Anuncio
Share

Bombero de Los Ángeles acusado de “acto despreciable” en protesta por mandato de vacunación

An L.A. Fire Department patch on a uniform shoulder
Un bombero de Los Ángeles realizó un acto “despreciable” después de recibir una carta que le ordenaba cumplir con el mandato de vacunación de la ciudad, indicó un grupo de empleados del LAFD.
(Bob Chamberlin / Los Angeles Times)

El Departamento de Bomberos de Los Ángeles (LAFD por sus siglas en inglés) está investigando un incidente en el que un bombero “respondió de manera inapropiada” después de recibir una carta para cumplir con el mandato de vacunación de la ciudad, informó el miércoles una portavoz del departamento.

El miembro del LAFD respondió, al recibir la carta de incumplimiento, bajándose los pantalones y limpiándose los glúteos con la carta, dejando materia fecal en el documento, antes de tirarlo al suelo, según los Stentorianos de la ciudad de Los Ángeles, un grupo que representa a los bomberos afroamericanos.

La situación subraya la profunda resistencia entre algunos dentro del Departamento de Bomberos frente al mandato de la ciudad que dispone que sus empleados sean vacunados.

La portavoz del LAFD, Cheryl Getuiza, señaló que se indica que el incidente ocurrió el 18 de noviembre. “El departamento es consciente de la gravedad de las acusaciones y tomó medidas inmediatas al enterarse de este incidente”, mencionó, negándose a comentar los detalles.

Anuncio

Getuiza agregó que el bombero está bajo licencia administrativa pagada y “enfrentará las consecuencias de cualquier acto inapropiado”. No dio más detalles sobre lo que motivó la licencia.

Un capitán del LAFD y un oficial en jefe presenciaron el incidente, comentaron los Stentorianos en un comunicado enviado a la Junta de Comisionados de Bomberos y a los líderes de la ciudad. Tuvo lugar en la Estación de Bomberos 69 en Pacific Palisades, señaló el grupo.

“Los Stentorianos de la ciudad de Los Ángeles están asqueados y disgustados por esta horrible demostración de falta de profesionalismo”, subrayó la declaración del grupo. “Hasta la fecha, no hemos tenido noticias de nadie de la administración del LAFD que condene este acto de flagrante falta de respeto y acoso”.

El grupo hizo un llamado al alcalde, el Concejo Municipal y la comisión de bomberos para “que tomen medidas rápidas e inmediatas para disuadir a cualquier empleado de la ciudad de sentirse con derecho y, no alentado, sino empoderado para comportarse de una manera tan vergonzosa y amenazante”.

Los Stentorianos describieron el acto como un delito “causante de baja”. Su declaración incluyó una foto de un hombre sosteniendo lo que parecía ser un documento descolorido.

Una persona que respondió a un número de teléfono asociado con la persona en la foto le comentó al Times el viernes que el hombre no estaba disponible. Cuando el periodista volvió a llamar, la persona respondió que se había equivocado de número.

La foto enviada el miércoles por los Stentorianos también circuló dentro del Departamento de Bomberos el viernes.

Getuiza detalló en un comunicado el viernes que el departamento está “al tanto de un incidente en el que un miembro respondió de manera inapropiada a una carta entregada en mano para dar cumplimiento”.

“No importa cómo reaccionen nuestros miembros, todos los empleados de la ciudad deben cumplir con la ordenanza de la ciudad, ya sea solicitar una exención, vacunarse o enfrentar el despido”, enfatizó Getuiza.

El lunes, Getuiza comentó que el incidente se ingresó en un sistema de seguimiento de quejas y que la División de Estándares Profesionales del departamento estaba investigando.

Harrison Wollman, portavoz del alcalde Eric Garcetti, se negó a comentar el lunes sobre el presunto incidente.

Cuando se le pidió el miércoles que respondiera a la declaración de los Stentorianos, Wollman señaló que “la expectativa del alcalde es que el liderazgo del departamento de bomberos maneje este asunto de manera definitiva, y deje en claro que estas acciones atroces no disuadirán la aplicación de las reglas que hemos implementado para salvar vidas”.

“Estoy más que consternada por tal acto de un bombero del LAFD”, explicó Jimmie Woods-Gray, presidenta de la Comisión de Bomberos, el miércoles. Ella indicó que “es necesaria una fuerte acción correctiva”.

La ciudad ha enviado avisos de cumplimiento de vacunación a los trabajadores como parte del nuevo mandato de inoculación de la ciudad. Se supone que los trabajadores que aún no se han vacunado, o que buscan exenciones, deben firmar avisos que les indiquen que deben presentar prueba de inoculación antes del 18 de diciembre.

Los trabajadores que se nieguen a firmar esos avisos serán retirados del servicio y su pago se detendrá mientras esperan un aviso de “separación propuesta”, según un memorando que Garcetti envió a los departamentos de la ciudad.

El mandato de inoculación ha provocado arrebatos de ira durante meses por parte de algunos en el Departamento de Bomberos.

Un grupo recién formado llamado Firefighters 4 Freedom está demandando a la ciudad por las reglas de vacunación, mientras que un video de YouTube, en el que un bombero critica el mandato, se volvió viral en agosto.

Al mismo tiempo, algunos grupos de empleados quieren que el jefe de LAFD, Ralph Terrazas, sea destituido en medio de acusaciones de que el departamento no está abordando el acoso y la intimidación, en particular contra las mujeres bomberas.

Una encuesta reciente encontró que un número abrumador de bomberos carece de confianza en sus líderes, mientras que muchos en el departamento se sienten frustrados con las inconsistencias percibidas en la forma en que los altos mandos disciplinan a los miembros jurados.

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí.


Anuncio