Anuncio

Pequeña ciudad desértica es devastada por incendios mientras lucha contra el coronavirus

Ana Valenzuela stares at the pile of ashes and debris where her home in Niland, Calif., once stood.
Ana Valenzuela mira el montón de cenizas y escombros donde una vez estuvo su hogar en Niland, California.
(Eduardo Contreras / San Diego Union-Tribune)

Un incendio forestal en la ciudad de Niland, en el condado de Imperial, costó a docenas de familias sus casas durante la pandemia COVID-19.

NILAND, California. - Para Genesis Palta, la pandemia ya había significado una reacción en cadena.

La orden de quedarse en casa obligó a su madre a dejar de vender postres mexicanos a sus vecinos, lo que redujo los escasos ingresos de la familia. Su padre estaba preocupado por contraer el coronavirus y transmitirlo a su familia. Pero dependían de los $ 500 en efectivo que le pagaban cada semana, por lo que trabajó turnos de 13 horas en los vastos campos de brócoli y coliflor.

Para completar los gastos del mes, Palta, de 20 años, utilizó parte de su ayuda financiera para el Imperial Valley College para comprar papel higiénico y mascarillas cuando los suministros se agotaron en los mercados locales. “Incluso comenzamos a limitar la cantidad de veces que usamos el baño para ahorrar en papel higiénico”, dijo. “Pensaba constantemente: ‘¿Tendremos suficiente para el mes?’”.

Pero tal situación no preparó a Palta para la última calamidad.

Anuncio

El domingo, escuchó un grito de terror. Luego vio a su hermana de 15 años, Emily, luchando contra las llamas que se alzaban sobre ella. La casa de los Paltas era una de las 40 que se incendiarían esa noche. Una persona murió por el incendio.

El incendio de Niland se desató en el mismo momento en el que los casos de COVID-19 aumentaron dramáticamente en el Condado de Imperial, lo que obligó a la transferencia de pacientes a hospitales de otros condados.

También golpeó a una población que ya estaba en problemas.

En esta ciudad en el extremo sureste de California, el salario promedio anual es de $ 19,800 y el 57% de los residentes viven por debajo del umbral de pobreza. El desempleo en el Condado Imperial está entre los peores del estado.

Anuncio

Seen from above, blocks of homes on Third Street lay in ashes the day after high winds stoked a wildfire
Bloques de casas en Niland, California, quedaron en cenizas el lunes, un día después de que los fuertes vientos avivaran un incendio forestal.
(Robert Gauthier / Los Angeles Times)

Filas de casas en la ciudad de aproximadamente 1,000 habitantes fueron diezmadas. Desaparecieron cuadras enteras.

“El fuego saltó de casa en casa”, dijo Sherry Fleischer, quien había vivido en Niland durante 32 años. “Ninguno de nosotros tiene seguro en nuestros hogares. En su mayoría somos personas jubiladas que viven en casas móviles”.

A medida que se extendía el incendio, más de 100 residentes fueron evacuados a una estación de la Cruz Roja en la Escuela Preparatoria Calipatria, donde se les indicó que permanecieran en sus vehículos y se les realizó un examen para detectar el coronavirus, dijo el oficial de información pública del Condado de Imperial, Linsey Dale. Los que dieron positivo fueron enviados a un lugar aislado, mientras que otros se refugiaron en habitaciones de hotel y recibieron comidas y cupones de alimentos.

Anuncio

Volunteers load cases of plastic water bottles into the back of a pickup truck at school district offices
El voluntario Holden Yorgason ayuda a cargar donaciones de agua para víctimas de los incendios en las oficinas del Distrito Escolar Unificado de Calipatria el martes.
(Eduardo Contreras / San Diego Union-Tribune)

Fleischer, quien perdió su hogar en el incendio, pasó dos noches en un motel antes de mudarse al remolque de su madre en Niland.

Aunque estaba preocupada por el contagio de COVID-19, dijo Fleischer, la angustia que sintió al acercarse a su casa derrumbada superó los temores de la pandemia. No podía soportar caminar cerca de los escalones del porche quemado. Ella apartó los ojos, que estaban llenos de lágrimas, de la puerta principal. En el interior yacían los restos carbonizados de sus 33 gatos.

Dos noches antes, cuando el fuego se propagó en su casa desde ambos lados del camino, ella había evacuado con su hija, dejando atrás su gallinero y sus queridos gatos.

Anuncio

Álvaro Baltierra, de 24 años, y su madre de 60 años, Ana Valenzuela, también regresaron el martes para comenzar a limpiar los restos carbonizados de su hogar.

“Todo sucedió demasiado rápido”, dijo Baltierra. “El sentimiento es algo más que horrible”.

Pudo salvar dos autos y planeó quedarse con su madre en la casa de su hermano al otro lado de la ciudad. Él y Valenzuela esperan comprar un remolque en el futuro cercano para reemplazar su hogar perdido. Mientras tanto, continuarán trabajando en los campos.

A solo unas cuadras de distancia, los Palta habían visto el domingo cómo lloviznaban cenizas sobre su casa.

Anuncio

Al principio, el fuego no parecía tan grave. Pero a las 6 p.m., la luz del sol luchaba por penetrar a través de una gruesa capa de humo negro. La sala se oscureció, dijo Genesis Palta, salvo por la luz del monitor de su computadora.

Ella corrió afuera.

Primero, una palmera al costado de su casa se incendió, luego una caja de cartón en el patio trasero. La tubería de gas se puso roja como el fuego.

En el horrible caos, dijo Palta, no se dio cuenta de que el calor había quemado gravemente la espalda de su madre.

Anuncio

Cuando soplaban los vientos, ella corrió adentro para agarrar a sus perros. Ella dejó su teléfono y su billetera con un ahorro de $ 500 mientras los oficiales de policía gritaban para que evacuaran.

Con su padre todavía en el trabajo, la familia no tenía automóvil para escapar.

Su vecina le arrojó las llaves de un auto de repuesto y Palta llevó a su madre y hermana a un lugar seguro. Cuando se fueron, ella pudo escuchar el colapso de la casa familiar. Palta miró el espejo retrovisor, dijo, y sintió que cualquier fragmento de vida normal desaparecía entre el humo y el resplandor del incendio.

A woman loads a Virgin Mary statue into her car at the charred remains of her home
La residente de Niland, California, Ana Valenzuela, carga una estatua de la Virgen María, una de sus únicas posesiones que sobrevivió al incendio, en su automóvil el martes
(Eduardo Contreras / San Diego Union-Tribune)
Anuncio

Mientras desempacaba comestibles en la habitación del hotel, Palta dijo que se sentía desconsolada y sin aliento.

El virus que afecta a su comunidad se convirtió en un asunto secundario. La búsqueda de un nuevo hogar era la crisis que debía resolverse antes de que el bono de hotel de una semana de la familia terminara.

“Volvimos ... a hurgar entre los escombros”, dijo. “Principalmente, fue para poder tener una sensación de cierre”.

Two friends help Alvaro Baltierra, right, clear debris from his fire-ravaged home in Niland, Calif.
McKenzie Fisher, a la izquierda, y Agustín González ayudan a su amigo Álvaro Baltierra a limpiar los escombros de su hogar devastado por el fuego en Niland, California
(Eduardo Contreras / San Diego Union-Tribune)
Anuncio

Nada se salvó.

Palta pensó en las artesanías que su madre y su hermana hacían encorvadas sobre su mesa de vidrio en el centro de su sala, y las figurillas de arcilla que producían en su tiempo libre.

Ella había compartido una cama doble que funcionaba como un sofá en la sala de estar con Emily.

La casa era modesta. Pero era su casa.

Anuncio

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


CaliforniaNota Roja
Anuncio