Anuncio

Brote de coronavirus golpea a Los Angeles Apparel con más de 300 infecciones y 4 muertes de empleados

 Workers inside  Los Angeles Apparel
Trabajadores dentro de Los Angeles Apparel en 2017.
(Brian van der Brug / Los Angeles Times)

Cuando el coronavirus comenzó a propagarse rápidamente en la primavera, Los Angeles Apparel fue una de las muchas marcas de moda que modificó las operaciones para hacer mascarillas reutilizables.

El extravagante fundador de la compañía, Dov Charney, dijo en marzo que sus 400 empleados estaban tratando de mantenerse al día con la desesperada necesidad de protección y que esperaba producir 100.000 mascarillas por semana.

Pero las autoridades ahora dicen que un brote de coronavirus ha afectado a Los Angeles Apparel, con más de 300 infecciones y cuatro muertes relacionadas con el virus entre los trabajadores del fabricante.

El Departamento de Salud Pública del condado de Los Ángeles dijo que primero cerró las operaciones del fabricante de prendas del sur de Los Ángeles el 27 de junio después de que los inspectores encontraron “violaciones flagrantes” de las órdenes de control de infecciones de salud pública y señalaron que la compañía no cooperó con una investigación de un brote de coronavirus reportado. El jueves, el departamento ordenó la suspensión continua de las operaciones de Los Angeles Apparel, informaron el viernes los funcionarios.

Anuncio

“La muerte de cuatro trabajadores dedicados a la confección es desgarradora y trágica”, dijo la directora de salud pública del condado, Bárbara Ferrer, en un comunicado. “Los propietarios y operadores de empresas tienen una responsabilidad corporativa, moral y social con sus empleados y sus familias para proporcionar un ambiente de trabajo seguro que cumpla con todas las directivas de los oficiales de salud: esta responsabilidad es importante, ahora más que nunca, mientras continuamos luchando contra este virus mortal”.

En una entrevista, Charney dijo que las comunicaciones de su compañía con el departamento han sido “un laberinto de direcciones contradictorias” y calificó su “catalogación” de la supuesta negligencia de Los Angeles Apparel como “escandalosa”. Agregó que la compañía ha trabajado para ayudar a todos sus trabajadores a hacerse la prueba varias veces en los últimos meses y que las tasas de infección más altas en comunidades como South L.A. se reflejarían naturalmente en una fábrica como la suya.

“Creemos que siempre, desde el inicio de la epidemia, hemos estado haciendo todo lo posible para distanciarnos socialmente y seguir todas las directivas que conocemos”, manifestó.

Anuncio

“Estamos lidiando con una epidemia masiva que ha aumentado astronómicamente en nuestra comunidad, en el sur de Los Ángeles, y se ha manifestado en nuestra fábrica”.

El brote se encuentra entre los más grandes en un lugar de trabajo reportado hasta ahora en el condado. En mayo, funcionarios de salud anunciaron que brotes de COVID-19 habían afectado a nueve instalaciones industriales en Vernon, incluidas cinco plantas empacadoras de carne. El brote más grande ocurrió en la planta Farmer John, propiedad de Smithfield Foods, productor del Dodger Dog, donde 153 de 1.837 empleados dieron positivo para COVID-19 en los meses de marzo a mayo, dijo el departamento en ese momento.

Según funcionarios de salud, tres de las muertes relacionadas con el coronavirus entre los trabajadores de Los Angeles Apparel ocurrieron a principios de junio y una a principios de julio.

En su declaración, el Departamento de Salud Pública expuso que un proveedor de atención médica le notificó el 19 de junio de un posible brote. Como parte de la investigación del departamento, los funcionarios de salud pidieron a la compañía una lista de todos los empleados que luego podrían comparar con los resultados de las pruebas que el departamento había recibido. La compañía, dijeron, no pudo proporcionar la lista después de múltiples solicitudes.

Anuncio

Durante una visita al sitio el 26 de junio, el departamento declaró que los inspectores observaron múltiples violaciones de los requisitos de distanciamiento social y protocolos de control de infecciones, incluido el uso de cartón como barrera entre los trabajadores. En base a esa visita y al hecho de que la compañía no proporcionó una lista completa de empleados, el departamento dijo que decidió cerrar las operaciones hasta que se cumplieran los estándares de seguridad.

A principios de julio, los funcionarios de salud dijeron que recibieron una lista “incompleta” de empleados de la compañía y la usaron para ayudar a determinar la magnitud del brote. El departamento declaró que la empresa reabrió con nuevos empleados en violación de su orden. Charney impugnó esto, diciendo que el departamento le informó esta semana que la compañía podía volver a abrir.

Marissa Nuncio, directora del Garment Worker Center, dijo que comenzó a escuchar en mayo de los trabajadores de Los Angeles Apparel que se habían enfermado por el coronavirus. Algunos, señaló, habían expresado su preocupación por el cumplimiento constante de los estándares de distanciamiento social.

Anuncio

“Con tantos trabajadores que están enfermos, con cuatro muertes, con esfuerzos frustrados, las cosas deben corregirse allí", manifestó. “Tiene sentido para nosotros que DPH tome esta acción. Claramente, no se está haciendo lo suficiente para proteger a los trabajadores”.

La noticia llega cuando los casos de coronavirus continuaron extendiéndose por todo el estado. California superó las 7.000 muertes el sábado. Los funcionarios de salud del condado de Los Ángeles confirmaron el sábado 2.916 nuevos casos de coronavirus y 57 decesos adicionales.

Más de 2.000 personas en el condado están hospitalizadas con el virus, con un 27% de los casos confirmados en cuidados intensivos y un 18% en ventiladores, informaron las autoridades. Es un aumento significativo de las 1.350 a 1.450 hospitalizaciones diarias reportadas hace un mes, según el Departamento de Salud Pública del condado.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Anuncio


Anuncio