Anuncio
Share

La destitución de Newsom ofrece a Antonio Villaraigosa un arriesgado camino para su regreso a la política. ¿Lo tomará?

 Antonio Villaraigosa at a 2018 event with Gavin Newsom.
El ex alcalde Antonio Villaraigosa y el entonces vicegobernador Gavin Newsom en una conferencia de prensa en junio de 2018 frente al Homegirl Cafe en Los Ángeles.
(Los Angeles Times)

El ex alcalde de Los Ángeles, Antonio Villaraigosa, vino a hablar a una clase de la Universidad Loyola Marymount a principios de este año, ofreciendo una historia sobre la pandemia y su carrera.

Cuando algunas personas le preguntaron si se alegraba de no ser gobernador o alcalde durante el tumultuoso período de la crisis sanitaria, Villaraigosa respondió con una mirada de soslayo, y dijo a los estudiantes, según un video de la clase.

“Les dije: ‘Obviamente, no me conocen’”, relató Villaraigosa, sonando tan busca pleitos como cuando se enfrentaba a los periodistas en las ruedas de prensa del Ayuntamiento. “Porque si me conocieran, sabrían que quiero estar en medio de todo esto”.

Pronto podría tener su oportunidad. Tres años después de su decepcionante actuación en la carrera a gobernador de California, se habla de Villaraigosa como posible candidato demócrata en la probable elección de destitución del gobernador Gavin Newsom.

Anuncio

La elección -impulsada por un grupo de votantes conservadores descontentos con Newsom- podría dar cabida a cualquier número de candidatos, incluido el exalcalde. La atleta olímpica convertida en estrella de la telerrealidad Caitlyn Jenner también ha surgido como posible aspirante.

Algunos analistas políticos sostienen que un demócrata conocido debería aparecer en la papeleta para reducir las posibilidades de que gane un republicano o un candidato marginal. Otros, incluidos los líderes demócratas del estado, instan a hacer un frente común y desaniman a los demócratas a presentarse.

Villaraigosa, que declinó ser entrevistado, ha criticado la destitución. Pero no ha descartado públicamente una candidatura, lo que ha provocado especulaciones sobre sus planes.

El ex asambleísta demócrata Richard Katz habla regularmente con Villaraigosa y dice que, por el sonido de la voz de su amigo, le gusta saber que su nombre se menciona en las conversaciones sobre la destitución.

Anuncio

“A todo el mundo le gusta estar en la jugada”, dijo Katz. “A todo el mundo le gusta seguir siendo relevante”.

Montar una campaña sería un esfuerzo que llevaría mucho tiempo y sería costoso para Villaraigosa, que ocupó el cargo por última vez en 2013.

“Me encanta Villaraigosa. Es uno de mis mejores amigos”, dijo el ex presidente demócrata de la Asamblea, Fabián Núñez, que no quiere que un demócrata se presente porque cree que reforzará la campaña de destitución.

Michael Bloomberg stands to the side as Antonio Villaraigosa addresses an outdoor crowd.
Villaraigosa hace campaña en el este de Los Ángeles para el candidato presidencial demócrata Michael Bloomberg, a la derecha, en febrero de 2020.
(Michael Finnegan / Los Angeles Times)

Anuncio

Villaraigosa ha pasado los últimos años entre bastidores. Trabaja en la empresa de consultoría de Núñez, uno de la serie de trabajos del exalcalde. Pasa su tiempo en Los Ángeles y en México, donde conoció a su esposa, Patricia Govea.

Su resbaladizo cabello negro azabache es ahora una rizada corona plateada. Se grabó en un video poniéndose una inyección a principios de este año para promover los esfuerzos de vacunación contra el COVID-19 y AltaMed, una empresa de atención sanitaria a la que Villaraigosa ha asesorado.

Dijo que ha ocupado su tiempo durante la pandemia centrándose en su salud, buscando trabajo y tomando clases de español.

“Como a muchos de nosotros, COVID me golpeó en el bolsillo”, dijo Villaraigosa en una entrevista en octubre con Zócalo Public Square. “Al trabajar en el tipo de negocio en el que estás prácticamente solo... [tuve] que ir a trabajar más duro para compensar las pérdidas”.

Anuncio

En las entrevistas, Villaraigosa menciona a menudo la pobreza, la desigualdad y la educación, temas en los que se centró en su carrera a gobernador. En su entrevista en el Zócalo, también se refirió a la vigilancia policial -creó la fuerza policial de la ciudad durante sus dos mandatos como alcalde- y al aumento de la delincuencia.

"¿Desfinanciar? He oído a algunas personas decir que no necesitamos una fuerza policial. No lo creo”, expresó Villaraigosa, y añadió que apoya las reformas policiales.

En la LMU, dijo a los estudiantes: "¿Qué es un republicano en una gran ciudad como Los Ángeles? Es un demócrata que ha sido asaltado. Esperen a que sus padres o alguien que conozcan sea... asaltado en el auto o robado a punta de pistola. Les digo que la gente se vuelve un poco más conservadora”.

Villaraigosa estudió en el instituto Roosevelt de Boyle Heights con el concejal de Los Ángeles Gil Cedillo, y se reúnen para celebrar sus cumpleaños. Villaraigosa, que cumplió 68 años en enero, le dijo a Cedillo: "¡Los 68 son los nuevos 38!” este año, según el concejal.

Anuncio

Villaraigosa también preguntó a Cedillo sobre el entrenamiento que hacía y su dieta, según el concejal.

“Tiene mucha energía”, dijo Cedillo. “Es muy entusiasta”.

A healthcare worker gives a vaccine to Antonio Villaraigosa.
Villaraigosa se vacuna el 28 de enero en Anaheim.
(Allen J. Schaben / Los Angeles Times)

Villaraigosa, ex presidente de la Asamblea estatal, dejó la alcaldía en 2013 habiendo impulsado la reforma de las pensiones y grandes proyectos de transporte y medio ambiente. Una relación extramatrimonial pública y su afinidad por la alfombra roja alejaron a los votantes.

Anuncio

“Esos ocho años, puedo decir que crecí. Creo que, al principio, como muchos de nosotros, ya sabes, quieres ser querido, te gusta ser popular”, dijo Villaraigosa a la Plaza Pública del Zócalo. “Al final, para mí era más importante ser respetado”.

Ha atribuido su tercer puesto en las primarias para gobernador de 2018 -recibió alrededor del 13% de los votos, por detrás del republicano John Cox- en parte a su incapacidad para entusiasmar a los votantes latinos que ayudaron a impulsar su carrera.

En la LMU, Villaraigosa habló de su interés en volver a ocupar un cargo público, pero eludió la pregunta de si se presentaría a la elección de destitución.

Si la elección se califica para la votación, los votantes tendrán dos preguntas: ¿Quieren destituir a Newsom? e -independientemente de la respuesta a la primera pregunta- si se le destituye, ¿quién debería sustituirle?

Anuncio

Villaraigosa conoce los entresijos de una elección de destitución. Cuando el gobernador Gray Davis se enfrentó a la destitución en 2003, Villaraigosa, entonces concejal, apareció en anuncios de televisión en español instando a los votantes a rechazar la destitución.

Al mismo tiempo, Villaraigosa apoyó al vicegobernador de California, Cruz Bustamante, como candidato de reserva. Bustamante dijo originalmente que se mantendría fuera de la carrera, pero luego se presentó. Instó a los votantes a rechazar la destitución de Davis mientras hacía campaña como su posible sustituto.

“El riesgo es claramente que el estado podría acabar con un candidato sin ninguna experiencia de gobierno”, dijo Villaraigosa a The Times en 2003, al anunciar su apoyo a Bustamante. “Hay demasiado en juego para permitir que eso ocurra”.

Algunos demócratas culparon a Bustamante de haber contribuido a dar legitimidad a la elección de destitución. Otros no están convencidos de que él haya alterado dramáticamente el resultado.

Anuncio

Nathan Click, portavoz de la campaña contra la destitución de Newsom, calificó el esfuerzo por destituir al gobernador como una “toma de poder del GOP”. “Los demócratas están unidos detrás de Gavin Newsom y en contra de la destitución republicana”, dijo Click.

Algunos estrategas políticos dudan que Villaraigosa adopte una posición pasiva, como hizo Bustamante, en la elección si se presenta.

Jaime Regalado, profesor emérito de ciencias políticas en Cal State Los Angeles, dijo que Villaraigosa se enfrenta a una posible reacción. “Si se presentara, sería un paria entre los demócratas”, consideró Regalado.

Fernando Guerra, profesor de ciencias políticas en la Universidad Loyola Marymount, sostiene que Villaraigosa es el mejor candidato entre los demócratas por su amplia experiencia.

Anuncio

Newsom y Villaraigosa deberían hacer campaña juntos para instar a los votantes a elegir el “no” en la primera pregunta y a Villaraigosa en la segunda, dijo Guerra.

Guerra, en cuya clase habló Villaraigosa a principios de este año, predice que Newsom vencerá la revocación. Pero indica que los demócratas necesitan un candidato de reserva por si acaso.

“Nunca se sabe lo que va a pasar”, dijo Guerra.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio