Anuncio

Empresarios mexicanos hacen la diferencia mostrando la solidaridad en medio de la pandemia

Sergio e Irene Soto son propietarios del supermercado Grocery Outlet, ubicado en Sun Valley.
Sergio e Irene Soto son propietarios del supermercado Grocery Outlet, ubicado en Sun Valley, en donde marcan la diferencia con el servicio comunitario.
(Cortesía)

Al mismo tiempo que crearon su negocio, Sergio e Irene Soto adoptaron como bandera la solidaridad, al entender que si le devolvían parte de sus ganancias a la comunidad, crecerían juntos y ahora es parte del secreto para que la tienda Grocery Outlet, en Sun Valley, tenga solidez en medio de la pandemia.

“Esta es una colaboración mutua”, reconoce Irene, originaria de Zacatecas, México.

En mayo de 2016, estos empresarios mexicanos establecieron su negocio en el Valle de San Fernando. Entre ahorros y préstamos invirtieron $350 mil para abrir el supermercado que desde un principio contrató a 25 empleados. En ese momento, todos laboraban a tiempo parcial.

Anuncio

Sergio, de 40 años, nació y creció en el sur de Los Ángeles. Cuenta que después de 10 años en la Fuerza Armada de Estados Unidos fue contratado como director de una tienda Safeway, ese trabajo le permitió conocer la industria en la que ahora se desenvuelve como propietario.

“Agarré la experiencia para este negocio”, admitió el empresario hijo de padres mexicanos.

Sergio e Irene Soto establecieron su tienda Grocery Outlet en Sun Valley en mayo de 2016.
(Soudi Jiménez/Los Angeles Times en Español)

La experiencia fue clave, enfatizó, pero el crecimiento se alcanzó en la medida que empezaron a devolverle parte de sus ganancias a la comunidad.

Anuncio

“Nosotros tratamos como negocio de hacer una diferencia en la comunidad, especialmente en estos tiempos de pandemia donde hay mucha necesidad”, apuntó el emprendedor.

Desde hace tres años, comenzaron a ayudar a la organización Meet Each Need With Dignity (MEND), que atiende con alimentos a más de 600 familias en el vecindario Pacoima y sus alrededores.

Al menos 30 mil dólares han sido donados a esa entidad, detalló el hijo de inmigrantes zacatecanos. En julio, a pesar de la pandemia lanzaron una campaña para recolectar fondos y a los donantes les otorgaban cupones de descuento para la compra de productos.

Anuncio

“Ha sido absolutamente un aliado increíble”, dijo Janet Marinaccio, presidenta de MEND, al recibir este viernes un cheque por $5 mil y otra cantidad similar en productos, con los cuales pueden ampliar la ayuda a las familias de escasos recursos.

“Este año su apoyo, más que nunca, es muy esencial para nosotros”, agregó Marinaccio por la solidaridad de los esposos Soto, cuyos fondos les permite mantener el banco de alimentos que entrega entre 30 y 40 libras de comida a cada familia que atienden, muchas de ellas afectadas por la pandemia de coronavirus.

Los propietarios de Grocery Outlet, en Sun Valley, entregaron cheque a Janet Marinaccio, presidenta de MEND (izquierda).
Los propietarios de Grocery Outlet, en Sun Valley, entregaron un donativo a Janet Marinaccio, presidenta de MEND (izquierda), para ayudar a familias de escasos recursos en Pacoima.
(Soudi Jiménez/Los Angeles Times en Español)

De acuerdo al Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA), en el país hay más de 11 de millones de personas con acceso limitado a fuentes de alimentos.

Anuncio

Por esa razón, Grocery Outlet Bargain Market impulsó la campaña “Independence from Hunger” entre los propietarios de 350 tiendas, lo que permitió recolectar, a nivel nacional y solo este año, más de $3 millones y la cadena de supermercados, por su parte, donó $1 millón adicional.

“Estoy bien agradecida”, manifestó María Iñíguez después de recibir una bolsa de alimentos en la organización MEND, beneficiaria de la donación de Grocery Outlet en Sun Valley.

Nosotros tratamos como negocio de hacer una diferencia en la comunidad, especialmente en estos tiempos de pandemia donde hay mucha necesidad

Sergio Soto, propietario de Grocery Outlet en Sun Valley

De igual forma, Eloísa Ibarra recogió una bolsa con verduras y frutas con las que ayuda a 9 personas en su casa, ya que por el momento solo ella está trabajando.

Anuncio

“Vengo porque estoy viviendo con mis papás y soy madre soltera”, dijo Ibarra con gratitud porque esa ayuda impacta su bolsillo.

Durante el resto del año, los esposos Soto ayudan a otras organizaciones locales, entre ellas centros educativos.

María Iñíguez muestra la donación que recibió en la organización MEND.
María Iñíguez muestra la donación que recibió en la organización MEND, la cual atiende a familias de escasos recursos en Pacoima.
(Soudi Jiménez/Los Angeles Times en Español)

A juicio de Irene, todo mundo puede ayudar, ya sea con poco o mucho, porque en la comunidad hay familias que tienen menos que otras.

Anuncio

“Para mí ayudar a la comunidad latina es un privilegio, porque hay mucha gente que lo necesita, no tiene recursos simplemente para poner un plato de comida en su mesa”, manifestó.

En la actualidad, aseguran estos empresarios que cuentan con cerca de 30 empleados, solo que ahora todos trabajan a tiempo completo. Aparte del servicio comunitario, Sergio sostiene que ha sido fundamental el buen trato a los clientes y a los trabajadores, para que el negocio se haya consolidado.

“Es una tienda familiar, al mismo tiempo tratamos de ayudar a la comunidad, escuelas y hacer mucho en la comunidad”, concluyó el empresario.


Anuncio