Anuncio

Brote de coronavirus golpea a una mega iglesia de Los Ángeles que desafió las órdenes de salud pública

People, only a few wearing masks, walk past a sign into the entrance of Grace Community Church
La gente se dirige al servicio dominical en Grace Community Church en Sun Valley el 13 de septiembre. La iglesia ha celebrado servicios matutinos generalmente abarrotados, desafiando una orden judicial que le ha pedido que se abstenga de realizar servicios en interiores debido a la pandemia de COVID-19.

(Genaro Molina / Los Angeles Times)

Se han confirmado tres casos en la Iglesia de la Comunidad de Grace en Sun Valley, que había desafiado las órdenes de los funcionarios de salud pública del condado de Los Ángeles y de un juez para dejar de celebrar servicios de interior.

Una megaiglesia evangélica en Los Ángeles que ha desafiado las órdenes de salud pública del condado de Los Ángeles y ha celebrado servicios de adoración en interiores durante las últimas semanas, se vio afectada por un brote del coronavirus, confirmaron el jueves funcionarios de salud pública.

Grace Community Church en Sun Valley ha visto tres casos confirmados, según el Departamento de Salud Pública del Condado de Los Ángeles.

Los funcionarios están investigando el brote y dijeron que trabajarán en estrecha colaboración con la iglesia para ayudar a limitar la transmisión del coronavirus en la iglesia, que tiene una asistencia estimada de 7,000 personas.

El condado no proporcionó más detalles sobre si los casos se confirmaron entre el personal o los feligreses. Los abogados de Grace Community Church no respondieron de inmediato a una solicitud de comentarios.

Anuncio

Según la orden del departamento de salud del condado, los lugares de culto deben informar cuando se identifican al menos tres casos de coronavirus entre el personal o los fieles en un lapso de 14 días para que la agencia pueda determinar si hay un brote.

La megaiglesia conservadora anunció a fines de julio que reiniciaría los servicios en el interior, a pesar de una orden de salud pública del condado que prohíbe que cualquier casa de culto lo haga. Miles de personas han asistido a los servicios, y la mayoría no se cubre la cara según funcionarios de salud pública.

El pastor John MacArthur le ha dicho repetidamente a la congregación que nadie de la iglesia se ha enfermado con COVID-19 y afirma que la amenaza de una pandemia es exagerada. La iglesia no examina a los feligreses en busca de síntomas antes de que ingresen ni les exige que sigan ningún protocolo, según los registros judiciales y las entrevistas con los miembros.

Al tratar de defenderse del coronavirus, los países que ponen barreras de entrada a los turistas lo han hecho a un costo creciente para ellos mismos y para otros.

Anuncio

MacArthur se ha mostrado cada vez más escéptico sobre la pandemia, un punto de vista que ha compartido desde el púlpito. Él y sus abogados han argumentado que es su derecho constitucional celebrar servicios religiosos y que reunirse en persona es una parte crucial de cómo los feligreses de Grace Community Church ejercen su religión.

Desde mediados de agosto, cuando los funcionarios del condado demandaron a la iglesia, las partes han estado en una acalorada batalla judicial por la falta de voluntad de la iglesia para seguir la orden de salud pública del condado.

A principios de septiembre, un juez de la Corte Superior del condado de Los Ángeles dictaminó que la iglesia debe dejar de realizar servicios de adoración en interiores y también debe exigir a los feligreses que se cubran la cara y se adhieran a las prácticas de distanciamiento social al aire libre.

La iglesia se ha negado a seguir esa decisión, y los abogados del condado han pedido a un juez que declare en desacato a la iglesia. Una audiencia sobre el asunto está programada para el 13 de noviembre.

Anuncio

Los funcionarios del condado dijeron que la gran mayoría de las instituciones religiosas continúan ofreciendo servicios en línea o al aire libre con medidas de seguridad para la salud pública.

“El condado acudió a los tribunales sólo después de que los esfuerzos significativos para trabajar con los líderes de Grace Community Church para proteger la salud de los feligreses y la comunidad circundante no tuvieran éxito”, dijeron los funcionarios del condado en un comunicado.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio