Anuncio
Share

Declaran inconstitucional la Proposición 22; un golpe para la ley de economía colaborativa de California

Un auto de Uber
Un juez de California dictaminó que partes de la Proposición 22 son inconstitucionales, lo que hace que la medida electoral no pueda aplicarse.
(Mark Boster / Los Angeles Times)

Las gigantescas empresas de transporte y reparto de California sufrieron un revés, ya que un juez del Tribunal Superior del estado invalidó una propuesta de votación de 2020 que permitía a Uber, Lyft, DoorDash, Instacart y otras empresas basadas en aplicaciones clasificar a sus trabajadores como contratistas independientes.

En una demanda presentada por el Sindicato Internacional de Empleados de Servicios y varios conductores, el juez del Tribunal Superior del Condado de Alameda, Frank Roesch, dictaminó que la Propuesta 22 es inconstitucional e inaplicable.

Eso es en parte porque la ley, escribió Roesch, infringe el poder de la Legislatura explícitamente otorgado por la Constitución del estado para regular la compensación por lesiones de los trabajadores.

Anuncio

Si el pueblo desea utilizar su poder de iniciativa para restringir o matizar un poder “pleno” e “ilimitado” concedido al poder legislativo, debe hacerlo primero mediante una iniciativa de enmienda constitucional, no mediante una iniciativa de ley”, escribió el juez.

Al incluir un lenguaje dirigido a impedir que los conductores se sindicalicen, la medida electoral también viola una disposición constitucional que requiere que las leyes e iniciativas se limiten a un solo tema, dictaminó Roesch.

La propuesta 22 pretende proteger a los californianos que deciden trabajar como contratistas independientes, pero también les impide “oblicua e indirectamente” negociar colectivamente, escribió.

Esa prohibición “parece proteger únicamente los intereses económicos de las empresas de la red al tener una mano de obra dividida y no sindicada, lo cual no es un objetivo declarado de la legislación”.

Dado que una iniciativa electoral no puede ser modificada después de ser aprobada por los votantes, cualquier disposición inconstitucional la hace inaplicable.

La empresa de transporte de personas Uber prometió apelar. “Este fallo ignora la voluntad de la inmensa mayoría de los votantes de California y desafía la lógica y la ley”, dijo el portavoz Noah Edwardsen. “Apelaremos y esperamos ganar”.

Uber y otras empresas de la economía de los trabajos por encargo gastaron más de 220 millones de dólares el año pasado en la campaña de iniciativa electoral más costosa del país para eximir a sus conductores de una ley de 2019, la AB 5, que exige que los trabajadores de los trabajos por encargo de muchos sectores sean clasificados como empleados con beneficios como el salario mínimo, las horas extras y la compensación de los trabajadores en caso de lesión.

Los californianos aprobaron por abrumadora mayoría la medida en la boleta electoral, que ganó con el 58 por ciento de los votos en las elecciones de noviembre.

“Intentaron aumentar sus beneficios socavando la democracia y la Constitución del estado”, dijo Bob Schoonover, presidente del Consejo Estatal de SEIU en California, al aplaudir el fallo. “Durante dos años, los conductores han estado diciendo que la democracia no se puede comprar. Y la decisión de hoy demuestra que tenían razón”.

La profesora de derecho de la Universidad de Berkeley, Catherine Fisk, que presentó un informe amicus en el caso en nombre de los demandantes, dijo que es probable que las empresas obtengan una suspensión del fallo del juez en las próximas dos semanas.

Después de que el tribunal estatal de apelaciones lo examine, el Tribunal Supremo de California acabará decidiendo, y añadió que el proceso podría durar un año.

El Tribunal Supremo de California se negó anteriormente a atender un recurso de inconstitucionalidad contra la Proposición 22 en febrero, ordenando a los demandantes que presentaran primero la demanda en una instancia inferior.

Los expertos han dicho que la mayoría de las medidas que aparecen en la papeleta de votación a través de un proceso de recogida de firmas en California se enfrentan inevitablemente a un desafío legal. Y, tradicionalmente, los tribunales californianos suelen ser reacios a anular las medidas electorales porque la medida puede considerarse un desafío a la voluntad del pueblo.

Geoff Vetter, portavoz de la coalición Protect App-Based Drivers & Services, formada por las empresas para liderar la campaña a favor de la Proposición 22 el año pasado, calificó la decisión de “indignante” y “una afrenta a la abrumadora mayoría de los votantes de California que aprobaron la Proposición 22".

La Proposición 22 dividió amargamente a los conductores, ya que algunos apoyaron la iniciativa y otros —en grupos como Rideshare Drivers United, con sede en Los Ángeles, y Gig Workers Rising y Mobile Workers Alliance, con sede en San Francisco— presentaron un informe amicus contra la medida.

Las empresas operan “muy por debajo de las normas laborales”, dijo Nicole Moore, organizadora del grupo de Los Ángeles. “La mayoría de los votantes pensaron que estaban ayudando a los conductores. Los conductores han visto justo lo contrario de la ayuda”.

Veena Dubal, profesora de la Facultad de Derecho de la Universidad de California (Hastings) y crítica desde hace mucho tiempo de las empresas de transporte de pasajeros, dijo que la Proposición 22 “es una ley extremadamente, excesivamente amplia. Esta es la primera decisión de muchas que creo que mostrará su extralimitación empresarial”.

La sentencia llega en un momento en el que las empresas están luchando en Massachusetts y otros estados para clasificar a sus trabajadores como empleados en lugar de como contratistas independientes.


Anuncio