Anuncio
Share

La comunidad peruana en EE.UU se prepara a votar por el cambio o el continuismo en el poder

Pedro Castillo y Keiko Fujimori se disputan la presidencia de Perú en los comicios programados para el 6 de junio de 2021.
(Cortesía/Facebook)

Al no tenerse un ganador en la primera vuelta, la comunidad peruana tendrá que decidir quien será el próximo presidente de la nación entre el izquierdista Pedro Castillo y la derechista Keiko Fujimori, en las elecciones a realizarse el 6 de junio, en donde podrán participar los inmigrantes en Estados Unidos.

“Se espera que en esta segunda vuelta se llegue a 10 mil votantes o un poco más”, indicó José Luis Chávez, cónsul general de Perú en Los Ángeles, detallando que en las votaciones del pasado 11 de abril participaron unas 5 mil personas, pese a que en esta jurisdicción hay 32 mil electores empadronados.

De acuerdo a Chávez, cuentan con la capacidad para recibir a una amplia participación de electores, en el centro de votación ubicado en el Santa Anita Park, en la ciudad de Arcadia.

Anuncio

“Se espera una gran participación, tanto por el declive de la pandemia pero sobre todo por el interés de los ciudadanos peruanos de elegir a su nuevo presidente”, manifestó el cónsul general.

La comunidad ha estado escribiendo y enviando preguntas al consulado, interesados en saber detalles sobre la segunda vuelta electoral.

Entre la gente motivada en votar está Patricia Vásquez, residente en Simi Valley. Esta oriunda de Lima no votó en la primera vuelta, pero el 6 de junio dice que irá junto a dos amigas, a quienes las llamó para coordinar el viaje en un mismo vehículo. “Ya les dije a una amigas para hacer ‘carpool’”, aseguró.

“Para mí la libertad de opinión, la libertad de todo el país está en juego, que no haya más pobreza de la que hay en este momento”, manifestó Vásquez, de 55 años, quien se radicó en California en 1989.

Anuncio

Vásquez comulga con Keiko Fujimori, por eso dice que no quiere ver que su país sea gobernado por alguien de izquierda.

En cambio, Lázaro Agüero, oriundo de Arequipa, considera que la mejor opción es Pedro Castillo, porque lleva el compromiso de trabajar por la población marginada por los gobiernos anteriores, es decir la gente de los sectores C, D y E, en donde se ubica la clase media y los que vive en extrema pobreza.

“El comunismo remotamente va a llegar a Perú, pero siguen usando esta palabra por el temor”, aseguró Agüero, de 47 años, indicando que los sectores de clase alta tienen miedo a que Castillo cumpla la ley porque hará pagar impuestos a todos por igual. “Castillo va a favorecer a las grandes mayorías”, dijo.

Anuncio

En la primera vuelta, entre 18 contendientes a la presidencia, Castillo (Perú Libre) obtuvo 2.7 millones de votos a favor, mientras que Fujimori (Fuerza Popular) alcanzó 1.9 millones.

A juicio de Milagros Lizarraga, líder comunitaria peruana, en las elecciones venideras será clave el votante indeciso porque las encuestas muestran que serán unos comicios bien cerrados, en donde aparece a la cabeza el izquierdista Castillo superando a la hija del ex presidente Alberto Fujimori.

“Gane quien gane habrá descontento social, van a haber manifestaciones de un lado o de otro; no sabemos cómo se van a comportar al llegar al poder”, consideró la oriunda de Talara, radicada en California desde 1990.

Anuncio

“Ambos pueden provocar que la institucionalidad se vea debilitada, el peligro está si cierran el Congreso”, manifestó Lizárraga.

La estudiante de la Escuela Secundaria de Santa Ana estudiará biología en el otoño de 2021. Pero primero tuvo que ayudar a su padre a salir de un centro de detención de inmigrantes.

Keiko Fujimori, de 45 años, es una administradora de empresas y excongresista peruana. Durante el gobierno de su padre, encarcelado por violaciones a los derechos humanos, fungió como Primera Dama.

En 2009, el ex presidente Fujimori fue sentenciado a 25 años de prisión, acusado de ser el autor intelectual de las matanzas de Barrios Altos (1991) y La Cantuta (1992), crímenes cometidos por un escuadrón del Ejército. Keiko ha prometido indultar a su padre en caso de ser electa presidenta.

Anuncio

Entretanto, Pedro Castillo, de 51 años, es un profesor y dirigente sindical. Alcanzó notoriedad al dirigir la huelga de maestros en 2017, aunque está involucrado en la política desde el 2002, cuando se postuló a la alcaldía de Anguía por el partido Perú Posible, cargo que no pudo lograr.

A criterio de Miguel Tinker Salas, profesor de Estudios Latinoamericanos de Pomona College, el sistema político peruano ha sufrido un desgaste completo, en donde los presidentes de la nación se han visto involucrados en casos de corrupción y el país se encuentra luchando contra la pobreza.

Solo durante la pandemia, en un reporte del Fondo Monetario Internacional (FMI), 1.8 millones de peruanos cayeron en la pobreza en 2020, un índice que alcanzó el 27.5% de toda la población.

Anuncio

“El acuerdo con Fujimori sería el pacto con el diablo, porque ya es la tercera vez y el legado que dejó su papá es pésimo”, valoró Tinker Salas, indicando que Keiko representa un regreso al pasado de corrupción y violaciones a los derechos humanos durante 20 años de gobierno de su padre (1990-2000).

Al mismo tiempo, el académico plantea que Castillo enfrenta grandes retos porque es respaldado por un partido relativamente débil y no cuenta con un equipo establecido para gobernar.

Sin embargo, los votantes peruanos tendrán que elegir entre Fujimori y Castillo, porque los partidos tradicionales fueron rechazados por la población, indicó el experto.

“El votante peruano tendrá que ir por más de lo mismo o jugársela por un cambio que podría ser profundo”, concluyó Tinker Salas.


Anuncio