Anuncio

Columna: Los republicanos latinos enfrentan una tarea difícil: volver nuevamente a que domine el color rojo en el condado de Orange

A man in a suit stands for a portrait
Randall Ávila, fotografiado en el Old County Courthouse en Santa Ana, es el director ejecutivo del Partido Republicano del Condado de Orange, una vez la insignia del movimiento conservador estadounidense.
(Gina Ferazzi / Los Angeles Times)

El condado de Orange se volvió azul en 2018, y el partido republicano local está cortejando a los latinos en un intento de recuperarlo.

Randall Ávila se veía como un agente encubierto cuando pidió dos tacos de lengua en una lonchera el mes pasado en Santa Ana.

El joven de 30 años primero ordenó en inglés, luego dijo vacilante “dos de lengua” cuando se dio cuenta de que el empleado solo hablaba español. Mientras que los otros clientes usaban ropa holgada o sombreros para ayudar a mitigar el calor, Ávila apenas sudaba con una camisa blanca de manga larga, una mascarilla a la medida y zapatos brillantes.

Ávila se destacaba entre la multitud, y no conocía ni a la mitad.

Él es el director ejecutivo del Partido Republicano del Condado de Orange, una vez la insignia del movimiento conservador estadounidense. Pero el condado eligió a Hillary Clinton en 2016, el primer candidato presidencial demócrata desde FDR; su delegación en el Congreso se vistió de azul hace dos años por primera vez.

Anuncio

Así que Ávila ha asumido una misión que parece francamente de Sísifo: no solo ayudar a recuperar el condado de Orange para los republicanos, sino también llevar a los latinos a un partido que los demonizaba, en este mismo condado, décadas antes de que Trump entrara en la Casa Blanca llamando a los mexicanos “Violadores”.

Y se pensaba que combatir el incendio de Bobcat era difícil.

Aún así, Ávila exudaba una tranquila confianza cuando nos conocimos. El hecho de que accediera a verme en mi lonchera favorita, en lugar de un lugar de reunión republicano como Gulfstream en Newport Beach, demostró que es lo suficientemente inteligente. Ninguna hoja de cilantro manchó su corbata mientras alternaba entre sus tacos y argumentos sobre por qué más latinos deberían votar por los republicanos.

“La desconfianza que tienen los latinos contra el Partido Republicano ha sido cultural y reforzada por nuestras acciones pasadas”, dijo el flaco Ávila. “Pero esos se convierten en fragmentos de sonido que refuerzan una opinión equivocada. Tenemos mucho más en común con los latinos de lo que afirma el concepto erróneo”.

Anuncio

“¿Conceptos erróneos?”. Le recordé a Ávila sobre Trump, quien dijo en su discurso de toma de posesión de la campaña que cuando México envía a sus residentes emigrar a Estados Unidos, “no están enviando lo mejor”. Saqué a colación el notorio fiasco de los republicanos de O.C. enviando a los escoltas electorales en 1988, cuando los líderes del partido fueron multados con medio millón de dólares por colocar policías rentados fuera de los recintos electorales en Santa Ana, una medida que Trump ahora está pidiendo activamente.

Ávila ofreció una sonrisa de dolor.

“Puede haber algunas dudas” de que los latinos se vuelvan republicanos, admitió. “No es que la historia no importe. No es que no estuviera mal. Pero la gente del pasado no es la que está hoy en el partido”.

Anuncio

¿Trump? Déjeme repetir eso: Trump. Y el obsesionado con México - y no en el buen sentido - parecido a Montgomery Burns, guiándolo sobre el tema migratorio. Quizá podrían haber oído hablar de él. Un niño de Santa Mónica llamado Stephen Miller.

“Es un arma de doble filo”, reconoció Ávila sobre Trump. “Pero se trata de quiénes son estos otros candidatos en lugar de solo el presidente. Se trata de políticas. No puede postularse como pro o anti-Trump. Tienes que buscar tu elección como eres”.

¿Como un pro-muro fronterizo, una especie de partido de estudios antiétnicos?

Entendido.

Anuncio

Son justificaciones como estas frente a hechos anti-latinos que hacen de los republicanos latinos una piñata favorita en cada ciclo electoral. Los encuestadores demócratas se obsesionan con la razón por la que alguien en la minoría más grande de Estados Unidos se pondría del lado de un partido que se acurrucó en la xenofobia mucho antes que Trump.

