Anuncio
Share

Millones de californianos más pueden recibir el refuerzo de la vacuna COVID-19

A man receives a COVID-19 vaccine
Alan Antolin, a la izquierda, administra una vacuna COVID-19 de Johnson & Johnson a Steven Katz en una clínica móvil en Diamond Bar el 29 de septiembre.
(Irfan Khan / Los Angeles Times)

La campaña para aislar a California contra otra oleada invernal de coronavirus recibió un gran impulso esta semana cuando los funcionarios federales de salud adoptaron criterios que permitirán que millones de residentes reciban refuerzos de la vacuna COVID-19.

Los beneficiarios elegibles podrán reservar citas para los refuerzos de Moderna y Johnson & Johnson este mismo viernes.

“Si eres elegible, obtén tu refuerzo”, tuiteó el viernes por la mañana el gobernador Gavin Newsom. “Protéjase y proteja a sus seres queridos este invierno”.

Mientras que tanto los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades como la Administración de Alimentos y Medicamentos han firmado la expansión de la campaña de refuerzo a nivel nacional, California ha esperado tradicionalmente para implementar oficialmente dicha orientación hasta que pueda ser revisada por el Grupo de Trabajo de Revisión de Seguridad Científica de los Estados Occidentales, una coalición de expertos en salud pública de California, Nevada, Oregón y Washington.

Anuncio

Sin embargo, es probable que el grupo se mueva rápidamente, como lo hizo el mes pasado para respaldar la oferta de dosis de refuerzo de la otra vacuna contra COVID-19 disponible, de Pfizer-BioNTech.

Aunque los refuerzos ya están disponibles para las tres marcas de vacunas, hay diferencias clave en cuanto a quién puede recibirlos.

Según el marco finalizado el jueves, una tercera dosis de Pfizer o Moderna debe administrarse a los mayores de 65 años, a los residentes de centros de atención a largo plazo y a las personas de 50 a 64 años con enfermedades subyacentes.

Los refuerzos también pueden aplicarse a los adultos más jóvenes con afecciones médicas subyacentes, así como a los individuos de 18 a 64 años que corren un mayor riesgo de exposición al coronavirus debido a sus condiciones de trabajo o de vida.

Para todos los receptores de Pfizer y Moderna, la inyección adicional debe suministrarse al menos seis meses después de la finalización de la serie inicial de dos dosis de inoculación.

Los adultos que recibieron la vacuna de una sola vez de Johnson & Johnson pueden recibir un refuerzo dos meses después de su primera inyección.

Los CDC también abrieron la puerta a “mezclar y combinar” las vacunas, lo que permite que alguien obtenga una dosis de refuerzo de una marca diferente a la que recibió inicialmente. En otras palabras, un receptor de Johnson & Johnson podría optar por aplicarse una dosis de refuerzo de Moderna, o viceversa.

La Dra. Rochelle Walensky, directora de los CDC, caracterizó las recomendaciones de refuerzo como “otro ejemplo de nuestro compromiso fundamental de proteger al mayor número posible de personas contra el COVID-19".

“Las pruebas demuestran que las tres vacunas contra el COVID-19 autorizadas en Estados Unidos son seguras, como lo confirman los más de 400 millones de dosis de vacunas ya administradas”, dijo en un comunicado. “Y todas ellas son muy eficaces para reducir el riesgo de enfermedad grave, hospitalización y muerte, incluso en medio de la variante Delta que circula ampliamente”.

El despliegue generalizado de refuerzos hará que las campañas de inoculación a nivel estatal y nacional entren en una nueva fase crítica.

Si bien la mayoría de los estadounidenses, y casi el 62% de los californianos, ya han sido completamente inoculados contra el COVID-19, los funcionarios han expresado su preocupación de que la disminución de la inmunidad de las vacunas podría dejar a algunos residentes expuestos, una perspectiva alarmante con la ajetreada temporada de vacaciones a la vuelta de la esquina.

“Tenemos que hacer todo lo posible para prevenir una oleada invernal devastadora”, indicó el jueves la Directora de Salud Pública del Condado de Los Ángeles, Barbara Ferrer. “Hemos visto un patrón en el que las cifras de COVID aumentan con el clima más frío y con el incremento de las actividades que se realizan en el interior”.

Aunque conseguir que más personas no inoculadas se apliquen la vacuna sigue siendo la máxima prioridad, las autoridades dicen que los refuerzos también pueden desempeñar un papel fundamental para evitar otra oleada, asegurando que más personas -especialmente las que tienen mayor riesgo de sufrir los peores resultados del COVID-19- estén lo más protegidas posible.

“Las vacunas de refuerzo proporcionan una mayor protección y son un importante paso adelante en nuestra lucha contra el virus”, señaló Jeff Zients, coordinador de la Casa Blanca para el COVID-19, durante una reunión informativa el viernes.

Aunque millones de californianos podrán recibir pronto una vacuna de refuerzo, los funcionarios expresaron su confianza en que habrá un amplio suministro y que las redes de vacunación existentes podrán dar cabida al aumento de la demanda.

“Ahora mismo no hay colas”, dijo Ferrer. “Es bastante fácil entrar y salir muy rápidamente”.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio