Anuncio
Share

Autoridades estatales destruyeron un millón de plantas de marihuana en un procedimiento contra operaciones ilegales

Tents in a desert with marijuana plants
Plantas dentro de una operación de cultivo ilegal en el Valle del Antílope, en junio. Las autoridades estatales anunciaron esta semana los resultados de una redada en la que agentes confiscaron más de un millón de plantas de marihuana cultivadas sin autorización.
(L.A. County Sheriff’s Department)

Los agentes de la ley han destruido este año más de un millón de plantas de marihuana cultivadas ilegalmente en un intento de frenar los cultivos generalizados que socavan el mercado legal de California.

Agentes del orden en California incautaron más de un millón de plantas de marihuana cultivadas ilegalmente este año, en un intento por frenar el cultivo ilícito para uso comercial, que sigue socavando el apremiado mercado legal de marihuana del estado, comentaron las autoridades el lunes pasado.

El procurador general de California Rob Bonta afirmó el lunes que los agentes asignados al programa estatal Campaña contra la plantación de marihuana, o CAMP, destruyeron alrededor de 1.2 millones de plantas descubiertas en sitios de cultivo sin licencia y confiscaron 180.000 libras de marihuana procesada. El operativo se llevó a cabo durante un período no especificado de 13 semanas, en 26 condados diferentes.

Los agentes también confiscaron 165 armas de fuego y recolectaron 67.000 libras de equipo, como presas y líneas de agua que se utilizan para desviar el agua de fuentes públicas para regar las plantas, señaló Bonta. La extracción de agua por parte de los cultivadores ilegales de marihuana se ha convertido cada vez más en una preocupación en medio de la sequía que empeora en California.

El fiscal general comentó, además, que se encontraron insecticidas prohibidos en el estado en los sitios de cultivo, algunos de ellos tan tóxicos que matan la vida silvestre, además envenenan las aguas subterráneas y las vías fluviales públicas.

Anuncio

Bonta expuso que el Departamento de Justicia de California planeaba realizar una revisión de seis meses del programa CAMP, que existe desde 1983, para evaluar si estaba abordando los “impactos ambientales, laborales y económicos” del cultivo ilegal de cannabis.

Los cultivos ilegales a veces han explotado a los trabajadores, remarcó Bonta, obligándolos a trabajar en condiciones inseguras. También causaron estragos en las operaciones de siembra legales, que luchan por competir con los operadores del mercado negro libres de impuestos, permisos y tarifas exigidos por las leyes de marihuana de California.

Conseguir su primer apartamento es un gran acontecimiento, y en Los Ángeles, puede ser un gran dolor de cabeza. A continuación, le damos consejos para que se desenvuelva en el proceso, desde la búsqueda de ofertas hasta la visita a las viviendas y la firma del contrato de alquiler.

Bonta dijo que el estado tiene el deber de apoyar su mercado legal de cannabis. “Queremos ese mercado”, destacó, “para que entren más jugadores en él, para salir del mercado ilícito e ingresar en el mercado legal”. Las autoridades estatales planean alentar esa transición “con un enfoque de premios y castigos”, explicó.

Según Karen Mouritsen, directora de la Oficina de Administración de Tierras de EE.UU en California, este año los agentes también decomisaron y destruyeron 169.000 plantas ilegales de marihuana cultivadas en 80 sitios en tierras federales del estado.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio