Anuncio
Share

LAPD admite que en South L.A. hizo cientos de detenciones de tránsito que no informó al Times

LAPD Chief Michel Moore
El jefe del Departamento de Policía de Los Ángeles Michel Moore, que se muestra en enero de 2020, le dijo a la Comisión de Policía el martes que el departamento proporcionó información incorrecta al Times sobre la cantidad de detenciones de tránsito que los oficiales de la División Metro han realizado este año.
(Irfan Khan / Los Angeles Times)

Los funcionarios del Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD, por sus siglas en inglés), a principios de este mes, restaron importancia al regreso de las controvertidas investigaciones por detenciones de tránsito en el sur del condado, en parte al decirle al Times que la cantidad fue mucho más baja de lo que solía ser, con solo 74 en lo que va de año.

Pero el martes, el jefe del Departamento de Policía de Los Ángeles, Michel Moore, le indicó a la Comisión de Policía de Los Ángeles que la cifra estaba equivocada y que el conteo real era más de ocho veces superior, con 639 detenciones realizadas.

Moore enfatizó que el número total de detenciones aún estaba muy por debajo de los niveles de 2019, cuando los oficiales realizaron más de 2.400 por mes de formas que afectaron desproporcionadamente a los automovilistas negros.

Pero se disculpó por proporcionar cifras incorrectas al Times.

Moore explicó que los datos fueron entregados al periódico un día en que el personal de LAPD familiarizado con cómo se recopila esa información no estaba trabajando. Dijo que quienes registran las cifras se habían basado en el número total de tarjetas de entrevistas de campo presentadas por los agentes, pero esas cifras no correspondían “una por una” con el número real de detenciones realizadas.

Anuncio

Moore dijo que había querido proporcionar los datos al Times porque sentía que una nota que el periódico publicó en línea había señalado incorrectamente que el LAPD estaba haciendo más detenciones y quería dejar las cosas claras. En cambio, provocó confusión.

Después de que el Times publicó su nota con los datos iniciales proporcionados por el LAPD, los funcionarios de la ciudad aprovecharon el bajo número de detenciones reportadas como evidencia de que el supuesto regreso del departamento a la controvertida estrategia de despliegue estaba siendo exagerado.

La nota del Times informó que el LAPD, al enfrentar un aumento preocupante en la violencia con armas de fuego, había ordenado a los oficiales de la División Metropolitana que reanudaran la práctica de hacer detenciones en las comunidades de color, a pesar de los hallazgos anteriores de que el enfoque en su iteración previa era racialmente parcial e ineficaz.

“En realidad no”, escribió Jeff Gorell, vicealcalde de seguridad pública, en un tweet que cita el reportaje. “En 2019, LAPD Metro hizo 15.882 detenciones durante todo el año. En lo que va de 2021, ha realizado solo 74. No en el mismo rango. No en el mismo sistema solar. No en el mismo universo”.

Moore retuiteó y le gustó la publicación de Gorell.

El martes, Moore señaló que se mantuvo firme en su evaluación de que los nuevos despliegues no se elevan al nivel de lo que se vio en 2019, y que son apropiados para combatir el aumento de la violencia armada que ha sufrido el sur de Los Ángeles desde que se surgió la pandemia de COVID-19 hace un año.

Los homicidios, hasta el 13 de febrero, aumentaron casi un 38% con respecto al año pasado, y casi un 143% por encima de donde estaban al mismo tiempo en 2019, según datos del LAPD. Los tiroteos incrementaron casi un 145% con respecto al año pasado y más del 163% con relación a 2019.

El enfoque de la División Metropolitana del LAPD de realizar una gran cantidad de detenciones de “pretexto” para combatir la violencia en el sur de Los Ángeles fue objeto de un intenso escrutinio en 2019, después de que el Times informara que tales acciones afectaron de manera desproporcionada a los conductores negros y latinos. En octubre, una revisión del inspector general del departamento de cientos de miles de detenciones del LAPD encontró que el uso de infracciones de tránsito y otras faltas menores “como excusa para identificar o reprimir delitos más graves” había sometido a dichos conductores a muchas más detenciones que a los conductores blancos, a pesar del hecho de que era menos probable que los atraparan con contrabando.

El inspector general también encontró que tales detenciones eran “de eficacia limitada para identificar pruebas de armas de fuego ilegales u otros delitos graves”.

A principios de este mes, la oficina del inspector general señaló que continuó monitoreando los datos de las detenciones con el objetivo de “garantizar que el departamento las esté realizando de manera constitucional, equitativa, profesional y de la mejor forma, que sirva a las necesidades de la comunidad de Los Ángeles”.

El martes, Moore señaló que el departamento había trabajado con la oficina del inspector general para determinar el número correcto y más alto de detenciones recientes.

Cuando la presidenta de la Comisión, Eileen Decker, le preguntó qué medidas se estaban tomando “para garantizar que, tanto usted, como el público, tengan cifras precisas y para que este tipo de error no vuelva a ocurrir”, Moore explicó que los especialistas en tecnología de la información del departamento estaban trabajando para crear un sistema automatizado para recopilar los datos verdaderos y mostrarlos en un tablero digital en el futuro.

La subdirectora de LAPD, Regina Scott, que supervisa la Oficina Sur, le dijo a la Comisión que sabe que el nuevo despliegue de la División Metropolitana “parece controvertido”, pero llegó en un momento en que la oficina estaba viendo un aumento en los asesinatos, hasta una docena en una semana.

“Quiero decir, con esos números. Algo tenía que parar”, señaló Scott.

Aún así, los oficiales están siendo desplegados de manera más inteligente, comentó, con el LAPD “no solo cubriéndolos en el área” como en el pasado, sino asignándolos para abordar disputas de pandillas específicas, así como “lugares de reunión” para que den con los miembros de los grupos más buscados, vehículos sospechosos y ejecutar órdenes de registro.

“Serán equilibradas y con medida”, indicó Scott sobre las implementaciones. “Esta no es una ocupación del sur de Los Ángeles”.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio