Anuncio
Share

El 97% de docentes y administradores del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles cumplen con el plazo para la vacunación

A nurse gives a COVID-19 vaccine to a school worker in Eagle Rock.
La enfermera registrada Priscilla V. administra una vacuna contra COVID-19 a Luis Nufio, un entrenador después de la escuela, en Eagle Rock High School. Aproximadamente el 97% de los miembros del sindicato de maestros habían cumplido con la fecha límite de inoculación del viernes.
(Allen J. Schaben / Los Angeles Times)

Alrededor del 97% de los docentes de Los Ángeles y de los administradores han cumplido con la fecha límite del viernes del distrito escolar para vacunarse contra el COVID-19, según la información que divulgó el distrito.

El requisito del antígeno se aplica a todos los empleados del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD por sus siglas en inglés), alrededor de 73.000, así como a los padres voluntarios y contratistas del distrito que trabajan en el campus. Los empleados de las escuelas autónomas autorizadas por el distrito también deben seguir esta disposición.

La información del distrito viene después de un comunicado del jueves por la noche de United Teachers Los Angeles, que indicó que alrededor del 95% de sus miembros, en ese momento, cumplieron con el requisito. El sindicato representa a enfermeras, consejeros y bibliotecarios, así como a docentes.

El distrito no incluyó los números de todos los empleados. Las tasas de vacunación han sido más bajas para los trabajadores no docentes y con salarios menores.

Anuncio

No está claro cuántos del 3% restante de los miembros del sindicato de profesores, lo que representa alrededor de 1.000 empleados escolares, han recibido exenciones por razones médicas o religiosas. Cualquier persona que no tenga al menos una dosis del antígeno tendrá prohibida la entrada al campus este lunes, lo que podría interrumpir la continuidad de la educación en el aula en el segundo sistema escolar más grande del país.

Las cifras representan un progreso sustancial desde finales de septiembre, cuando aproximadamente 1 de cada 5 empleados del distrito no había presentado documentación de inoculación.

“Como anticipamos, nuestra cantidad de personal vacunado está aumentando constantemente”, subrayó el viernes por la mañana la presidenta de la junta escolar, Kelly Gonez. “Seguimos animando a todos los empleados a inocularse esta semana. Confío en que las flexibilidades que hemos establecido para quienes reciben su primera dosis antes del 15 de octubre protegerán a nuestros empleados que están haciendo un esfuerzo total para inmunizarse, al tiempo que minimizan el impacto en las escuelas y los servicios”.

Agregó: “El mandato del antígeno es una prioridad para todo el sistema y, como miembro de la junta, he estado solicitando y recibiendo actualizaciones periódicas sobre nuestro progreso”.

Desde finales de septiembre, y hasta el viernes por la mañana, el sistema escolar se había negado a proporcionar información actualizada sobre las tasas de vacunación de los empleados. El distrito tampoco ha divulgado información sobre cuántos trabajadores habían solicitado o recibido una exención religiosa o médica.

En una comunicación interna, el sindicato les indicó a sus miembros no vacunados que no asumieran que podían transferirse al programa City of Angels, en gran parte en línea, y trabajar en esa modalidad.

“Los empleados sin exenciones que no reciban al menos una dosis antes del 15 de octubre no podrán enseñar en el programa en línea de City of Angels”, señalaba el mensaje. “Solo los miembros que reciben exenciones, junto con los voluntarios/personas transferidas de los sitios escolares que están inoculados, pueden ser asignados al programa City of Angels”.

El sindicato enfatizó la importancia de seguir adelante enviando su documentación u obteniendo una primera inyección.

“Si ha sido vacunado, pero aún no ha proporcionado pruebas al LAUSD, le recomendamos que lo haga lo antes posible”, declaró el sindicato. “Los empleados que no entreguen prueba de al menos una dosis de la vacuna no podrán ingresar a ninguna escuela o lugar de trabajo del LAUSD después del 15 de octubre y estarán sujetos a despido a menos que hayan recibido una exención médica o religiosa”.

El sindicato no respondió a una solicitud de comentarios adicionales. United Teachers Los Angeles representa a más de 30.000 docentes, enfermeras, consejeros y bibliotecarios.

El sindicato de docentes ha respaldado las vacunas obligatorias tanto para los empleados como para los estudiantes y, durante el año escolar anterior, el sindicato se opuso a los llamados para reabrir los planteles hasta que todos los miembros tuvieran la oportunidad de estar completamente inoculados.

Los funcionarios del distrito aceptaron esta condición y, como resultado, los campus no volvieron a abrir hasta mediados de abril, más tarde que en algunos otros sistemas escolares.

La gran mayoría de los docentes se vacunaron rápidamente cuando estuvieron disponibles, pero una minoría considerable se resistió.

Las dudas sobre la inoculación han sido consistentemente más altas entre los miembros del otro gran sindicato del distrito: el Local 99 del Sindicato Internacional de Empleados de Servicios, que representa a unos 28.000 trabajadores no docentes, incluyendo un gran número de empleados con salarios bajos.

La fecha límite original para que los empleados estuvieran completamente vacunados era el viernes. Esta semana, sin embargo, la superintendente interina, Megan K. Reilly, amplió el plazo. Pero los empleados aún tenían que recibir una primera inyección, de cualquier antígeno autorizado por la Administración de Medicamentos y Alimentos de los Estados Unidos, antes de la fecha límite original, y la vacunación completa se requiere antes del 15 de noviembre.

El Local 99 presionó por la extensión en las negociaciones del contrato. El sindicato estimó que alrededor del 80% de sus miembros en el Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles “tienen un registro de inoculación” para al menos una dosis, indicó la portavoz Blanca Gallegos. Al final del jueves, ese número había aumentado al 83%.

“Sin embargo, hemos escuchado de muchos miembros que todavía hay problemas con la carga de evidencias de vacunación en el sistema del distrito, por lo que esperamos que las cifras aumenten una vez que se resuelvan esos percances”, explicó Gallegos.

Los miembros del Local 99 incluyen trabajadores de servicios de alimentos, conserjes, conductores de autobuses y asistentes de educación especial.

Un tercer sindicato, el Local 500 de la Asociación de Empleados Escolares de California, informó una tasa de inoculación del 93.1% el viernes por la mañana.

Ese sindicato representa a unos 3.700 trabajadores de oficina, gerentes financieros del campus, asistentes de biblioteca y otro personal de apoyo.

El distrito escolar estuvo proporcionando clínicas de vacunación hasta el viernes a las 3:30 pm y permitió a los empleados tomarse un tiempo libre del trabajo para recibir las inyecciones. Las ubicaciones incluyen: Irvine Middle School, Roosevelt High School, Sutter Middle School, Markham Middle School, Bancroft Middle School y Webster Middle School.

Los estudiantes del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles de 12 años o más tienen un cronograma diferente, pero también deben inocularse en las próximas semanas. Un padre ha presentado una demanda sobre dicho requisito.

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí.


Anuncio