Anuncio
Share

Incendio incontrolable llega a Giant Forest; se desconoce el destino de las secuoyas gigantes

A gate with a "road closed" sign blocks a highway lined by tall trees
Un acceso está cerrado el viernes cerca de la entrada al Sequoia National Park, donde el incendio del parque KNP amenazaba arboledas de secuoyas gigantes.
(Brian van der Brug / Los Angeles Times)

Un incendio forestal provocado por un rayo en el Sequoia National Park ha quemado la primera fila del Bosque Gigante, hogar de unas 2.000 secuoyas gigantes, incluido uno de los árboles más grandes del mundo.

El incendio del parque KNP del viernes quemó el extremo más occidental del bosque junto a la autopista General, cerca de Four Guardsmen, un grupo de secuoyas gigantes que marca la entrada al bosque, dijo Steven Bekkerus, oficial de información pública del Blue Team del Área Sur. El bosque está ubicado al este de Fresno.

Las bases de los árboles habían sido envueltas en una lámina protectora que puede soportar altas temperaturas y se usa generalmente para proteger las estructuras contra las llamas, expuso, pero no estaba claro qué tan intensamente ardió el fuego en el área o cómo funcionó este recurso en los árboles.

Las secuoyas gigantes se consideran una de las especies más adaptadas al fuego en la Tierra, pero los expertos dicen que los árboles afectados por la sequía no son ya un escollo para los incendios masivos y de alta intensidad incitados por el cambio climático y la acumulación de vegetación seca en los bosques del oeste de EE.UU.

Anuncio

Las cuadrillas pudieron ingresar al área más tarde el sábado, después de que despejaron la carretera general -la única forma de entrar y salir del bosque-, de rocas que caían y vegetación en llamas que se había extendido a la carretera, dijo Bekkerus.

La sequedad de la vegetación, provocada tanto por la sequía de larga duración como por las olas de calor de corta duración, facilita el inicio de los incendios y su propagación.

Eso ocurrió cuando los dos incendios que abarcaban el parque, los fuegos Colony y Paradise, que fueron provocados por una tormenta eléctrica el 9 de septiembre, se fusionaron durante la noche, abarcando 17.857 acres y haciendo un recorrido hacia el norte y el noreste. Los bomberos informaron un 0% de contención.

Hasta el sábado por la tarde, el incendio no había afectado a la mayor parte del Giant Forest incluido el famoso árbol General Sherman, que se cree que es el más grande del mundo por volumen, dijo Bekkerus. El árbol está en el extremo norte del bosque.

Las autoridades no estaban seguras de si las llamas llegarían allí más tarde ese mismo día.

“No sabemos exactamente qué pasará hoy”, manifestó Bekkerus. “Hoy puede ser un día de fuego activo”.

La actividad de los incendios comenzó a aumentar alrededor de las 2 p.m. El viernes, se levantó el viento y se alzó una nube de humo, lo que permitió que el sol calentara la vegetación, dijo Bekkerus.

“De hecho, tuvimos que retirar a nuestras cuadrillas por razones de seguridad”, dijo.

Los equipos contra incendios estaban de regreso combatiendo el fuego el sábado por la mañana, expuso. También estaban protegiendo estructuras en las comunidades de cabañas de Mineral King y en Three Rivers, donde más de 100 hogares fueron amenazados, dijo.

Había 416 empleados asignados al incidente, con más recursos ya solicitados, agregó Bekkerus.

“Este es uno de los incendios de mayor prioridad en el país en este momento, por lo que estamos tratando de aprovechar al máximo esos recursos y obtener lo que necesitamos”, dijo.

Los bomberos estaban luchando para avanzar antes de que entrara en vigencia una advertencia de bandera roja emitida por el Servicio Meteorológico Nacional a las 5 p.m. A medida que un valle de baja presión se movía desde el oeste, los meteorólogos pronosticaban valores de humedad relativa muy bajos y fuertes vientos con rachas de hasta 45 mph, dijo Bill South, meteorólogo del Servicio Meteorológico Nacional en Hanford.

“Todo eso en su conjunto, podría conducir a un comportamiento de fuego extremo”, dijo.

Se esperaba que las condiciones climáticas críticas del incendio persistieran durante la mayor parte del fin de semana, y la advertencia expiraba a las 8 p.m. del domingo, dijo.

“Siempre que hay una actividad de viento importante, son difíciles”, comentó Bekkerus. “No hay mucho que podamos hacer para detener eso”.

Las cuadrillas habían estado trabajando durante la semana pasada a fin de preparar el Giant Forest para el fuego envolviendo árboles, incluido el General Sherman, con una envoltura protectora y rastrillando la vegetación alrededor de sus bases.

Cuadrillas ‘de elite’ especialmente entrenadas para provocar incendios de baja intensidad también prendían fuegos alrededor de los árboles, expuso.

El Servicio Forestal ha estado realizando quemas controladas en las arboledas de secuoyas desde la década de 1960 para eliminar el exceso de vegetación que podría ayudar al fuego a arder más y llevarlo a las copas de los árboles, dijo Bekkerus. Han sido desafiados por las limitaciones de recursos y el hecho de que las aberturas para realizar las quemas se han vuelto más estrechas debido al aumento de las temperaturas, la disminución de las precipitaciones y las temporadas de incendios más largas y activas.

Aun así, las autoridades esperan que la historia ayude a garantizar que si el fuego quema el resto del bosque, lo hará a una intensidad lo suficientemente baja como para beneficiar a los gigantes, que tienen ramas de corteza de hasta 2 pies de grosor y que se extienden por encima de las llamas y conos que liberan semillas cuando se exponen a un estallido de calor.

“Es importante recordar que estos árboles tienen miles de años”, dijo Bekkerus. “Están acostumbrados al fuego”.

Una secuoya gigante puede sobrevivir a un incendio forestal si solo el 5% de su corona permanece intacta. Al mismo tiempo, señaló Bekkerus, los árboles aún pueden sucumbir a las llamas que arden lo suficientemente calientes, particularmente en medio de condiciones cálidas y secas que los han dejado más vulnerables, en principio.

“Actualmente estamos en una sequía histórica y estos árboles están estresados”, dijo Bekkerus.

Las secuoyas gigantes crecen solamente en las laderas occidentales de Sierra Nevada, donde hay aproximadamente 70 arboledas. El año pasado, el incendio de Castle quemó áreas de unas 20 de esas arboledas con tal intensidad que provocó que las copas de algunos árboles se quemaran y destruyeran sus conos en lugar de ayudarlos a liberar semillas. Los investigadores estiman que el fuego mató entre 7.500 y 10.600 árboles, entre el 10% y el 14% de la población natural del mundo.

La Coalición de Tierras de las Secuoyas Gigantes de agencias federales y estatales, universidades, tribus y conservacionistas está trabajando ahora para elaborar un plan que garantice la viabilidad a largo plazo de los árboles frente a lo que se ha convertido en una amenaza existencial, dijo Bekkerus.

Señaló que la secuoya gigante es un símbolo icónico de los espacios abiertos de la nación y aparece de manera destacada en el logotipo del Servicio de Parques Nacionales.

“Este es el segundo parque más antiguo del país después de Yellowstone, y la atracción y razón misma del parque son las secuoyas”, manifestó. “Así que estos son recursos muy importantes que con nuestro arduo trabajo intentamos proteger”.

Para leer en inglés por favor hacer click aquí:


Anuncio