Anuncio

La pandemia desnudó la brecha digital entre los latinos que ahora accederán a una computadora en L.A.

Jonathan, de 6 años, recibió su laptop de manos de Grace Sánchez, de la escuela Para Los Niños.
Jonathan, de 6 años, recibió su laptop de manos de Grace Sánchez, empleada de la escuela Para Los Niños, ubicada en el vecindario Westlake, en Los Ángeles.
(Soudi Jiménez/Los Angeles Times en Español)

En pleno Siglo XXI, para algunos hogares todavía el acceso a la tecnología no está al alcance de la mano, pero un grupo de familias latinas vio hoy como ese sueño se hizo realidad al recibir la donación de una computadora, que les conectará a la educación virtual en medio de la pandemia de coronavirus.

“Este regalo es muy especial para salir adelante”, manifestó Cristina Salmones luego de recibir una computadora portátil donada por Amazon.

Salmones llegó junto a su hija Crystal, de 7 años, al local de la escuela Para Los Niños, ubicada en el vecindario Westlake, en Los Ángeles, en donde la niña cursará el segundo grado en agosto.

Al cerrarse las escuelas, en marzo pasado, esta familia tuvo que hacer malabares para conectarse a las sesiones por medio de Zoom y para completar las tareas porque no tenían una computadora.

Anuncio

“No tenemos internet en la casa, entonces mi niña estuvo trabajando por teléfono”, indicó Salmones, originaria de Veracruz, México.

Cristina Salmones junto a su hija Crystal, de 7 años, muestran la computadora que les donaron.
Cristina Salmones junto a su hija Crystal, de 7 años, muestran la computadora que les donaron.
(Soudi Jiménez/Los Angeles Times en Español)

En ese mismo centro escolar, Jonathan, de seis años, estaba cursando kinder y ahora se prepara para ir al primer grado. Olga López, originaria de El Salvador, cuenta que ella por medio de su teléfono copiaba las tareas y las anotaba en una hoja de papel, para que su pequeño cumpliera con las tareas.

“Por la crisis que estamos ahorita, no tenemos muchas oportunidades”, reconoció la oriunda de Metapán, al plantear que difícilmente podría comprar una computadora, pues se encuentra sin empleo.

Anuncio

A esta salvadoreña, quien estudió hasta el quinto grado en su país, no le importó el sacrificio que hizo en el último año escolar, porque la meta es que su retoño llegue “muy alto” y no sufra lo mismo que ella.

“Yo me frustré mucho, porque se me hacía imposible, las tareas en el teléfono cuestan hacerlas, pero gracias a Dios lo logré”, explicó poco antes de recibir una laptop y una tarjeta de regalo por $150.

“Va a ser una gran ayuda para nosotros”, dijo López agradecida por la donación que recibió.

Anuncio

La escuela Para Los Niños fue escogida por la empresa Amazon para beneficiar a 10 familias, a quienes les entregaron una computadora portátil, para que puedan enfrentar el nuevo año escolar que debido a la pandemia arrancará de forma virtual, al igual que los últimos tres meses del año anterior.

De acuerdo a Grace Sánchez, gerente de casos escolares de este centro educativo, en el plantel de Westlake atienden a 315 alumnos de prekinder a segundo grado.

“Esta es una comunidad muy vulnerable, [pero] son niños muy inteligentes que quieren mejorar, educarse”, reconoció la administradora.

Los estudiantes de esta escuela en su mayoría son hijos de inmigrantes, quienes viven en condiciones de pobreza.

Anuncio

Y, al cerrarse los centros escolares, dijo Sánchez, este plantel no pudo proveerle una tableta o una laptop a todos los alumnos, porque no tenían el equipo suficiente en la escuela.

“Muchos de ellos no tienen tecnología en casa”, lamentó la administradora.

“Las familias tienen la opción de pagar la renta y comer, o comprar una computadora”, comparó Sánchez.

Por esa razón, reconoció que la entrega de estos aparatos estimulará y apoyará la educación a distancia de los niños y las niñas que fueron beneficiados.

Anuncio

“La computadora es casi un sueño [hecho realidad]”, subrayó Sánchez.

A juicio de David Flores-Sánchez, gerente de relaciones públicas para el mercado hispano y América Latina de Amazon, lo que se busca es atender las comunidades sub-representadas y desatendidas, para que tengan acceso a recursos, desarrollen habilidades y se pueda reducir la brecha digital.

“Queremos inspirar a esos niños”, comentó en relación al programa Amazon Future Engineer y otras iniciativas que impulsan en todo el país, dotando de recursos a los niños y jóvenes, orientándolos a que prueben la informática y la programación.

Esta compañía han observado que los jóvenes latinos pueden hacer carrera en la tecnología, al resaltar que, según la Oficina de Estadísticas Laborales de la Secretaría del Trabajo en Estados Unidos, en este 2020 se proyectaban 1.4 millones de trabajos disponibles relacionados a la informática.

Anuncio

El problema, según Flores-Sánchez, es que tan solo se tienen 400 mil graduados universitarios que puedan aplicar a estas posiciones que demandan estudios de ciencia, tecnología, ingeniería o matemáticas.

“A través de nuestros programas resaltamos y damos acceso a este campo”, subrayó.

En medio de la pandemia, esta compañía donó $3.9 millones para expandir la educación en informática en el estado de Virginia, como parte de Amazon Future Engineer. Esos fondos sirvieron para capacitar a 12 mil profesores que se vieron afectados por el cierre de los planteles escolares.

Anuncio

De igual forma, en junio como parte de este programa entregaron becas a 100 estudiantes por el valor de $40 mil para estudiar informática, además de tener la oportunidad de realizar sus prácticas profesionales pagadas en Amazon, después de su primer su primer año universitario.

“Estas habilidades cada vez son más importantes a través de distintos campos y fortalece el pensamiento crítico, así como las habilidades para solucionar problemas”, destacó Flores-Sánchez.

En el próximo año escolar, Angelina Beltrán tendrá un problema menos. Esta joven madre de ascendencia mexicana solo contaba con una tableta en casa y tiene dos hijas en la escuela; la mayor irá a segundo grado y la menor a primero.

Para resolver ese inconveniente, en el año escolar anterior, ella recogía en la escuela copias de las tareas y a veces las bajaba en el teléfono.

“Se me facilita para las tareas de las niñas y las juntas de la escuela, porque antes lo hacía en el teléfono y no se miraba muy bien”, confesó Beltrán poco antes de recibir su laptop.

Anuncio

En cambio, Pedro Cux, hijo de padres guatemaltecos, acompañó a su hermano menor, Manuel, a recoger la computadora portátil.

En su hogar, aseguró, tienen una computadora pero no era suficiente para los dos, ya que Pedro también la utilizaba para sus estudios universitarios.

“Es un impacto grande, es una gran ayuda, porque nos puede dar asistencia, que los dos podamos aprender igualmente, sin dificultades”, concluyó Cux.


Anuncio