Anuncio
Share

La policía de Los Ángeles anuncia 14 detenciones en relación con los recientes robos con violencia

Nordstrom department store
Un guardia de seguridad patrulla la entrada de los grandes almacenes Nordstrom en Grove el 23 de noviembre después de un robo en grupo.
(Gina Ferazzi / Los Angeles Times)

Después de que una oleada de descarados robos dejara en vilo a los comerciantes y compradores del área de Los Ángeles el mes pasado, las autoridades anunciaron el jueves que habían arrestado a 14 sospechosos en relación con los delitos.

El alcalde Eric Garcetti y el jefe de policía de Los Ángeles, Michel Moore, junto con otros funcionarios y miembros de la comunidad comercial en la sede de la policía de Los Ángeles, dijeron que ninguno de los 14 sospechosos sigue en custodia.

Uno de los sospechosos es un menor, dijo Moore. Los demás han pagado la fianza o han sido puestos en libertad sin fianza.

El jefe señaló las políticas de fianza cero que se pusieron en marcha el año pasado para ciertos delitos, incluyendo el robo, como una medida de salud pública para reducir la población carcelaria durante la pandemia de COVID-19.

Anuncio

“Hay elementos criminales que están reconociendo esa condición y la están aprovechando”, dijo Moore.

Señaló uno de los incidentes como ejemplo: el robo del 23 de noviembre en unos grandes almacenes Nordstrom en el centro comercial Grove, en el distrito de Fairfax.

Tres sospechosos fueron arrestados después del robo y de una persecución que llegó hasta el sur de Los Ángeles, expuso la policía. Uno de ellos era un menor de edad; dos sospechosos adultos tienen antecedentes penales y fueron puestos en libertad sin fianza.

Garcetti dijo que la comunidad necesita la ayuda del sistema de justicia penal, los jueces y los carceleros.

“Hay gente que necesita estar entre rejas”, manifestó. “Hemos abierto gran parte de la ciudad porque estamos en una situación mejor con relación al COVID. Deberíamos ser capaces de abrir también nuestras cárceles, y de tener jueces que pongan a esas personas tras las rejas”.

El alcalde trató de asegurar al público que los centros y las galerías comerciales son lugares seguros para comprar durante la temporada de vacaciones, y dijo que la policía tiene su pleno apoyo y el del Ayuntamiento y que se le están proporcionando los recursos que necesitan para poner fin a los robos.

Tras el robo en Nordstrom, Moore comunicó a la Comisión Policial de supervisión civil de la ciudad que iba a intensificar la vigilancia en torno a los comercios de gama alta. Días más tarde, la policía entró en alerta táctica en toda la ciudad la noche de Black Friday en respuesta a la serie de robos, y levantó la alerta a las 2 de la madrugada del sábado.

Durante la conferencia de prensa del jueves, Garcetti instó al público a ser consciente de su entorno y a pasar menos tiempo en sus teléfonos, y dijo que él y otros funcionarios quieren lograr un equilibrio entre la vigilancia pública sin causar pánico.

“No es algo que hayamos visto con demasiada frecuencia”, dijo Garcetti sobre los robos. “Es un delito tan audaz y descarado. En cierto modo, afecta al corazón de lo que creemos que debe ser una ciudad”.

Moore dijo que a principios de noviembre empezaron a llegar informes de robos por sorpresa en ciudades como Nueva York, Chicago y San Francisco.

“Estos delitos se caracterizaban por el trabajo conjunto de múltiples sospechosos y la coordinación de casos que implicaban la destrucción de la propiedad, el asalto a los empleados de las tiendas y caravanas de vehículos que se estacionaban muy cerca de las tiendas minoristas de alta gama”, expuso el jefe.

Moore dijo que se puso en contacto con sus homólogos en esas ciudades para tratar de tener una idea de la dinámica, dónde y cómo estaban ocurriendo los crímenes, y cómo estaban respondiendo esos departamentos de policía.

“Desafortunadamente, eso aterrizó en nuestra ciudad a partir del 18 de noviembre, cuando ocurrió el primer incidente de un robo en la tienda de ropa Ksubi ubicada en la División Wilshire en el sur de La Brea”, dijo el jefe. “La pérdida de la propiedad fue de 10.000 dólares. Los sospechosos involucrados en ese incidente siguen sin ser arrestados”.

Entre el 18 y el 28 de noviembre, el Departamento de Policía de Los Ángeles respondió a 11 robos con fuerza, informó Moore.

De los 11 incidentes, seis ocurrieron en el Westside, dijo. Cuatro ocurrieron en el Valle de San Fernando y uno en el sur de Los Ángeles.

Los incidentes se clasificaron como cuatro robos, seis hurtos y un hurto mayor, expuso Moore.

Lo que “llama la atención en ese pequeño número de delitos fue la cantidad de bienes que se robaron: el robo fue por bienes con valor de 338.000 dólares en esos 11 casos, y más de 40.000 dólares en daños a la propiedad”, declaró.

Moore dijo que la policía cree que la mercancía está siendo revendida y comercializada a compradores sin escrúpulos.

“La cadena de responsabilidad se extiende por todo el trayecto... hasta el comprador dispuesto a pagar una tasa de descuento para conseguir un acuerdo”, señaló, y agregó que los oficiales están averiguando donde la gente está vendiendo este material a través de entrevistas y órdenes de registro en los teléfonos.


Anuncio