Anuncio
Share

Los árboles del Bosque Gigante están siendo preparados para las llamas en el Parque Nacional Secuoya

Flames on a hillside.
Las llamas arden a través de la maleza, cerca de la entrada del Parque Nacional Secuoya, cerca de Three Rivers, mientras el incendio del complejo KNP amenaza la zona.
(Brian van der Brug / Los Angeles Times)

A medida que el creciente incendio del complejo KNP continúa su marcha a través del Parque Nacional Secuoya, los equipos de bomberos estaban preparando, el jueves, al famoso Bosque Gigante para las llamas, envolviendo algunas de las enormes secuoyas en material de aluminio resistente al fuego.

El incendio Colony, uno de los dos fuegos que componen el complejo de casi 9.000 acres, se encuentra a una milla de la arboleda, y los funcionarios temen que las llamas puedan alcanzar los árboles gigantes durante el día. La zona alberga aproximadamente 2.000 secuoyas gigantes, incluido el árbol General Sherman de 275 pies, considerado el árbol más grande de la Tierra por volumen, indicaron los bomberos.

“Es un área muy importante para muchas personas, por lo que se está haciendo un gran esfuerzo especial para proteger esta arboleda”, enfatizó Rebecca Paterson, portavoz de los Parques Nacionales Secuoya y Cañón de los Reyes.

Ciertos árboles gigantes que son notables, incluido el General Sherman, “se están preparando de la misma manera que protegeríamos las estructuras”, señaló Paterson, refiriéndose a un proceso que implica despejar la vegetación que rodea a los árboles e incluso usar una envoltura hecha con aluminio alrededor de sus bases.

Anuncio

La cubierta flexible es “básicamente como papel de estaño”, puntualizó Mark Garrett, portavoz del incendio del complejo KNP, y está destinada a proteger los majestuosos árboles de la lluvia de brasas, así como reflejar el calor radiante. Es el mismo material que se usa para envolver casas en peligro de entrar en contacto con el fuego y que los bomberos llevan en la espalda en caso de quemaduras, señaló.

Varias estructuras históricas en el área inmediata se están preparando de manera similar, indicaron los bomberos.

Los equipos de bomberos también planeaban realizar operaciones para quemar las áreas vulnerables, un proceso similar a una ignición prescrita que implica encender un fuego de tierra de baja intensidad cerca del área de protección deseada.

“Si un incendio más grande y menos controlado ingresa al área, se ralentizará y, a veces, incluso se detendrá por la falta repentina de combustibles”, explicó Paterson sobre los fuegos controlados.

Las secuoyas gigantes están adaptadas para resistir incendios forestales e incluso aprovecharlos para reproducirse, con llamas calentando sus conos para liberar semillas. Pero los fuegos cada vez más intensos, alimentados por la sequía y el cambio climático, amenazan con traicionar ese contrato ecológico.

El incendio de Castle del año pasado acabó con el 10% de la población de secuoyas gigantes, lo que equivale a miles de enormes árboles talados por el feroz siniestro.

Pero hay motivos para el optimismo para esta operación en particular. La arboleda ha sido sometida a quemas prescritas en numerosas ocasiones, una táctica que, según los funcionarios, despeja de manera efectiva gran parte del sotobosque y la maleza que puede actuar como combustible para los incendios, un trabajo al que se le atribuye la protección del Bosque Gigante del fuego Rough de 150.000 acres en 2015.

Mientras tanto, el incendio de Paradise, el mayor de los dos, se acercaba peligrosamente a la sede del parque y las viviendas de los empleados en las colinas. También ardió más cerca de la comunidad aledaña a Three Rivers, a una milla de su punto más cercano. Mientras el fuego avanzaba hacia las áreas desarrolladas, Paterson comentó: “Podría ser un día importante”.

Desencadenado durante una tormenta eléctrica masiva el 9 de septiembre, el incendio del complejo KNP había crecido hasta el jueves a 8.940 acres, una cifra que los funcionarios indicaron que probablemente era una subestimación. Todavía estaba contenido en un 0% después de arder durante una semana en un terreno escarpado y áspero. Un aguacero breve y fuerte acompañó a la reciente tormenta, pero no fue suficiente para impregnar los combustibles desecados por un año de condiciones extremadamente áridas y hacerlos menos receptivos a las quemaduras, puntualizaron las autoridades.

El fuego obligó a la evacuación de los empleados y residentes del parque en partes de Three Rivers y llevó a los funcionarios a cerrar el Parque Nacional Secuoya al público.

Hacia el sur, en el Bosque Nacional Secuoya, el incendio de Windy, que ya ha ardido en una arboleda de secuoyas gigantes, ha alcanzado los 3.924 acres, lo que obligó a las autoridades a ordenar el jueves la evacuación de Johnsondale y la comunidad cercana de Camp Whitsett. Está contenido al 0%.

El fuego se encendió el jueves en la Reserva India del Río Tule antes de penetrar en el bosque nacional y, a principios de la semana, se había infiltrado en la arboleda de secuoyas de Peyrone, dentro del Monumento Nacional de las Secuoyas Gigantes.

Los equipos han intentado inspeccionar la arboleda, ubicada en el perímetro norte del incendio, en busca de daños potenciales, pero la ubicación en medio de un terreno empinado e inaccesible ha obstaculizado una observación de cerca, indicó el portavoz de bomberos Thanh Nguyen. Las autoridades señalaron que podría llevar varios días completar una evaluación preliminar.

A medida que los incendios en el sur de Sierra Nevada no muestran signos de desaceleración, los bomberos están logrando un progreso significativo para controlar los monstruosos fuegos de Dixie y Caldor que han ardido durante semanas al norte y al este de Sacramento, respectivamente.

El incendio de Dixie, que por sí solo ha carbonizado casi 1 millón de acres y destruido más de 1.300 casas, ahora está contenido en un 86%, después de haber ardido hace dos meses en el condado de Plumas, según el informe de incidentes más reciente.

El fuego de Caldor de aproximadamente 219.000 acres está por lo pronto controlado en un 71%, una gran mejora con respecto a fines del mes pasado, cuando amenazaba el paraíso vacacional de South Lake Tahoe.

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí.


Anuncio