Anuncio
Share

Condados de Los Ángeles y Orange registran las mayores tasas de mortalidad por COVID-19 en 11 meses

Mujer con equipo de protección y tableta en mano atiende conductor en fila de autos
La reverenda Felicia Bagneris toma información de un automovilista en un sitio de prueba de COVID-19 en la Primera Iglesia Episcopal Metodista Africana, en el sur de Los Ángeles, el 29 de enero.
(Francine Orr / Los Angeles Times)

El condado de Los Ángeles aún informa un número creciente de muertes por COVID-19, con 103 registradas el miércoles, el recuento más alto en un solo día en 11 meses.

El área promedió más de 70 muertes por COVID-19 al día durante la última semana. Eso es el doble de la tasa máxima de mortalidad durante la ola de Delta, en el verano, cuando el condado registró una media de 35 decesos diarios, aunque sigue siendo menos de un tercio del máximo de la pandemia, registrado en el invierno pasado, de unas 240 muertes por día. Al ritmo actual, se registraría el fallecimiento número 30.000 por COVID-19 en unas semanas.

El condado publicó cifras de muertes diarias de tres dígitos varias veces este invierno: 102 el 20 de enero, 101 el 28 del mismo mes y 102 el pasado 2 de febrero. Las tendencias son consistentes con las de todo el estado.

California tiene un promedio de más de 180 muertes por COVID-19 al día, más que el pico de la ola de verano de 135, aunque más bajo que el pico del invierno pasado de 545 decesos diarios. El estado ha informado casi 81.000 defunciones en general.

Anuncio

A nivel nacional, se reportan diariamente entre 2.300 y 2.400 muertes por COVID-19, más que en el pico de Delta del verano, de 1.900, pero aún más bajo que en el brote invernal de 2020, de 3.400. Estados Unidos informó más de 912.000 decesos por COVID-19, según la Universidad Johns Hopkins.

El condado de Orange aumentó en más de un 300% el recuento semanal de muertes por COVID-19 desde mediados de noviembre, de 30 por semana a alrededor de 100. “Creo que en los próximos dos meses, como mínimo, se verá un número elevado y continuo de muertes.

Y, por desgracia, lo que estamos viendo es que la mayoría de esos casos son adultos mayores de 65 años, y gran parte de ellos, de nuevo, siguen siendo personas que no están vacunadas”, dijo la doctora Regina Chinsio-Kwong, subdirectora de salud del condado de Orange.

Aun así, “hay una pequeña porción de personas que están completamente vacunadas y sin refuerzo aplicado; y otra también muy pequeña de gente vacunada y con refuerzo” que murieron por COVID-19, destacó Chinsio-Kwong.

Es por eso que incluso las personas mayores vacunadas con tres dosis que tienen problemas de salud subyacentes, como un sistema inmunitario debilitado, deben tomar precauciones para no infectarse, argumentan las autoridades.

“Sigue siendo muy importante que la comunidad tenga precauciones fuera de casa, o simplemente considere su situación al decidir qué hacer. Incluso si deja de tener vigor el mandato de uso de mascarillas nuevamente, todos deben tomar precauciones, especialmente si saben que están en un grupo de mayor riesgo”, enfatizó la doctora y funcionaria.

La mayoría de los condados de California están listos para levantar los mandatos obligatorios de uso de mascarilla para las personas vacunadas en la mayor parte de los lugares públicos cerrados el miércoles, a excepción de dos de los condados más poblados que, se prevé, esperarían algunas semanas más.

A menos que las tasas de casos dejen de caer al ritmo actual o surja una nueva variante problemática, el condado de Los Ángeles levantaría su orden local en marzo o abril y el de Santa Clara en marzo.

Aún hay otras exigencias de uso de mascarilla en todo el estado, incluidos los requisitos de uso de cubiertas faciales en entornos de atención médica, escuelas K-12 en interiores y entornos de cuidado infantil, y transporte público. Las personas no vacunadas deben usarlas en lugares públicos cerrados, pero no existe un mecanismo de cumplimiento o verificación del requisito.

Incluso con un vencimiento del mandato en el condado de Orange la próxima semana, Chinsio-Kwong sugirió que las personas vacunadas continúen con el uso de mascarilla en lugares públicos cerrados, para aumentar su protección.

“Aunque ya no se exija, aún recomendamos que se siga usando la mascarilla en interiores, independientemente del estado de vacunación, especialmente aquellos que corren un alto riesgo o que viven con seres queridos que tienen comorbilidades, están inmunocomprometidos o son propensos a enfermarse”, destacó la doctora.

Diferentes regiones de California están experimentando distintas tasas de mortalidad diaria. El sur de California y la región del Gran Sacramento tienen tasas de mortalidad semanales que triplican las del Área de la Bahía de San Francisco.

El sur de California informó un promedio de 3.9 muertes por semana por cada 100.000 residentes durante la última semana, mientras que el Gran Sacramento reportó 4.1. El Área de la Bahía, que tiene una de las tasas de vacunación y refuerzo más altas del estado, registró 1.3 por cada 100.000 residentes.

Los datos del Valle de San Joaquín señalan 3.4 muertes a la semana por cada 100.000 habitantes, y las zonas rurales del norte de California han registrado 3.2 a la semana por cada 100.000 habitantes.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio