Anuncio
Share

Las grandes caídas de población en Los Ángeles y San Francisco transforman las zonas urbanas de California

Family members load a U-Haul truck as they move from Los Angeles.
Ethan Roman y su padre, Eliazar Cabrera, cargan cajas en un camión U-Haul mientras se preparan para mudarse de Los Ángeles.
(Jason Armond / Los Angeles Times)

Los Ángeles perdió más residentes que cualquier otro condado del país durante el primer año de la pandemia de COVID-19, según los nuevos datos del censo.

Los Ángeles y San Francisco experimentaron considerables descensos de población durante el primer año de la pandemia del COVID-19, según muestran los nuevos datos del censo, lo que subraya cómo la crisis de la vivienda en California y otras fuerzas demográficas están remodelando dos de sus mayores ciudades.

En términos de cifras totales, el condado de Los Ángeles perdió unos 160.000 residentes, más que cualquier otro condado del país. Pero el condado de Los Ángeles tiene unos 10 millones de habitantes, por lo que la pérdida per cápita fue de algo más del 1%, frente al 6,7% de San Francisco y el 6,9% de Nueva York.

“Estamos en esta nueva era demográfica para California de crecimiento muy lento o incluso negativo”, dijo Hans Johnson, demógrafo del Instituto de Políticas Públicas de California. “Y esto tiene numerosas implicaciones: desde cómo vivimos nuestras vidas hasta qué escuelas se tendrán que cerrar, y el tipo de infraestructura de transporte y vivienda que necesitaremos.

Anuncio

Los datos, publicados el jueves por la Oficina del Censo de Estados Unidos, muestran que California en su conjunto vio una pérdida neta de casi 262.000 residentes entre el 1 de julio de 2020 y el 1 de julio de 2021, con la mayor parte de las pérdidas procedentes del condado de Los Ángeles: 159.621 personas. La segunda mayor pérdida a nivel de condado en la nación fue la de Nueva York, que se redujo en unos 111.000 residentes.

Las democracias pueden caer un pueblo a la vez. En el condado de Shasta, una milicia y sus partidarios han puesto en marcha su plan.

Los hallazgos pintan una imagen de un estado en cambio, con factores como el aumento de los precios de la vivienda, la disminución de las tasas de natalidad y más opciones de trabajo desde el hogar que contribuyen a una mayor movilidad de la población.

Anuncio

“Esta pérdida que experimentan tanto California como el condado de Los Ángeles son una especie de tormenta perfecta desde el punto de vista demográfico, y todos los componentes que conducen al cambio de la población tienden a la baja tanto para el estado como para Los Ángeles”, dijo Johnson.

Casi toda la pérdida de población del estado fue impulsada por la migración interna, lo que significa que la mayoría de las personas que se están yendo están eligiendo irse - a menudo en busca de una vivienda más asequible y oportunidades de trabajo.

Anuncio

Jena Lords dijo que ella y su marido hablaron de dejar Bakersfield durante varios años porque no estaban contentos con la dirección que estaba tomando el estado. El año pasado se mudaron a Idaho.

“La razón principal era el derecho a la 2ª Enmienda”, dijo Lords, de 39 años. “También está el alto coste de la vida, las tasas de los impuestos y las regulaciones”.

Tanto Lords como su marido trabajaban en la industria de las armas de fuego, dijo. Para ellos, era como si “el gobernador no quisiera que pudiéramos defendernos”.

Anuncio

La pandemia proporcionó una rara oportunidad para que la pareja se mudara: Lords había estado trabajando a distancia como coordinadora de departamento en Cal State Bakersfield y su marido dejó su trabajo en noviembre de 2020. La primavera pasada, ella aceptó un puesto como asistente administrativa en la Universidad Estatal de Idaho.

Ella y su marido vivieron en su vehículo de recreo durante 10 meses antes de cerrar la compra de una casa de 140.000 dólares situada en medio acre de terreno en Pocatello, a una hora al sur de Idaho Falls, hace dos meses.

“Lo más difícil fue dejar a nuestros amigos y a nuestra familia, y la playa, por supuesto”, dijo Lords. “Es increíble la diferencia de cultura. Es una verdadera sensación de pueblo”.

Anuncio

California en general perdió alrededor de 367.000 personas, un número mayor que la pérdida neta, que incluye las ganancias de los nacimientos y otras fuentes. Los Ángeles perdió cerca de 180.000 personas debido a la migración interna

Las cifras del censo subrayan las pérdidas de población que ha sufrido el estado en los últimos años. El estado perdió un escaño en el Congreso por primera vez en la historia debido al escaso crecimiento de la población.

La zona de la bahía, donde los costes de la vivienda se han disparado durante mucho tiempo, se ha visto especialmente afectada. San Francisco perdió unos 54.000 residentes y el condado de Santa Clara -sede de Silicon Valley- 45.000 personas.

Anuncio

Intensificada por el cambio climático, la megasequía del oeste es la peor en 1.200 años, según un estudio

Sin embargo, las zonas más asequibles del sur de California, como los condados de Riverside y San Bernardino, experimentaron un crecimiento durante este periodo, incluyendo a personas procedentes de otras zonas. Según los datos, Riverside fue el tercer condado con mayor aumento de población del país, con unos 36.000 nuevos residentes, sólo por detrás del condado de Maricopa (Arizona) y el de Collin (Texas).

California fue también una de las minorías que registró un “aumento natural” de la población, es decir, más nacimientos que muertes durante ese periodo de un año, según los datos. Más del 73% de los condados estadounidenses experimentaron un descenso natural en 2021.

Anuncio

Sin embargo, el aumento natural también se está desacelerando tanto a nivel nacional como dentro de California. El estado reportó 91,996 nacimientos más que muertes desde julio de 2020 hasta 2021, según los datos del censo, pero ese número fue de alrededor de 262,000 en 2015.

Y si bien el estado vio una ganancia neta en la migración internacional -alrededor de 14,300 personas se mudaron a California desde el extranjero-, el número también es significativamente menor de lo que fue en los últimos años. Hace unos diez años, el condado de Los Ángeles recibió cerca de 50.000 personas a través de la inmigración internacional. Este año, el condado sólo informó de unas 4.000.

“Todos esos factores están operando juntos ahora de una manera que nunca hemos visto antes”, dijo Johnson, el demógrafo. “Hemos tenido periodos de gran emigración interna, pero no al mismo tiempo que hemos visto este gran descenso de la inmigración extranjera y una ralentización del crecimiento natural. Así que cuando se suman todas esas cosas, eso se traduce en pérdidas de población tanto para el estado como para Los Ángeles que son muy, muy inusuales demográficamente”.

Anuncio

Aunque la pandemia de COVID-19 probablemente haya influido en la disminución de la inmigración, el número de inmigrantes internacionales lleva varios años disminuyendo de forma constante, dijo Paul Ong, director del Centro para el Conocimiento de los Barrios de la UCLA.

“Es una combinación de esas cosas, pero ciertamente estaba ocurriendo antes de la pandemia”, dijo Ong. “En cierto modo, es parte de lo que vemos históricamente en cuanto a los inmigrantes: que se asientan y se agrupan en algunas zonas y ciudades, pero con el tiempo se alejan. Y cuando se alejan, patrocinan a nuevos parientes que llegan más lejos del núcleo original”.

La disminución de la población puede tener un efecto negativo en la economía local y puede significar menos trabajadores cualificados, dijo Ong.

Anuncio

Para algunos, la decisión de abandonar California surgió de la creciente frustración y del deseo de cambio.

“Empecé a ver que la población de personas sin hogar aumentaba y no se hacía nada al respecto”, dijo el ex residente del sur de California Alfredo Malatesta, que emigró a Los Ángeles desde Perú cuando era niño. “Empezaba a recordarme el lugar del que me fui muchos años antes”.

Anuncio

Él y su esposa, Erin, se mudaron de Santa Clarita a Tennessee en 2017, y se han aficionado a la vida rural en las afueras de Nashville.

“Sientes que todo el mundo quiere joderte de alguna manera en una ciudad como Los Ángeles. Y por la cantidad de impuestos que pagaba para vivir allá, la infraestructura se está cayendo a pedazos... todo es como si constantemente te estuvieran jodiendo”, dijo Malatesta, de 43 años.

Después de sentarse a planificar el futuro, la pareja decidió que querían distanciarse de la “fatiga” que sentían en Los Ángeles y emprender una vida más sencilla.

Anuncio

“Me decía a mí mismo que mi mujer y yo no podemos vivir felices aquí, y que el sistema es contraproducente y poco eficiente. Cada vez es más difícil llevar un negocio cuando estas tensiones te presionan”, dijo. “Parece que Los Ángeles ya no tiene una identidad”.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio