Anuncio

Madres latinas se solidarizan con familia de Vanessa Guillén al revelarse nuevos hallazgos

Un grupo de madres latinas, encabezada por la exasambleísta Patty López.
Un grupo de madres latinas, encabezada por la exasambleísta Patty López, pidieron justicia por el caso de Vanessa Guillén, desaparecida y luego asesinada en Texas.
(Soudi Jiménez/Los Angeles Times en Español)

Al ver el calvario que ha atravesado la familia de la soldado Vanessa Guillén desaparecida desde hace 72 días en Texas, un grupo de madres salió a pedir justicia por un caso que lentamente va aclarándose al ser detenida la novia del principal sospechoso que se suicidó esta semana.

“Me veo en la obligación de tener que expresar la indignación de lo que está sucediendo en nuestro sistema militar”, manifestó Denise Mejía, residente en el Valle de San Fernando y madre de un joven destacado en el Medio Oriente con la Marina de Estados Unidos.

“Esta es una vida perdida injustamente dentro de nuestras bases militares y desgraciadamente no es la única, pero con esto (denuncia) ojalá que logremos que sea la última”, lamentó Mejía en una conferencia de prensa realizada a un costado del parque que honra la memoria de César Chávez.

Las madres de familia portaban fotos de la joven desaparecida y carteles en los que se leía “madres contra la guerra” y “jóvenes pobres matan a jóvenes pobres, mientras cuentan sus ganancias viejos ricos”. Ahí se dieron cita niños y adultos mayores que levantaban la bandera estadounidense.

“Nosotros estamos aquí para apoyar a la familia Guillén”, reiteró Lucy Rivero, madre de un joven sargento que acaba de ser trasladado de una base militar en Hawaii a Missouri.

Anuncio

“Más del 16% de los latinos están en las fuerzas armadas, nuestros hijos están ahí para dar sus vidas (por el país), increíblemente estando ahí la señorita Guillén fue asesinada”, señaló Rivero.

Las autoridades del Estado Dorado están pidiendo a los habitantes que se mantengan cerca de sus casas y si viajan que tomen medidas preventivas

Guillén, de 20 años, desapareció el 22 de abril anterior de la base militar en Fort Hood, Texas.

El martes, 30 de junio, fueron encontrados restos humanos en los alrededores de la base militar; de acuerdo a la abogada de la familia, Natalie Khawam, se podría tratar de la joven desaparecida, pero es una información que todavía no ha sido confirmada.

Anuncio

De acuerdo a la familia, Guillén estaba siendo acosada por un sargento y ella tenía miedo de hacer la denuncia.

Lo que Khawam, abogada de la familia, ha confirmado es que la joven murió a martillazos en la cabeza. Sin embargo, el sospechoso de la desaparición, Aaron David Robinson, se suicidó el miércoles por la mañana.

“Robinson era un armero que trabajaba en un edificio adyacente a donde trabajaba Guillén”, dijo Damon Phelps, agente especial sénior de Fort Hood CID, en conferencia de prensa este jueves.

“Y él no estaba de ninguna manera ... en su cadena de mando”, manifestó Phelps.

Anuncio

Vanessa Guillén fue vista por última vez en un estacionamiento de la base en Fort Hood, Texas, el 22 de abril anterior.
(Facebook)

Sin embargo, la Oficina del Fiscal Federal del Distrito Oeste de Texas informó que Cecily Aguilar, de 22 años, enfrenta un cargo de conspiración por manipular pruebas en la desaparición de Guillén.

Aguilar era novia de Robinson y está detenida en una cárcel del condado de Bell, en Texas.

“Robinson le dijo a Aguilar que él mató a una mujer soldado al golpearla en la cabeza con un martillo”, publicó en un comunicado la oficina del fiscal, detallando en el escrito que el individuo llevó el cuerpo a un lugar remoto en el condado de Bell.

Anuncio

La oficina indicó también que Robinson solicitó la ayuda de su novia para deshacerse del cuerpo de la mujer.

“Aguilar reconoció a la fallecida como Vanessa Guillén, a quien ayudó a Robinson a mutilar y eliminar. Los restos encontrados en el condado de Bell aún no han sido identificados formalmente por las autoridades”, sostiene el escrito del fiscal.

Los jefes de la base militar aseguran que estaban investigando la denuncia sobre acoso sexual, pero indicaron que no encontraron ninguna evidencia creíble en el caso de Guillén.

A mediados de semana, las hermanas de Guillén, Mayra y Lupe, junto a su padre, Roger, se desplazaron hasta Washington D.C. en donde dieron una conferencia de prensa señalando que la Fuerza Armada ha encubierto este caso.

Anuncio

“Mi hermana no merecía sufrir. Mi hermana no merecía esto. Mi familia no merecía esto”, dijo Lupe a la prensa entre lágrimas.

Ante la conmoción que ha causado este caso, la exasambleísta de California, Patty López, se sumó al clamor popular y aprovechó para pedir a los políticos latinos a que actúen a favor de su comunidad.

Rodeada por madres de familia, algunas de ellas con hijos en el ejército, López exigió que se detenga la discriminación y se haga justicia.

“Este caso fue en Texas, pero muchos de nuestros hijos en California van a esa base a prestar servicios”, dijo la exasambleísta.

“Pongan leyes, hagan su trabajo, dejen la política a un lado, hay cosas importantes, nos están matando a nuestros jóvenes”, reclamó López a los políticos que están en el capitolio estatal y en el federal.

Anuncio

Durante 12 años, Margarita Cervacio tuvo a una hija en el ejército.

En ese tiempo, asegura esta inmigrante mexicana que su hija no sufrió ningún abuso, pero se solidariza con la familia de Guillén al ver todo el sufrimiento que han atravesado los últimos 72 días.

“Pido justicia”, dijo Cervacio.

Anuncio

“Lo que pido es que hagan investigación y que les den cárcel a los responsables”, concluyó Cervacio.


Anuncio