Los latinos progresistas les gritan: "¡Vendidos!” a los republicanos latinos si son amables, y crean memes salvajemente divertidos cuando no lo son: una es una foto de Selena, la leyenda de la música tejana, y su asesina, Yolanda Saldívar, con “latinos” superpuestos sobre la cantante y “Latinos 4 Trump” sobre su asesina.

Pero cada vez que veo tal veneno dirigido a personas como Ávila, me estremezco un poco. Eso, porque es peligrosamente arrogante e ignorante lo que está sucediendo con los latinos y el Partido Republicano: lejos de abandonarlo, las encuestas muestran que el apoyo a Trump entre los latinos no ha decaído desde su victoria de 2016 sobre Clinton.

Las encuestas realizadas por Equis Research, dirigida por demócratas, encontraron que en realidad está ganando entre los jóvenes latinos en estados clave como Arizona y Texas. Las elecciones en lugares como Florida, por supuesto, pero también Carolina del Norte se pueden ganar o perder, con los márgenes más estrechos, gracias al voto latino.

Anuncio

¿Biden? Hasta ahora, no ha despertado en los latinos el mismo amor que el ex candidato presidencial demócrata Bernie Sanders, y eso tiene a los líderes del partido preocupados.

El experto aspira a uno de los asientos en disputa en la ciudad de Pico Rivera, en donde vive desde hace más de 25 años

Trump no va a ganar a los latinos en Estados Unidos. Ningún candidato presidencial republicano lo ha hecho. Pero en una carrera que tiene el potencial los seguidores latinos de Trump se han manifestado asiduamente durante meses con acciones que han incluido de todo, desde caravanas en el Valle de Río Grande hasta mesas redondas en Phoenix, donde el dueño de Los Ángeles Angels, Arte Moreno, declaró que era “muy necesario” que los latinos votaran por Trump. Incluso había un graffiti de “Latinos por Trump 2020" en Pico Rivera que alguien tachó rápidamente y reemplazó con “No en este barrio”, seguido de una vulgaridad.

De ser muy reñido en estados clave, el Partido Republicano es inteligente para tratar de socavar, lo suficiente, el apoyo latino con el que cuentan los demócratas.

Anuncio

“Sí, no tiene sentido que tantos latinos apoyen a un candidato que ha tratado de todas las formas imaginables de alienar a los latinos”, dijo el profesor de historia de Northwestern Geraldo Cadava, quien estudia a los republicanos latinos y publicó un libro sobre el tema a principios de este año. “Pero llamarlos traidores solo los aleja aún más”.

Y los lleva directamente a manos del Partido Republicano. Pregúntele a Ávila.

Nació y se crió en Monterey Park de padres mexicoamericanos de clase trabajadora; su papá sigue siendo un guardia de seguridad, mientras que su mamá trabaja en el sistema de cuidado de crianza del condado de Los Ángeles.

La política nunca fue importante en su hogar, aunque Ávila dijo que la familia era conservadora debido a su oposición al aborto y la crianza de su padre en el Este de Los Ángeles.

Anuncio

“Es una de esas personas que quieren quedarse en paz y nunca confiaron en los políticos porque jamás arreglaban nada”, reveló Ávila. “Gran parte del Este de Los Ángeles es así. La gente no depende del gobierno. Simplemente se cuidan unos a otros”.

Estoy familiarizado con este rasgo, así es como se sienten la mayoría de los mexicanos rurales con los que crecí. Incluso le tengo un apodo: libertarismo ranchero. Ronald Reagan tenía razón cuando dijo memorablemente… “Los latinos son republicanos. Simplemente no lo saben todavía”.

Nos quejamos de los aumentos de impuestos, tenemos una debilidad por los hombres fuertes, reales e imaginarios, y nos reímos de los excesos de la corrección política. (Ni siquiera entraré en nuestra tendencia hacia las conspiraciones).

Anuncio

El Partido Republicano podría haber cortejado fácilmente a mis amigos y familiares hace mucho tiempo con tales argucias. Excepto que la mayoría de esos mexicanos votan por los demócratas, debido al historial racista del Partido Republicano de California. Ávila conoce O.C., los republicanos siempre tendrán que luchar contra este legado.

Su despertar político ocurrió en Cantwell-Sacred Heart of Mary High School en Montebello. Durante una clase de gobierno, Ávila relató que la maestra les dijo a los estudiantes, en su mayoría latinos y obreros, que al Partido Republicano no le gustaban por ser “morenos” y quería llevar McDonald’s a los barrios para engordar a sus comunidades.

“Todos lo aceptaron”, dijo Ávila. “Pero eso fue tan malvado. Demócratas y republicanos comparten la mayoría de los mismos objetivos de tratar de mejorar este país; solo hay una diferencia de opinión sobre cómo llegar allí. Ninguna de las partes está intentando activamente matar a los estadounidenses, pero esta maestra hizo que pareciera que lo hacían los republicanos”.

Poco después, Ávila comenzó a ofrecerse como voluntario para los pocos republicanos que pudo encontrar en el lado Este, tomando el autobús a Commerce a la luz de la luna en las campañas. Eso lo llevó a trabajos con el Partido Republicano de California mientras asistía a UCLA y a una firma de consultoría política en el condado de Orange. Su destreza en la organización de eventos y la recaudación de fondos llamó la atención del presidente del Partido Republicano de O.C., Fred Whitaker, quien contrató a Ávila como director ejecutivo de su partido a principios de 2018.

Anuncio

“Como milenio y latino de Los Ángeles, hay cosas que él sabe que nosotros simplemente no hacemos”, dijo Whitaker. “Me gusta su comportamiento y su enfoque con la gente, pero es implacable. Hace el trabajo”.

“Tiene un perfil único: un latino que es de Los Ángeles y trata de cambiar a O.C.”, dijo Luis Andrés Cruz, director político del Partido Demócrata del Condado de Orange desde 2018 hasta este enero. Los dos se hicieron amigos después de que se encontraron ocupando mesas en eventos comunitarios como la Feria del Condado de Orange y las ceremonias de naturalización. “Nosotros [los latinos] culpamos a los blancos en su conjunto por degradarnos, pero en el condado de Los Ángeles, los funcionarios electos son mayoritariamente demócratas y latinos, y parece que no pueden solucionar los problemas. Eso es lo que Randall sabe y puede discutir bien, incluso si no estoy de acuerdo con él”.

Sin embargo, la estrella de Ávila recibió una paliza después de las desastrosas elecciones de 2018 del Partido Republicano. Aunque Ávila insiste en que fue una “ola verde” de dinero externo lo que ayudó a los demócratas a ganar todos los escaños del Congreso del Condado de Orange y no que el condado hubiera cambiado, asumió la culpa de las pérdidas.

Poco después del día de las elecciones, presentó su renuncia a Whitaker, quien la rechazó.

Anuncio

“Hizo su trabajo”, dijo el presidente del Partido Republicano de OC. “Llegamos a votar más republicanos que en las elecciones de 2016, pero los demócratas resultaron ser aún más”.

Por eso es importante el trabajo que hace la gente como Ávila, enfatizó Cruz.

“El Partido Republicano en su conjunto tiene la pista más grande para cambiar su punto de vista y abrazar a los latinos”, manifestó. “Pero es por eso que el partido necesita escuchar a gente como Randall. Permanecerá irrelevante si no lo hacen”.

Pero el “viejo gran partido” nacional todavía se siente como uno lleno de personas a las que no les gustan aquellos que se parecen a mí, a mis amigos y a mi familia. Han tenido generaciones para cambiar eso y numerosas oportunidades de aprender de sus errores.

Anuncio

Le comenté esto a Ávila, quien aceptó mi crítica.

“Ya no estamos en un condado de Orange donde solo por ser republicano, ganas”, dijo. “Pero nunca nos había visto esforzarnos tanto [por los votos latinos]. Incluso si no ganamos, espero que aprendamos nuestra lección”.

Rechazó mi invitación a una segunda ronda de tacos: tenía por delante un día completo de trabajo. Y cuando Ávila partió, recordé lo que dijo sobre su papá. La política le importaba tan poco al chico que ni siquiera se había registrado para votar hasta 2016.

Y el padre de Ávila solo lo hizo para poder votar por Trump.

Anuncio

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio