Anuncio

El condado de Los Ángeles rompe su récord diario de contagios por coronavirus

Medical professionals hold signs during a street-corner protest.
La enfermera Cianna Christopher se une a otros profesionales médicos en una manifestación para pedir más apoyo fuera del Centro Médico Regional de Los Robles en Thousand Oaks.
(Al Seib / Los Angeles Times)

El condado de Los Ángeles registró el martes un dramático aumento de los casos de coronavirus, rompiendo el récord de un solo día y confirmando algunos de los más funestos pronósticos sobre infecciones que se propagan ferozmente a medida que comienza la temporada festiva.

El aumento de casos renovó la preocupación sobre cómo el sistema de salud manejará a los nuevos pacientes, con algunos hospitales ya acercándose a su capacidad máxima. Los números presionan más a las autoridades de salud estatales y locales para que promulguen una orden más estricta de permanencia en el hogar con la esperanza de frenar la propagación.

Las autoridades temen que el período de vacaciones de Acción de Gracias traiga una avalancha de nuevos casos, y hay una creciente preocupación de que el pico esté lejos de concluir.

El condado de Los Ángeles pronostica ahora hasta 8.000 nuevos casos de coronavirus al día para finales de esta semana y potencialmente 9.000 al día para mediados o finales de la próxima semana, según una fuente interior del departamento de salud del Condado.

Anuncio

El peor día hasta ahora

El martes, el condado de Los Ángeles informó de más de 7.500 nuevos casos, la mayoría en un solo día. La directora de Salud Pública calificó como “el peor día hasta ahora” de la pandemia. El anterior máximo de un solo día para todo el Condado de L.A. se registró el 23 de noviembre, según el recuento independiente de The Times, con 6.186 casos.

“Es probable que no siga siendo el peor día de la pandemia en el condado de Los Ángeles. Eso será mañana, y al día siguiente y al siguiente a medida que aumenten los casos, las hospitalizaciones y las muertes”, dijo la directora de Salud Pública Bárbara Ferrer en un comunicado. La oleada de COVID-19 de California: “Es brutal. Es asombrosamente mala y está a punto de empeorar”, manifesto.

1 de diciembre de 2020

Anuncio

Con el recuento del martes de 7.532 casos, el condado de L.A. está cerca de promediar 5.000 casos de coronavirus al día durante la última semana, una sorprendente quintuplicación de la cifra de mediados de octubre, cuando solo había unos 1.000 casos al día. Incluso en la oleada de verano, que fue la peor de la pandemia, el condado de L.A. alcanzó un máximo de 3.300 casos diarios.

Las hospitalizaciones se han triplicado desde Halloween, cuando hubo unas 800 personas hospitalizadas, y sobrepasaron las 2.400 el lunes. Fue el segundo día consecutivo en que se rompió el récord de hospitalizaciones en el condado de Los Ángeles, y un número que es 9% más alto que el récord de la ola de verano.

La propagación sin precedentes de infecciones en esta tercera ola de la pandemia se produce a medida que los funcionarios locales implementan algunas de las regulaciones más estrictas relacionadas con el coronavirus que el Condado ha visto en meses, y a medida que los funcionarios estatales advierten que pueden ser necesarias medidas aún más drásticas, como una nueva versión de una orden de permanencia en el hogar implementada en la primavera, antes de que los hospitales se vean abrumados con pacientes.

El lunes, el gobernador Gavin Newsom dijo que se prevé que el sur de California se quede sin capacidad en las unidades de cuidados intensivos para mediados o finales de diciembre si las tendencias actuales continúan. Para Nochebuena, se pronostica que las camas de la UCI estén al 107% de la capacidad en toda la región.

Anuncio

“Si de repente tienes a una enfermera cuidando a siete pacientes con respiradores como en Nueva York, la mortalidad puede ser astronómica”, dijo el Dr. George Rutherford, un epidemiólogo y experto en enfermedades infecciosas de la UC San Francisco.

Lo que es más alarmante, los casos reportados el martes no representan infecciones que ocurrieron durante el Día de Acción de Gracias. Debido al período de incubación del virus de hasta dos semanas, la transmisión que ocurrió durante el feriado aparecerá en pruebas de laboratorio confirmadas aproximadamente a mediados de diciembre. Ese influjo podría ir acompañado de un aumento de las hospitalizaciones en torno a Navidad y Año Nuevo, con un incremento de las muertes a mediados de enero.

Cuarenta y seis decesos relacionados con el coronavirus fueron reportados en el condado de Los Ángeles el martes. Eso es significativamente más alto que el promedio diario de muertes reportadas en la última semana, que ha sido de unas 30 al día.

Ante el aumento, los funcionarios del Condado promulgaron el lunes una “orden de seguridad en el hogar” que estará en vigor hasta el 20 de diciembre. Con esta orden se cierran las zonas de juego públicas; se establecen nuevos límites de capacidad en las tiendas minoristas, los museos al aire libre, las galerías, los zoológicos y los acuarios; y se prohíben todas las reuniones entre personas de diferentes hogares, excepto los servicios religiosos al aire libre y las manifestaciones políticas.

Anuncio

Las camas de hospital se están agotando más rápido

El deterioro de la situación que se observa en el condado de Los Ángeles también se está manifestando en todo el estado, donde más de 1.24 millones de personas se han infectado y más de 19.300 han muerto.

El lunes, las hospitalizaciones en todo el estado rompieron otro récord por tercer día consecutivo, con 8.240 personas hospitalizadas con COVID-19. Eso es un 15% más que el anterior máximo del verano, cuando las hospitalizaciones alcanzaron los 7.170 pacientes.

Anuncio

El aumento neto promedio de personas hospitalizadas en California con COVID-19 es ahora de unos 342 pacientes al día durante la última semana, según un análisis del Times. El incremento es el doble que la oleada de verano, que vio el aumento neto promedio de hospitalizaciones llegar a 173 pacientes al día durante un período de una semana a finales de junio.

Los funcionarios de San Francisco señalaron que podrían imponer su propia orden de cuarentena para los viajeros y reducir aún más la capacidad interior de los negocios, similar a una nueva orden emitida por el condado de Santa Clara el lunes, y no descartaría la prohibición de comer en restaurantes al aire libre, un paso que el condado de Los Ángeles dio la semana pasada.

“Lo que estamos viendo ahora es un pico que no se parece a nada de lo que hemos visto desde el comienzo de esta pandemia”, dijo la alcaldesa de San Francisco, London Breed. “Nos encontramos en problemas, y estamos haciendo sonar la alarma”.

Anuncio

Escasez de camas en los hospitales para Navidad

San Francisco está en medio de una gran oleada que amenaza con abrumar el sistema de salud, y no se espera que la tasa diaria de casos de coronavirus se estabilice pronto, advirtió su director de salud, el Dr. Grant Colfax. Dado que muchas personas ignoraron los llamados para quedarse en casa durante el Día de Acción de Gracias, “sabemos, desafortunadamente, que lo peor está por venir”, dijo Colfax. “Si esta tendencia continúa, veremos una escasez de camas de hospital alrededor de la Navidad”.

La tasa de positividad de siete días más reciente en todo el estado fue del 6.5%, el doble de lo que se registró el día de las elecciones, cuando la tasa de positividad fue del 3.2%. La tasa de positividad diaria del condado de L.A. está empeorando dramáticamente, con los oficiales reportando una tasa diaria de casi 12% el martes, arriba del 7% de la semana anterior.

Los políticos y los funcionarios de salud pública se preocupan de cómo el aumento de las cifras de infección afectará eventualmente a los hospitales de California.

Anuncio

La prestación de cuidados a nivel de la UCI suele implicar “espacio especializado, equipo especializado y personal especializado”, lo que significa que, si bien los hospitales pueden ampliar sus capacidades, su capacidad para hacerlo no es infinita, según el Dr. Mark Ghaly, secretario de salud y servicios humanos de California.

Cuando el personal de la unidad de cuidados intensivos se ve sometido a una gran presión, Ghaly dijo, “sabemos que la calidad de la atención se ve afectada”.

¿Una orden más específica de quedarse en casa?

A medida que continúa el aumento de nuevos casos confirmados, los funcionarios advierten que podrían tener que recurrir a restricciones drásticas para cambiar la trayectoria de la pandemia en el estado.

Anuncio

Estas podrían incluir una nueva orden de permanencia en el hogar para las áreas en el nivel más estricto del sistema de reapertura de coronavirus de California, según Newsom.

Los detalles sobre cuándo se puede dictar tal orden, o qué forma precisa adoptaría, siguen siendo escasos en este momento - aunque Newsom prometió que “saldremos con alguna información adicional y se añadirán algunas recomendaciones en un futuro muy, muy cercano”.

Si bien la noción de una orden de permanencia en el hogar trae a la mente el cierre rápido y generalizado de negocios y espacios públicos visto durante los primeros días de la pandemia, los funcionarios estatales dijeron que esta vez se esfuerzan por ser más precisos en su enfoque.

“Una de las cosas más importantes que hemos aprendido es que no solo podríamos ser más cuidadosos con lo que hacemos, sino que realmente podemos hacerlo por un tiempo más corto o diferente”, dijo Ghaly. “Al principio, algunas de esas órdenes eran realmente abiertas”.

Anuncio

Mientras que muchos funcionarios locales y residentes han presionado al estado para que sea aún más selectivo - las restricciones en la restauración y los esfuerzos de aplicación de la ley hacia sectores específicos o incluso negocios e instalaciones individuales que los datos muestran que son una fuente de propagación - Ghaly dijo que la transmisión del coronavirus está tan extendida que “todos somos candidatos a tener un encuentro con alguien que está infectado”.

“Todo el mundo quiere que identifiquemos el sector en el que la propagación está ocurriendo, y la verdad es que cuando se tiene este nivel de propagación comunitaria, está ocurriendo en todas partes”, expuso. “Así que en el momento en que se entra por la puerta de cualquier establecimiento, la posibilidad de encontrar a alguien con COVID es mayor que nunca”.

Aunque la posibilidad de que se produzcan más cierres puede aumentar los niveles de resentimiento entre el público, los funcionarios subrayaron que hay luz al final del túnel, incluida la llegada potencialmente inminente de una vacuna.

Anuncio

Newsom dijo que California espera recibir alrededor de 327.000 dosis de la vacuna COVID-19 de Pfizer en las próximas semanas.

Aunque no será un remedio milagroso - ya que el despliegue generalizado al público en general está probablemente a meses de distancia - los funcionarios dijeron que la perspectiva de incluso un número limitado de dosis es un resquicio de esperanza.

“Nuestros sectores más vulnerable podrían ser vacunados, nuestros trabajadores sanitarios de primera línea podrían vacunarse en cuestión de semanas, abriendo la puerta a que muchos más reciban esta importante herramienta para protegernos”, dijo Ghaly.

Los escritores del Times, Maura Dolan, Sean Greene y Ryan Murphy contribuyeron a este informe.

Anuncio

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio