Anuncio
Share

Con el nuevo impuesto a las gasolinas en California, prepárese para pagar más por galón

Mario Beccera llena el depósito de gasolina en una gasolinera Mobil en abril.
(Francine Orr/Los Angeles Times)

Los californianos que ya se padecen los precios más altos de la gasolina en el país, pagarán otros 3 centavos por galón a partir de hoy viernes debido al aumento anual del impuesto a la gasolina del estado.

Sí, ha leído bien: El precio de la gasolina subirá debido al impuesto especial del estado sobre la gasolina, que se ajusta cada año.

Los conductores del Estado Dorado ya pagaban el jueves una media de 6,289 dólares por un galón de gasolina regular, mucho más que el promedio nacional de 4,857 dólares, según la American Automobile Assn.

Pero la cifra representaba un poco de alivio, ya que había bajado desde el máximo histórico de 6,438 dólares de hace un par de semanas, y el jueves cayó por decimosexto día consecutivo.

Ahora, el impuesto especial hará que los precios vuelvan a subir. El impuesto aumenta de 51,1 a 53,9 centavos por galón, el segundo más alto del país, sólo por detrás del de Pensilvania, que es más alto.

Anuncio

El aumento se produce pocas horas después de que el gobernador Gavin Newsom y los demócratas del estado firmaran un acuerdo presupuestario para la reducción del impuesto sobre la gasolina, que se entregará en forma de reembolsos a los residentes del estado.

Varios líderes estatales, incluyendo muchos en el GOP, presionaron, sin éxito para que el estado suspendiera temporalmente el impuesto a la gasolina por completo.

“El Gobernador y la Legislatura podrían haber suspendido el impuesto a la gasolina del estado y detener esto”, dijo el asambleísta Vince Fong (R-Bakersfield), vicepresidente del Comité de Presupuesto de la Asamblea, en una declaración sobre el aumento. “Pero por decisión propia, el partido gobernante en Sacramento está eligiendo no hacerlo. El resultado será un aumento de los costes en prácticamente todo”.

Newsom y otros líderes demócratas rechazaron finalmente la idea de suspender el aumento del impuesto sobre la gasolina, ya que algunos argumentaron que hacerlo cortaría la financiación de proyectos de infraestructuras muy necesarios y costaría puestos de trabajo.

Otros dijeron que no había garantías de que las compañías petroleras repercutieran el ahorro en los consumidores, y el presidente demócrata de la Asamblea, Anthony Rendon, anunció una investigación legislativa para determinar si las compañías petroleras están “estafando” a los consumidores.

Sin embargo, el presidente Biden pidió en junio al Congreso que suspendiera el impuesto federal sobre la gasolina hasta septiembre, una medida que, según él, podría reducir 18 céntimos el precio por galón.

En una carta dirigida a Newsom el lunes, casi una docena de congresistas republicanos pidieron al gobernador que siguiera el ejemplo de Biden. También pidieron a Newsom que apoyara la derogación de la política estatal de indexación del impuesto sobre la gasolina a la inflación.

“En medio de la incertidumbre histórica en los mercados energéticos mundiales y la vulnerabilidad única de California a las crisis de suministro, las familias californianas merecen un alivio fiscal que refleje la gravedad de la realidad económica a la que se enfrentan”, dice la carta, firmada por Jay Obernolte, Kevin McCarthy, David Valadao y otros líderes del GOP.

Severin Borenstein, economista especializado en energía de la Universidad de Berkeley, dijo que no creía que la pausa del impuesto a la gasolina sin un camino claro para su restauración tuviera sentido, pero tampoco estaba de acuerdo con el argumento de que recortaría el gasto.

“La Asamblea Legislativa podría desplazar los ingresos de otras partes del presupuesto para completarlo, como están haciendo ahora para pagar estos reembolsos”, dijo. “Creo que la realidad es que ninguna de las partes ve los tres centavos como algo importante”.

De hecho, dijo que muchos consumidores podrían ni siquiera notar los tres céntimos extra “en comparación con todos los altibajos de los precios del crudo”, que han sido muy volátiles últimamente. El precio del crudo bajó de unos 120 dólares por barril a 110 dólares en las últimas semanas, dijo, lo que se traduce en un ahorro de unos 25 centavos por galón.

Borenstein advirtió que suspender el impuesto sin subirlo a un “nivel razonablemente alto” más adelante, animaría a la gente a volver a conducir coches que consumen mucha gasolina cuando el precio vuelva a bajar.

“El problema sería cómo convencer a la gente para que siga eligiendo vehículos eléctricos cuando la gasolina vuelva a ser barata”, dijo.

Dijo que una prioridad mayor para la Legislatura debería ser lo que él llamó “el misterioso alto costo a la gasolina” del estado, que durante años ha visto a los californianos pagar inexplicablemente más que el resto de la nación.

“Obviamente, 3 centavos menos sería mejor que más, pero en comparación con los otros factores que impulsan los precios de la gasolina, este no es el más importante”, dijo sobre el impuesto especial.

El aumento del viernes también llega antes del fin de semana del 4 de julio, que, según la AAA, será el tercer Día de la Independencia más concurrido que se haya registrado en el sur de California en lo que respecta a los viajes de vacaciones. Se espera que unos 2,7 millones de sudcalifornianos viajen en coche.

“La gente está lista para un descanso, y a pesar de que las cosas cuestan más, están encontrando maneras de tomar esas vacaciones tan necesarias”, dijo Doug Shupe, portavoz de la AAA del Sur de California.

Las Vegas, San Diego, el Gran Cañón, México y el Parque Nacional de Yosemite son los principales destinos de los sudcalifornianos que salen a la carretera, según la AAA.

En todo el país, se espera que más de 42 millones de personas viajen en auto este fin de semana, dijo la organización.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio