‘Exhaustos’: En la California rural, las personas no vacunadas abruman al personal hospitalario

Two nurses attend to a COVID-19 patient
Las enfermeras Amber McCarter, a la izquierda, y Rebekah Seyler atienden a un paciente con COVID-19 en la sala de emergencias del Desert Valley Hospital, el 27 de enero pasado, en Victorville.
(Irfan Khan / Los Angeles Times)
Share

Los pacientes con COVID-19 se desplomaban en sillas en un pasillo externo de la sala de emergencias del Desert Valley Hospital, en Victorville. No había camillas para ellos, ni camas, ni habitaciones.

Los médicos y las enfermeras corrían de un lado a otro de la sala de emergencias para tratarlos, esquivando a los demás y transportando equipos. “Esto no es ideal para nosotros”, reconoció el doctor Leroy Pascal, del área de urgencias. “Pero tenemos que atender a los pacientes donde sea que podamos”.

Las tasas de transmisión del coronavirus han disminuido en California en las últimas semanas, una señal de que el pico generado por la variante Ómicron está disminuyendo.

Pero si bien la pandemia tuvo una serie de altibajos, su mera longevidad se ha convertido en su propia némesis, lo cual hace que los periodos prolongados de alivio sean un bien escurridizo.

Anuncio

Dr. Leroy Pascal speaks to COVID-19 patient Benjamin Garcia
El doctor Leroy Pascal habla con el paciente de COVID-19 Benjamín García, de 80 años, en la sala de emergencias de Desert Valley Hospital.
(Irfan Khan / Los Angeles Times)

En Desert Valley Hospital, los pacientes con COVID-19 todavía ingresan al hospital que ya está muy por encima de su capacidad. La escasez de personal contribuyó a la fatiga a medida que los trabajadores atienden cada vez a más personas que requieren internarse.

No es ningún misterio por qué este hospital en Victor Valley se ve tan afectado: solo alrededor de la mitad de la población en esta área rural desértica del condado de San Bernardino está completamente vacunada, lo que significa que han recibido al menos dos dosis, según datos del condado.

Muchos residentes del área también tienen padecimientos crónicos, como diabetes y presión arterial alta, algo que aumenta el riesgo de desarrollar un caso de COVID-19 grave y morir por complicaciones. La combinación de enfermos y no vacunados está impulsando el alza.

Durante la semana pasada, 163 pacientes estuvieron hacinados en el hospital de 148 camas. Aproximadamente la mitad de ellos dieron positivo al COVID-19. La mayoría no estaba vacunada, según funcionarios del nosocomio. Los 24 lugares de la UCI y los 18 de la sala de emergencia también estaban ocupados casi en su totalidad por ellos.

Dr. Imran Siddiqui in a hospital hallway
El doctor Imran Siddiqui, director médico del Desert Valley Hospital en Victorville, recorre las instalaciones.
(Irfan Khan / Los Angeles Times)
Anuncio

El doctor Imran Siddiqui, director médico de Desert Valley Hospital, señaló que la dotación de personal es uno de los problemas más apremiantes que enfrenta. Las docenas de médicos, enfermeras y técnicos de laboratorio que se infectaron y se vieron obligados a quedarse en casa ha provocado una escasez de trabajadores sanitarios como la que se vio en todo el estado en el aumento de Ómicron.

Siddiqui detalló que faltaron hasta 80 empleados en un día durante el pico. La fuerza laboral está tan agotada que se niegan a aceptar el pago adicional de cubrir los turnos. Para disminuir algunas de las cargas laborales, intenta ayudar con jornadas de 12 horas y cada dos fines de semana. “El año pasado no teníamos suficientes respiradores. Este año es la dotación de personal”, comentó. “Estoy agotado. Exhausto”.

El estado ha enviado enfermeras itinerantes para ayudar. En una tarde de jueves reciente, Rebekah Seyler, de 31 años, de Arkansas, estaba en la sala de emergencias revisando a una paciente con COVID-19, una mujer diabética de 78 años y no vacunada que tuvo que ser intubada y conectada a un respirador en un intento por salvar su vida.

Nurse Amber McCarter
La enfermera Amber McCarter trabaja en la sala de emergencias de Desert Valley Hospital.
(Irfan Khan / Los Angeles Times)

Seyler estuvo en Luisiana antes de venir al desierto, su primera vez en el Estado Dorado. Llegó a finales de diciembre, poco después de Navidad, cuando la oleada estaba en marcha. “Ha sido intenso aquí”, reconoció. “Hay más pacientes con COVID”.

La región de Victor Valley está salpicada de pequeñas comunidades desérticas y algunas que se han expandido hacia ciudades más grandes, como Victorville, Hesperia, Adelanto y Apple Valley. Juntas, las cuatro localidades tienen una población de más de 340.000 residentes, compuesta en gran parte por familias latinas, negras y blancas de bajos ingresos.

Hace más de un año, esta región fue duramente golpeada por el oleaje de otoño e invierno. Siddiqui destacó que la diferencia entre este pico y aquel es que, entonces, había suficientes trabajadores para hacer frente a la afluencia de enfermos que ingresaban. Muchas personas también optaban por no visitar la sala de emergencias por cuestiones no relacionadas con el COVID; ello les permitía centrarse únicamente en los pacientes infectados.

Pero esa ola de 2020 también fue un momento profundamente difícil para el hospital. Frente a un tsunami de pacientes enfermos, los médicos tuvieron que tratarlos no solo en los pasillos, sino también afuera en automóviles y ambulancias.

A surgeon wearing a face masks and scrubs, seen from below
El jefe de cirugía, doctor Peter Fischl, también enfermó de COVID-19. Desde entonces se recuperó y volvió al trabajo.
(Irfan Khan / Los Angeles Times)

Al frente estaba el doctor Peter Fischl, el cirujano jefe del hospital, cuya experiencia médica se remonta a la presidencia de Jimmy Carter. Estuvo en la primera línea de la epidemia del VIH y usó algunas técnicas de ese flagelo anterior para protegerse a sí mismo y a su personal en 2020.

Anuncio

Pero su tiempo en las trincheras lo expuso, y Fischl contrajo el virus, en un momento en que era particularmente grave y no había vacunas disponibles. A su personal le preocupaba que el hombre, de 72 años, perdiera la vida.

Su ausencia también creó problemas laborales. Fischl era el único cirujano a tiempo completo y manejaba la mayoría de esos procedimientos en el hospital. Los administradores tuvieron que depender de especialistas independientes, mientras él se recuperaba.

Sima Fischl covers husband Peter with a blanket in a hospital room
Diciembre de 2020; Sima Fischl cubre a su esposo Peter Fischl con una manta mientras éste tiembla, en medio de un brote del COVID-19.
(Irfan Khan / Los Angeles Times)

Los tratamientos con fármacos y anticuerpos aliviaron los síntomas de Fischl, y se recuperó gradualmente. Regresó a sus tareas en enero de 2021.

Desde entonces, está completamente vacunado y no ha dejado de trabajar; asistir a los pacientes ha sido su misión de toda la vida y una forma de honrarlos por ayudarlo a crecer cuando comenzaba su carrera como cirujano. “Es mi ética personal”, dijo. “Entrené con ellos sin que se opusieran al hecho de que yo era un estudiante o un residente”, expresó.

El jueves, poco antes de la 1 p.m., Fischl estaba dentro del quirófano, trabajando con otro paciente. No muy lejos, más personas entraban a la sala de emergencias.

Pascal, el director de urgencias, se dirigió al pasillo para encontrarse con un paciente contagiado del COVID-19, de 80 años, llamado Benjamín García. El anciano tosía y se sentía débil. Sentado a su lado estaba su nieto, Isaac Zapata, de 24 años.

Two medical workers in a hospital hallway
La terapeuta respiratoria Claudia González, a la izquierda, y la estudiante de esa especialidad, Skyler Ricchio, atienden a pacientes con COVID-19 en el pasillo de Desert Valley Hospital.
(Irfan Khan / Los Angeles Times)

El joven relató que su abuelo es activo y que a menudo trabaja en su Chevy Camaro de 1969, en la entrada de su casa. Pero en las últimas dos semanas disminuyó su energía y, hace dos días, sus síntomas comenzaron a empeorar.

García dio positivo por coronavirus y Zapata temía que lo hubiera contagiado, ya que viven juntos. “Estoy vacunado”, dijo el joven; su abuelo, no. “Él tenía un amigo que se inoculó y se enfermó”, relató. “Nunca más supo de él, así que se asustó de que tal vez eso le pudiera ocurrir”.

Anuncio

Después de revisarlo, Pascal les dijo que continuarían haciéndole pruebas y determinarían si el hombre debía quedarse internado. “Éste es el tipo de casos que estamos recibiendo”, dijo el médico.

Los pacientes seguían esperando en el pasillo, mientras los enfermos seguían llegando.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.