Anuncio
Share

Este médico murió salvando a la congregación de su madre en el tiroteo de la iglesia de Laguna Woods

Una foto del Dr. John Cheng, de 52 años, que murió en el tiroteo del domingo en la Iglesia Presbiteriana de Geneva.
(Wally Skalij / Los Angeles Times)

El Dr. John Cheng era conocido por pensar siempre en los demás.

El médico de medicina deportiva del Condado de Orange respondía a los mensajes de texto de los pacientes los fines de semana. Durante las citas aprendía sobre las vidas y las familias de los pacientes. Y dio su tiempo y dinero a los programas deportivos de las escuelas secundarias, sirviendo como médico de equipo para los atletas adolescentes.

Para los que le conocían, el médico era amable y humilde. Ahora lo consideran un verdadero héroe.

Cheng, de 52 años, murió el domingo cuando un hombre armado abrió fuego en la iglesia de su madre en Laguna Woods. Cuando el hombre comenzó a disparar a los feligreces -la mayoría de ellos ancianos y taiwaneses-, el médico se puso en la línea de fuego, tratando de evitar que otros recibieran disparos, dijeron el lunes los funcionarios del sheriff del condado de Orange.

“Se sacrificó para que otros pudieran vivir”, dijo el fiscal del condado de Orange, Todd Spitzer.

Anuncio

Otras cinco personas resultaron heridas en el tiroteo, que tuvo lugar el domingo por la tarde en la Iglesia Presbiteriana de Geneve. Los feligreses eran miembros de la Iglesia Presbiteriana de Taiwán de Irvine, que ha estado celebrando servicios en el edificio de la iglesia durante años.

Booking photo of David Chou
David Chou, de 68 años, el sospechoso del tiroteo en la iglesia de Laguna Woods.
(Orange County Sheriff’s Department)

El sospechoso, David Wenwei Chou, de 68 años, de Las Vegas, parecía estar motivado por el odio político dirigido a la comunidad taiwanesa, dijeron las autoridades del sheriff del condado de Orange.

Entre las pruebas recuperadas había notas escritas en chino que Chou dejó en su coche y que indicaban que no creía que Taiwán debiera ser un estado independiente de China, dijo el sheriff del condado de Orange, Don Barnes, en una conferencia de prensa.

Según Barnes, Chou vivió en algún momento en Taiwán antes de trasladarse a Estados Unidos. El sheriff dijo que al parecer Chou tenía un problema con los taiwaneses por la forma en que, según él, fue tratado mientras vivía allí.

A police car near yellow tape
Un vehículo de la policía se encuentra en el lugar de los hechos un día después de que una persona muriera y otras resultaran heridas en un tiroteo en la Iglesia Presbiteriana de Geneve en Laguna Woods.
(Carolyn Cole / Los Angeles Times)

El FBI ha abierto está investigando el tiroteo como un crimen de odio, dijo Kristi Johnson, director adjunto a cargo de la oficina de la oficina de Los Ángeles. Esto se sumaría a cualquier cargo presentado en el condado de Orange.

Chou fue arrestado el domingo y está detenido con una fianza de un millón de dólares en el Centro de Admisión y Liberación del Condado de Orange, según los registros de la cárcel. Estaba previsto que comparezca ante el tribunal el martes.

La portavoz del sheriff, Carrie Braun, dijo que fue fichado por un cargo de asesinato y cinco cargos de intento de asesinato.

Las autoridades dijeron que Chou cerró las puertas de la iglesia con cadenas y trató de desactivar las cerraduras con Super Glue. También intentó clavar al menos una puerta, dijo Barnes. En el lugar de los hechos se encontraron bolsas con cargadores de munición y cuatro artefactos incendiarios.

El domingo, los asistentes a la iglesia acababan de terminar un almuerzo después del servicio -un bento especial con pollo teriyaki- en honor a un querido pastor de larga data que acababa de regresar después de permanecer dos años en Taiwán cuando estalló el tiroteo.

“El Dr. Cheng es un héroe en este incidente, según las declaraciones de los testigos y corroboradas por otros medios. Se sabe que el Dr. Cheng cargó contra el individuo y trató de desarmarlo, lo que permitió a otros feligreses reaccionar”, dijo Barnes.

Tras disparar a Cheng, el pastor visitante, Billy Chang, golpeó al sospechoso con una silla cuando su arma se encasquilló, según la policía y los testigos.

Otros miembros de la congregación lo abordaron y lo ataron con un cable, una medida que, según las autoridades, probablemente salvó muchas más vidas.

Louis M. Huang, director general de la Oficina Económica y Cultural de Taipei en Los Ángeles, dijo que cinco de las seis víctimas, incluida Cheng, tenían la nacionalidad taiwanesa. La víctima restante había nacido en Filipinas pero hablaba taiwanés, dijo Huang.

Los heridos son cuatro hombres de 66, 92, 82 y 75 años, y una mujer de 86 años. Todavía no han sido identificados.

