Anuncio
Share

Los incendios de California aparecen más rápido, son más intensos, y es cada vez más difícil combatirlos

Smoke rises from the Sugar fire
Nubes de humo del incendio de Sugar, el sábado, en Doyle, California.
(Noah Berger / Associated Press)

La sequedad de la vegetación, provocada tanto por la sequía de larga duración como por las olas de calor de corta duración, facilita el inicio de los incendios y su propagación.

Más de 140.000 acres, desde montañas elevadas a lo largo de la frontera entre California y Nevada hasta bosques al norte del monte Shasta y la puerta de entrada a Yosemite, resultaron quemados por los incendios forestales.

Pero muchos de los fuegos más grandes de 2021 tienen algo en común: arden más rápido y más intensamente de lo que algunos bomberos notaban a principios de año.

Un invierno y una primavera de pocas lluvias y una mínima escorrentía de nieve, seguidos de meses de condiciones inusualmente cálidas y varias olas de calor en verano, prepararon la vegetación para que arda rápidamente, lo cual les dio a las cuadrillas de bomberos poco tiempo para controlar las llamas antes de que avancen.

La vegetación se encuentra en niveles récord de sequedad para esta época del año, al menos seis semanas antes de lo que debería estar, precisó un científico climático de UCLA, Daniel Swain. Está más seco de lo normal en el norte de California, donde comenzaron muchos de los incendios recientes.

Anuncio

Aunque la fuerte sequedad por sí sola no puede predecir cuántos incendios habrá en un año determinado, añadió Swain, puede decir mucho sobre cómo serán.

“Dadas las mismas circunstancias, la vegetación más seca significa incendios más intensos”, destacó Swain, y agregó que la “intensidad” se refiere tanto al calor de un incendio como a su comportamiento.

Los incendios intensos alimentados por vegetación seca “tienen una mayor tendencia a hacer cosas como traspasar barreras, líneas de control, carreteras o cuerpos de agua, o crear sus propias condiciones climáticas”, expresó.

Tomó menos de 10 días para que el fuego de Lava, provocado por un rayo en el Bosque Nacional Shasta-Trinity, escalara a 25.000 acres después de encenderse, a fines de junio, aunque mantuvo el título del incendio forestal más grande del año solo brevemente.

El incendio de Sugar, en el condado de Plumas, comenzó el 2 de julio y, en 10 días, también se había multiplicado a casi 90.000 acres.

A medida que la pandemia de COVID disminuye, los posibles apagones del verano y el otoño son una prueba para un gobernador cuyo primer mandato ha sido definido por emergencias que escapan a su control.

Variables como el viento y el terreno pueden afectar la velocidad de un incendio, pero los bomberos de Sugar destacaron que la sequedad extrema fue una de las fuerzas impulsoras del rápido crecimiento de las llamas, que ahora están a punto de convertirse en el primer megaincendio de 100.000 acres en California esta temporada.

De hecho, señalaron los expertos, la sequedad es el “factor X” de muchos de los recientes incendios en California. La sequedad de la vegetación, provocada tanto por la sequía prolongada como por las olas de calor a corto plazo, predispone el terreno y favorece que ardan e incluso que se propaguen con más facilidad.

La actual falta de humedad ha tenido graves ramificaciones en el paisaje del Estado Dorado.

De julio de 2020 a junio de este año, la ciudad de Los Ángeles recibió solo el 41% de sus precipitaciones típicas, mientras que la región de la Sierra Norte registró su tercer año más seco. La capa de nieve en todo el estado estaba muy por debajo de donde debería haber estado en abril, cuando suele ser la más profunda.

“Los incendios en promedio se están volviendo más severos, ocurren con mayor frecuencia, están aumentando de tamaño y la estacionalidad se está extendiendo”, remarcó Morgan Tingley, profesor asociado de ecología y biología evolutiva en UCLA, quien señaló que la temporada de incendios ahora comienza en junio y llega hasta bien entrado diciembre. “Esa sequedad”, agregó, “simplemente crea estas condiciones de polvorín”.

En lo que va de este año, muchos de los peores comportamientos de los incendios forestales se han convertido en realidad, como cuando las cuadrillas de bomberos que luchaban contra el foco de Sugar se retrasaron sustancialmente después de que una brasa azotada por el viento saltó las líneas de contención y encendió un nuevo foco.

El fuego estaba contenido en un 70% en 490 acres el martes pasado, cuatro días después de comenzar a arder. Los equipos se concentraron en la frontera sur después de que las imágenes infrarrojas mostraran poco calor en el área donde había iniciado todo, indicó el jefe de operaciones, Jake Cagle, en una reunión informativa reciente con la comunidad.

Pero cuando el fuego resurgió allí y comenzó a crecer rápidamente, en medio de una ola de calor cada vez más intensa, avanzó tan rápido que las cuadrillas no pudieron establecer de inmediato un punto de anclaje o de control, y el fuego empezó a crecer alrededor de ellos. “Por seguridad de los bomberos, tuvieron que alejarse”, dijo Cagle.

El informe anual de Heal the Bay clasifica las playas más limpias y más sucias de California. La encuesta de este año también califica los ríos y lagos populares de Los Ángeles.

Los equipos continuaron combatiendo el fuego desde el aire mientras buscaban la oportunidad de poder pisar el suelo con sus botas, comentó. Pero para el miércoles por la mañana, el foco se había multiplicado casi por cinco, a 2.365 acres, y la contención se había reducido al 28%.

Para el viernes, había crecido tanto y ardía tan intensamente que generó una nube masiva de pirocumulonimbus que arrojaba brasas a una milla por delante del incendio principal, comentaron las autoridades, lo cual hizo que ganar terreno fuera un desafío.

Según Swain, el “piro-vórtice” sobre el incendio de Sugar fue un ejemplo de focos que crean sus propios patrones climáticos, que también pueden incluir vientos fuertes, tornados y grandes columnas de humo.

“Una vez que [los incendios] se vuelven lo suficientemente intensos, no se necesitan condiciones climáticas externas extremas”, señaló. “Empiezan a crear las suyas propias”.

Pero la sequedad extrema no solo contribuye a incendios más calientes, rápidos y más frecuentes, sino que también dificulta que los residentes escapen.

Cuando un vehículo envió material inflamable a un arbusto seco a lo largo de la Interestatal 5 en el condado de Shasta, el 30 de junio pasado, provocó el incendio de Salt, que pronto se extendió a más de 12.600 acres y destruyó al menos 27 casas.

Un residente relató que tuvo 10 minutos para huir antes de que el incendio redujera su casa a cenizas. Otra vecina, Chris Barker, de 62 años, comentó que ella y su esposo, Ron, huyeron a un motel con documentos legales, fotos de familia, un cesto de ropa sucia y sus mascotas.

Barker reconoció que sabía que su comunidad de Gregory Acres era propensa a los incendios, pero no había ocurrido ninguno significativo en el área en 68 años. Dos días después de su huida, se enteraron de que su casa había quedado destruida.

“Todo lo demás en nuestra calle, a ambos lados, está totalmente ahumado”, relató Barker. “Se nota que fue muy intenso. Hay áreas que no son más que cenizas blancas y algunos pequeños árboles de huso. Simplemente una devastación total”.

Más tarde, los bomberos le dijeron a la pareja que, dada la velocidad y la ferocidad del fuego, su casa no había tenido ninguna posibilidad de sobrevivir en pie. “Fue impulsado por el viento; ardió a través del cañón y se llevó todo lo que quería”, comentó la mujer.

Aunque gran parte del comportamiento de los incendios extremos en el estado se puede atribuir a la sequía, el alza de las temperaturas globales caracterizadas por olas de calor extremo más frecuentes también es un factor importante, señalaron los expertos.

Las temperaturas de tres dígitos se dispararon en todo el sur durante el fin de semana, mientras que gran parte del noroeste del Pacífico se vio envuelto recientemente en una cúpula de calor mortal y sin precedentes.

En 2015, el científico climático Alex Hall coescribió un estudio que descubrió que el tamaño de los incendios forestales está estrechamente relacionado con el calor y la sequedad. El análisis predijo que para 2050, arderían cada año el doble de acres en el sur de California, en promedio.

Pero la región va camino de alcanzar esa marca mucho antes: en 2020, por ejemplo, los incendios forestales quemaron el doble de tierra en todo el estado que en 2018.

El reciente aumento rápido en el comportamiento del fuego podría deberse en parte a cambios más grandes entre años húmedos y secos, que provocaron que la vegetación crezca y luego se seque, y tácticas agresivas de extinción de incendios que generaron una acumulación de combustibles secos y muertos en áreas de bosques.

También podría deberse a que los investigadores basaron sus predicciones en registros históricos que se remontan a décadas, y las condiciones modernas están soplando cada vez más las condiciones que produjeron esos registros fuera del agua.

“Ese podría ser un régimen diferente al que tenemos ahora, donde los incendios simplemente se comportan de manera distinta porque hay un clima más caluroso”, comentó.

A las preocupaciones de los expertos se suma el hecho de que gran parte de la vegetación seca de este año aún no ha encontrado corrientes fuertes, que tienden a llegar en forma de Vientos de Santa Ana y Sundowners (vientos pendiente abajo al ponerse el sol), más tarde en el año.

Cuando la sequedad extrema se encuentra con vientos fuertes, como en el fuego de River, del domingo por la tarde en Yosemite, ello puede equivaler rápidamente a un desastre. Ese foco tomó 2.500 acres en solo unas pocas horas. Para el lunes por la noche, se había extendido a 8.000 y estaba solo contenido en un 10%.

Para leer esta nota, haga clic aquí.


Anuncio