido a los murciélagos de California, Chung-MacCoubrey dijo que los investigadores aún no están seguros.

Mexican free-tailed bats at the Yolo Bypass Wildlife Area
Murciélagos mexicanos de cola libre en el Yolo Bypass Wildlife Area. Los investigadores están preocupados por las poblaciones vulnerables de murciélagos de América del Norte, que están siendo aniquiladas por el síndrome de la nariz blanca, una enfermedad causada por un hongo.
(Carolyn Cole / Los Angeles Times)

La investigadora del servicio de parques expuso que encuestó en dormideros a dos poblaciones en la ciudad de Chester, en el norte de California, en 2018 y 2019. Y aunque detectó “cantidades muy, muy pequeñas” del hongo, “hay mucho debate en la comunidad científica sobre cómo interpretar esos bajos niveles”.

Sin embargo, siguiendo el movimiento del hongo en otros estados, espera ver pronto “grandes casos positivos” en el norte de California, suponiendo que pueda continuar su investigación.
“Hasta que comprendamos mejor el riesgo de transmitir el virus COVID-19 a los murciélagos de América del Norte”, dijo, el gobierno aconseja que “los investigadores de la vida silvestre, los rehabilitadores y los operadores de control de la vida silvestre eviten manipular o estar cerca de los murciélagos”.

Yolo Bypass Wildlife Area
Como parte del papel de Corky Quirk como coordinadora del programa de la Fundación de la Cuenca de Yolo, se ocupa de los murciélagos heridos que no pueden ser liberados de nuevo en la naturaleza. COVID-19 es preocupante, dice Quirk, pero los murciélagos se enfrentan a mayores amenazas, como la pérdida de hábitat.
(Carolyn Cole / Los Angeles Times)

El COVID-19 es preocupante, reconoció Quirk, la rehabilitadora de murciélagos, mientras sostenía un murciélago pardo grande y malhumorado, al momento de alimentarlo con un par de pinzas. Pero dijo que los murciélagos enfrentan mayores amenazas, como la pérdida de hábitat, el uso generalizado de productos químicos agrícolas, el cambio climático y los gatos.

“Los murciélagos son realmente extraordinarios”, manifestó, exaltando su increíble papel en el manejo de las poblaciones de insectos, incluidos los mosquitos.

Señaló la experiencia de un agricultor de arroz que arrienda tierras de cultivo en la reserva natural de Yolo. El granjero no necesita usar insecticidas, destacó, porque los murciélagos mantienen su cultivo libre de insectos.

A night scene at Lava Beds National Monument, which is closed
Una escena nocturna en el Lava Beds National Monument, que está cerrado debido al brote de coronavirus.
(Carolyn Cole / Los Angeles Times)

Chris Starr y U.B. Giberson, dos removedores de vida silvestre del Centro de Comando de Vida Silvestre, una compañía de control de plagas en Sacramento, aseguraron que han incrementado un profundo respeto por los murciélagos desde que comenzaron a trabajar en el negocio.

Anuncio

“Los humanos sólo necesitan aprender a convivir con ellos”, señaló Starr, está bien si no quieren colonias viviendo en su casa o ático.

“Pero al aire libre, debajo de puentes como este”, expuso, señalando por debajo de Yolo, “cumplen una función vital. Los murciélagos son buenos. Quiero decir, son increíbles”.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.