El centenar de miembros de la iglesia presbiteriana taiwanesa de Irvine, la mayoría de los cuales son personas mayores, celebran su culto en su lengua materna, no en mandarín, sino el taiwanés, un dialecto que en su momento fue reprimido por el régimen del Kuomintang.

Antes del servicio del domingo, los miembros saludaron al sospechoso, al que nunca habían visto antes, y le dieron la bienvenida. Les dijo que había asistido a los servicios varias veces, pero los miembros dudaron porque nadie le reconoció, dijo el feligrés Jerry Chen.

Cheng, de Laguna Niguel, no era un asiduo de la Iglesia Presbiteriana Taiwanesa de Irvine, pero el médico había llevado a su madre al almuerzo en honor del pastor visitante.

Chang -que sirvió como pastor durante 21 años antes de irse en 2020 para dirigir una iglesia en Taiwán- dijo que era cercano a los padres de Cheng.

El padre de Cheng murió recientemente, dijo el ex pastor, y su madre, que todavía estaba de luto por la pérdida, había dejado de asistir a la iglesia.

“Como estaba regresando, muchos hermanos y hermanas le invitaron a venir a vernos”, dijo Chang en una declaración escrita en chino. “El Dr. Cheng es un buen hijo, así que fue con su madre. Antes del servicio, nos abrazamos mutuamente”.

Cheng, que trabajaba para South Coast Medical Group en Aliso Viejo, deja atrás a su esposa y a sus dos hijos adolescentes.

Cheng se crió en la zona rural del este de Texas y dijo que se inspiró en su padre, un médico de pueblo que abrazó a su comunidad y cuya comunidad lo abrazó a él. En un video de YouTube de 2012 para South Coast Medical Group, dijo que atesoraba sus relaciones uno a uno con sus pacientes.

“Estamos plantando semillas en el corazón de esta persona y en su mente sobre cómo cuidar de sí mismos”, dijo. “Cuando se cuidan a sí mismos, entonces son capaces de cuidar a su familia, lo que crea un entorno familiar más positivo, que luego se traduce en mejores comunidades”.

El lunes, Johnna Gherardini, directora ejecutiva del Grupo Médico de la Costa Sur, saludó a pacientes incrédulos en la oficina de Cheng.

“Mucha gente dirá que estaba en el lugar equivocado en el momento equivocado, pero yo no lo creo”, dijo. “Estaba en el lugar adecuado. Siempre fue una persona generosa”.

“Era un protector; nos enseñó a protegernos”, dijo Gherardini, citando las clases de defensa personal que impartía a su personal. Cheng, dijo, había alcanzado el estatus de “sifu”, un rango superior en las artes marciales.

Ira Angustain, pastor de Cheng en la iglesia Kingdom Covenant de Lake Forest, dijo que el médico “siempre facilitaba las cosas a los demás” y que no le “sorprendió en absoluto que acudiera al rescate de todos”.

Angustain dijo que envió un mensaje de texto a Cheng sobre el resfriado de su hija el domingo, preguntando si podían pasar a que la revisara el lunes.

“Fue extraño cuando no recibimos respuesta”, dijo. “Sabía que algo no estaba bien”.

Sandra Leone, de Aliso Viejo, dijo que Cheng había sido el médico de cabecera de su familia durante 25 años. Leone lo conoció cuando era un joven médico. Había montado un puesto en el parque local, con la esperanza de reclutar pacientes.

“Empecé a hablar con él y era tan cálido, tan bueno para escuchar”, dijo. “Nos enamoramos de su estilo y pensé: ‘Ya está. He encontrado a mi médico’. Nos habíamos mudado a la zona y estábamos buscando”.

La hija de Leone, que entonces tenía 3 años, tuvo problemas estomacales a lo largo de los años, y "él siempre le dedicaba tiempo, la trataba con respeto. No se conocen muchos médicos así".

Lauren Mott, entrenadora deportiva del instituto Aliso Niguel, dijo que Cheng fue el médico de campo del equipo de fútbol americano de la escuela, los Wolverines, durante los dos últimos años.

Dijo que él llevaba a su hijo, que estaba interesado en la medicina deportiva, a los partidos de los viernes por la noche. Cheng, dijo, era imperturbable en las emergencias, incluida la lesión de cuello de un jugador en el campo.

“Se mostró muy tranquilo en esa situación”, dijo. “Se puso en contacto con el equipo y con la familia. Le gustaba estar en la línea de banda para atender a los atletas”.

Andrew Mashburn, el director deportivo de la escuela secundaria Aliso Niguel, dijo que apenas la semana pasada, Cheng y su equipo hicieron exámenes físicos a 400 estudiantes atletas de esa escuela.

“Siempre tenía una sonrisa en la cara”, dijo Mashburn. “Era amigo de todos”.

Después de que las autoridades anunciaran que era Cheng quien había sido asesinado, un verso de la Biblia fue compartido repetidamente en las redes sociales por quienes lo conocían.

Juan 15:13: “Nadie tiene mayor amor que el que da la vida por sus amigos”.

Los redactores del Times Cindy Chang, Jeong Park, Luke Money, Eric Sondheimer y Richard Winton contribuyeron a este informe.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio