Anuncio
Share

Esta nueva ola de coronavirus de California no se ajusta al guion: Gran propagación, pero menos enfermos graves

Palisades Charter High School students ride the Metro Expo line after school.
Alumnos de Palisades Charter High School viajan en la línea Metro Expo después de las clases en Los Ángeles el 21 de abril. El mandato de uso de mascarilla sigue en vigor para el transporte masivo en el condado de Los Ángeles.
(Genaro Molina / Los Angeles Times)

En los últimos dos años, el COVID-19 ha seguido un patrón predecible: Cuando la transmisión del coronavirus ha repuntado, California se ha visto inundada de nuevos casos y los hospitales se han visto sometidos a la presión de un aluvión de pacientes gravemente enfermos, de los cuales un número elevado ha muerto.

Pero en un mundo inundado de vacunas y tratamientos, y con unos profesionales sanitarios armados con los conocimientos adquiridos a lo largo de la pandemia, la última oleada no se ajusta a ese guion.

A pesar de la amplia circulación del coronavirus -el último pico es el tercero más alto de la pandemia- el impacto en los hospitales ha sido relativamente menor. Incluso con el aumento de la transmisión, las muertes por COVID-19 se han mantenido bajas y estables.

Y esto ha ocurrido incluso con funcionarios que evitan imponer nuevas restricciones y mandatos.

En cierto modo, eso es lo que debería ocurrir: A medida que los expertos en salud mejoran en la identificación del coronavirus, la vacunación y el tratamiento de los síntomas, los nuevos aumentos de casos no deberían conducir a saltos excesivos en las enfermedades graves.

Anuncio

Pero el entorno de hoy no es necesariamente el de mañana. El coronavirus puede mutar rápidamente, lo que podría alterar el panorama de la salud pública y merecer una respuesta diferente.

“En mi opinión, lo único predecible del COVID es que es impredecible”, dijo el Dr. Robert Kim-Farley, epidemiólogo de la UCLA.

Aunque es demasiado pronto para asegurarlo, hay indicios de que la ola actual está empezando a remitir. Durante la semana que terminó el jueves, California registró una media de algo más de 13.400 nuevos casos al día, lo que supone un descenso respecto al último pico de casi 16.700 casos diarios, según los datos recopilados por The Times.

En comparación, la oleada del Delta del verano pasado alcanzó una media de casi 14.400 nuevos casos al día.

Y más de 8.300 pacientes positivos al coronavirus fueron hospitalizados en todo el estado en algunos días en el punto álgido del Delta, casi tres veces más que durante la ola más reciente.

La diferencia en el impacto de cada oleada en las unidades de cuidados intensivos ha sido aún más marcada. Durante Delta, hubo días con más de 2.000 pacientes positivos al coronavirus en las UCI de todo el estado. En la última oleada ese censo diario ha alcanzado hasta ahora un máximo de unos 300.

Esa diferencia en las hospitalizaciones ilustra cómo ha cambiado la pandemia.

“Al principio de la pandemia, observamos que el cambio en el juego iba a ser las vacunas, el fácil acceso a las pruebas y la terapéutica, y ahora tenemos todo eso”, dijo la directora de Salud Pública del Condado de Los Ángeles, Barbara Ferrer.

“Esto no quiere decir que la pandemia haya terminado. Eso no es lo que hemos conseguido”, subrayó. “Lo que hemos logrado es que hemos reducido el riesgo, pero no lo hemos eliminado”.

Y aunque las hospitalizaciones han sido menores, en conjunto, durante la última oleada, Ferrer señaló que cada infección sigue conllevando sus propios peligros, no sólo la posibilidad de la enfermedad grave, sino también la posibilidad de un COVID de largo plazo. Tomar medidas individuales para protegerse, dijo, conlleva el beneficio añadido de ayudar a salvaguardar a los que nos rodean, incluidos los que tienen un mayor riesgo de padecer síntomas graves o los que realizan trabajos que les ponen en contacto regularmente con mucha gente.

“En mi opinión, queda claro que la protección adicional sigue siendo la mejor manera de disfrutar de todo lo que se desea”, afirma.

Los esfuerzos de California para frenar el coronavirus terminaron hace casi exactamente un año, cuando el estado celebró su reapertura económica eliminando prácticamente todas las restricciones que durante mucho tiempo habían constituido la columna vertebral de su respuesta a la pandemia.

Aproximadamente un mes más tarde, con la entonces novedosa variante del Delta en pleno apogeo, algunas partes del estado volvieron a imponer el uso de mascarillas con la esperanza de frenar la transmisión.

