Anuncio

COVID-19: Advierten contra el levantamiento de las restricciones en L.A. hasta que haya una revisión de datos del Día del Trabajo

El letrero electrónico notifica a los pasajeros del autobús sobre el uso de mascarillas.
(Myung J. Chun/Los Angeles Times)

El recuento de casos de COVID-19 y las hospitalizaciones en California están disminuyendo, pero la principal funcionaria de salud pública del condado de Los Ángeles aún no está lista para flexibilizar las restricciones.

La directora de Salud Pública, Bárbara Ferrer, advirtió el martes que levantar las medidas antes de obtener una imagen precisa de las tasas de infección después del fin de semana festivo del Día del Trabajo podría resultar perjudicial. “Sería una tontería comenzar con las reaperturas ahora, solo para volver a cerrar porque nuestros números se mueven en la dirección equivocada”, señaló Ferrer en la reunión de la Junta de Supervisores del condado de Los Ángeles. La funcionaria respondió preguntas de los supervisores y el público con respecto a los cierres continuos de centros comerciales cubiertos y otras empresas que, según las pautas estatales, pueden reabrir con restricciones.

La creciente presión para reiniciar actividades se produce en medio de señales de que la pandemia está en retroceso. Pero el condado aún tiene que mostrar suficiente progreso para levantar la mayoría de ellas.

El condado, que registró más de 254.680 infecciones y 6.274 muertes, tiene un promedio de siete días de infecciones positivas del 4.3%. Si bien ese porcentaje podría moverlo del Nivel 1 -riesgo generalizado de transmisión- al Nivel 2, de riesgo sustancial, el recuento diario de casos es de 8.1 por cada 100.000 personas, todavía demasiado alto para salir del nivel más restrictivo del estado. Además, según la directora de Servicios de Salud del condado, la Dra. Christina Ghaly, miles de citas para pruebas quedaron incumplidas en las últimas semanas, aunque el condado presiona para que los residentes se realicen el examen después del feriado.

Anuncio

Ferrer señaló que aproximadamente 500.000 personas visitaron bares del condado de Los Ángeles durante la primera semana de su reapertura, el 18 de junio pasado. Para el 1º de julio, el recuento de casos había aumentado a 2.000 por día. El incremento también fue vinculado con el fin de semana del Día de los Caídos y una estrategia general de reapertura en el condado que llevó a un gran resurgimiento de las actividades.

Si bien, conforme el estado, las bodegas y las cervecerías pueden funcionar al aire libre en los condados en el nivel más restrictivo, el de L.A. aún no ha hecho esa concesión. De acuerdo a Ferrer, el ir a un lugar para beber es una actividad clave que a menudo provoca la interacción de personas a un mayor nivel que los restaurantes y presentan más riesgo de aumentar la transmisión.

Una vez que un condado avanza de un nivel a otro, de igual manera puede retroceder, pero no está claro qué tan rápido. El condado de San Diego, por ejemplo, actualmente informa un recuento de casos que no cumple con los requisitos de su nivel. Pero el director estatal de Salud y Servicios Humanos, Dr. Mark Ghaly, afirmó el martes que el condado, que ha estado en el Nivel 2 durante dos semanas, aún no ha regresado al Nivel 1.

Los funcionarios estatales trabajan con el condado de San Diego para comprender qué llevó al incremento, que parece ser impulsado en parte por un alza en los casos en la Universidad Estatal de San Diego, mientras que toman en consideración las preocupaciones de las comunidades locales antes de realizar cualquier cambio. “Ciertamente, a medida que observamos los altibajos en la transmisión, debemos esperar que un condado pase a un nivel más restrictivo”, comentó el Dr. Ghaly.

Anuncio

Cuando el estado lanzó su nuevo sistema de reapertura, los funcionarios indicaron que un condado debe mantenerse estable con las métricas de nivel -que se centran en un promedio de siete días de infecciones positivas y recuento de casos por tamaño de población- durante tres semanas consecutivas antes de avanzar. Pero no hay un cronograma claro de cuánto tiempo podría tomar retroceder a través del sistema escalonado si un condado no cumple con los datos requeridos.

Además, un condado debe permanecer en el Nivel 2 durante al menos dos semanas consecutivas antes de que se le permita reabrir todas las escuelas.

El nuevo sistema del estado generó preguntas sobre por qué ciertos sectores pueden abrir antes que otros. Más recientemente, la California Fitness Alliance, que representa a casi 300 empresas, presentó una demanda contra las medidas del gobernador Gavin Newsom, argumentando que la industria del entrenamiento físico fue injustamente tratada. Las reglas actuales del estado permiten que los gimnasios comiencen a brindar servicios en interiores a una capacidad mínima una vez que un condado alcance el Nivel 2. Pero, tal como el caso en L.A., un condado siempre puede optar por imponer restricciones adicionales más allá de las prohibiciones del estado.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio