Anuncio

Los ‘dreamers’ celebran fallo de la Corte Suprema a favor de Daca, pero la lucha sigue

Jóvenes amparadas al programa Daca se reunieron en la Plaza Olvera.
Jóvenes amparadas al programa Daca se reunieron en la Plaza Olvera de Los Ángeles para celebrar el fallo de la Corte Suprema.
(Soudi Jiménez/Los Angeles Times en Español)

El fallo de la Corte Suprema de Estados Unidos le devolvió la alegría a unos 800 mil jóvenes inmigrantes amparados a la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), programa que el presidente Donald Trump quería revocar desde que asumió el poder en enero de 2017.

La decisión de la Corte, de 5 votos a favor y 4 en contra, permitirá que los beneficiarios de este alivio migratorio sigan gozando de un permiso de trabajo, su número de seguro social y sean protegidos de la deportación.

“Estoy con mucha felicidad”, manifestó Ianaí Molina, con un globo en su mano que se lee “lo hiciste”.

“Teníamos fe que sí se iba a hacer esto posible, lo que tenemos felicidad ahora es que nueva gente pueda estar en este programa”, agregó Molina, quien llegó junto a otros beneficiarios a este alivio migratorio a la Plaza Olvera, en la ciudad de Los Ángeles.

Este programa fue creado por el presidente Barack Obama, medida ejecutiva que fue anunciada el 15 de junio de 2012.

Anuncio

Sin embargo, desde el 5 de septiembre de 2017 se suspendió que los “dreamers” pudieran someter nuevas solicitudes, decisión adoptada por el presidente Trump. La disputa legal llegó hasta la Corte Suprema, la que hoy dio un respiro a los jóvenes que se encontraban en riesgo de quedarse sin esa protección.

“Estamos muy emocionados y muy contentos que la Corte Suprema decidió que el programa Daca se quede”, expresó Leticia Zarazua, pero no pierde de vista que este alivio sigue siendo temporal.

“Vamos a seguir con la lucha para que este sistema cambie y podamos tener una solución permanente para todos los ‘dreamers’, para todos los padres de los ‘dreamers’, que son los soñadores principals en este país y solo vinieron a trabajar y a cumplir el ‘sueño americano’”, apuntó Zarazua.

El presidente Trump tenía la confianza en que la Corte Suprema revocaría este programa como él lo pretendía. Sin embargo, los jueces con su fallo calificaron que la decisión del mandatario era arbitraria y no justificada.

El programa Daca evita la deportación de los que están amparados, pero no otorga una vía para obtener la residencia ni la ciudadanía estadounidense.


Anuncio