Hacia finales de año, surgió otro nuevo enemigo: la variante Ómicron. Esta cepa altamente transmisible provocó una propagación viral sin precedentes, disparando los recuentos de casos y las hospitalizaciones e impulsando a las autoridades a volver a emitir un mandato de mascarilla en todo el estado para los espacios públicos interiores.

La furia con la que se produjeron estas dos oleadas hizo que algunos temieran, y otros abogaran por el regreso de las estrictas órdenes que restringían los movimientos de la gente y cerraban amplios sectores de la economía. Sin embargo, ambas oleadas se sucedieron sin que las autoridades de California recurrieran a esa opción.

Y durante esta última oleada -alimentada por una sopa alfanumérica de subvariantes de Ómicron, que incluye BA.2 y BA.2.12.1- esa acción de contención parece descartada.

“Creo, en el fondo, que a menos que veamos una nueva variante que evada nuestra actual protección de vacunas, no vamos a necesitar volver a las herramientas más drásticas que tuvimos que utilizar al principio de la pandemia cuando no teníamos vacunas, cuando no teníamos acceso a las pruebas, cuando no teníamos terapéutica”, dijo Ferrer en una entrevista.

Tanto durante Delta como durante la oleada inicial de Ómicron, California “evaluó cuidadosamente las características únicas de cada variante para determinar la mejor manera de manejar los cambios en el comportamiento del virus, y utilizó las lecciones de los últimos dos años para abordar las medidas de mitigación y adaptación mediante estrategias eficaces y oportunas”, según el Departamento de Salud Pública del estado.

“Estas lecciones y experiencias formaron nuestro enfoque para manejar cada oleada y sus variantes. Además, había más herramientas disponibles para el control de la enfermedad durante cada oleada posterior, incluyendo las oleadas Delta y Ómicron”, escribió el departamento en respuesta a una consulta de The Times. “Así que, en lugar de utilizar las mismas estrategias de mitigación que se habían utilizado anteriormente, el CDPH se centró en las vacunas, las mascarillas, las pruebas, la cuarentena, la mejora de la ventilación y las nuevas terapias”.

El estado también ha evitado su práctica anterior de establecer umbrales específicos para endurecer o relajar las restricciones en favor de lo que llama el plan “SMARTER”, que se centra en la preparación y la aplicación de las lecciones aprendidas para blindar mejor a California contra futuras oleadas o nuevas variantes.

“Cada oleada y cada variante trae consigo características únicas en relación con las condiciones específicas de nuestros barrios y comunidades”, dijo el Departamento de Salud Pública en su declaración al Times.

Entre ellas, el departamento añadió que hay que vacunarse y reforzarse cuando se pueda y usar adecuadamente mascarillas de alta calidad cuando esté justificado.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. recomiendan el uso de mascarillas en los condados que tienen un nivel comunitario alto de COVID-19, el peor en la escala de tres niveles de la agencia. Esa categoría indica no sólo una transmisión comunitaria significativa, sino también que los sistemas hospitalarios pueden verse sobrecargados por los pacientes positivos al

Hasta el jueves, 19 condados de California se encontraban en el nivel alto trasmisión comunitaria: Alameda, Butte, Contra Costa, Del Norte, El Dorado, Fresno, Kings, Lake, Madera, Marin, Monterey, Napa, Placer, Sacramento, San Benito, Santa Clara, Solano, Sonoma y Yolo. Sin embargo, sólo el condado de Alameda ha vuelto a imponer la obligación de utilizar mascarillas en espacios públicos interiores.

Ferrer ha dicho que el condado de Los Ángeles hará lo mismo si se sitúa en el nivel comunitario de COVID-19 alto durante dos semanas consecutivas.

El condado de Los Ángeles, al igual que el estado en su conjunto, sigue recomendando encarecidamente a los residentes que utilicen mascarillas en interiores en espacios públicos. Pero Ferrer reconoció que “es una aguja muy difícil de enhebrar” y dijo que una consecuencia no deseada de años de órdenes sanitarias podría ser que la gente no capte la urgencia de una recomendación.

“La gente asume ahora que si no emitimos órdenes y exigimos medidas de seguridad es porque no es esencial, y eso no es lo que queremos decir”, dijo. “Siempre nos hemos beneficiado de tener gente que es capaz de escuchar, hacer preguntas y luego alinearse con las medidas de seguridad. Y creo que como ha durado tanto tiempo, porque hay tanto cansancio en este punto y desesperación en algunos sentidos por volver a las prácticas habituales, la gente está esperando esa orden antes de seguir adelante y tomar esa precaución sensata”.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio