Anuncio

Con el papel y la imaginación ella lleva la vida marina a la superficie y la reflexión

Tania Póo Platas, de 37 años, nacida en la Ciudad de México, se mira a través de un espejo decorado con el arrecife
Tania Póo Platas, de 37 años, nacida en la Ciudad de México, se mira a través de un espejo decorado con el arrecife de coral hecho por sus manos.
(Foto por James Carbone)
Share

Las figuras de papel de Tania Póo hacen que la imaginación viaje a la velocidad de la luz, pero no al cielo, sino a las entrañas del mar.

De pronto te encuentras en un mundo misterioso donde decenas de peces de vibrantes colores azul, morado y anaranjado te hipnotizan con su belleza. Tu cuerpo se relaja y no puedes más que soltar expresiones de sorpresa y sonrisas de placer.

Las creaciones tridimensionales de la artista mexicana son delicadas y extremadamente frágiles, pero tienen el poder de recordarle al ser humano la belleza la naturaleza a través de una mezcla de diferentes texturas de papel, cortes, dobleces y colores.

Anuncio

Betta Gigante de Tania Póo Platas, en exhibición Extra + Ordinario en el Consulado de México en Los Ángeles.
(James Carbone)

La imaginación de esta inmigrante la ha llevado a ser la invitada estelar de dos exhibiciones en Arkansas y ahora Los Ángeles.

“Me encanta sorprender a la gente sobre cómo con algo tan común y corriente como el papel, que se usa de manera cotidiana, se puede crear algo tan lindo que ellos mismos pueden hacer”, dijo la oriunda de la ciudad de México.

Anuncio

“Mi meta es que cuando la gente vea mi trabajo reflexione sobre la belleza de la naturaleza y que debemos de cuidarla. La naturaleza, al igual que el papel es frágil, pero hermosa y tiene mucho que enseñarnos”, dijo la artista de 37.

Grupo de teatro en Westlake les da segunda oportunidad a latinos en la carrera de actuación

La inspiración para el mundo de papel en el que vive Póo empezó cuando era niña pequeña. En un momento inesperado en el que el amor por las manualidades y la vida marina se sumergieron en una.

Anuncio

Los padres de Póo, la señora Ivonne Platas y el señor Manuel Valdez, son buzos e instructores de buceo, y fue así como a los seis años aprendió a bucear naciendo el amor por la vida marina.

“Ver los arrecifes es una de las cosas más hermosas que he visto en mi vida. El mar es otro mundo. Sumergido en él te das cuenta de que eres muy pequeño y que hay una inmensidad de vida que no conoces”, dijo Póo.

“Encuentro la delicadeza del animal, los detalles que lo conforman, y entonces detonan esas ganas de recrear las piezas y mostrar su belleza al mundo entero”, dijo la residente de Glendale

Anuncio

Un gimnasio de salud mental y física se populariza en el sur de Los Ángeles: La dueña es latina y queer

Poo también recuerda crecer en el hogar con tres peceras enormes, que veía como si fueran televisiones.

“Los Animales tienen su propia personalidad, y los peces no son la excepción. Te reconocen inclusive. Tuve dos peces globo, y uno era muy territorial y un ‘bully’”, dijo Póo.

Anuncio

El mar no solamente ha inspirado a la inmigrante a recrear piezas de animales como los peses bettas, peces globos, angeles, truchas y los goldfish, sino también los animales salvajes. Cuando pequeña, su tío Enrique la llevaba a visitar el zoológico, donde él trabajaba. Entonces Poo tenía la oportunidad de ver de cerca animales exóticos como las víboras, tigres y halcones.

“Aprendí entonces que todo animal en esta tierra merece respeto, que muchos de estos animales son incomprendidos, y que la gente se va por los mitos y entonces los atacan o inclusive los matan, cuando son parte importante del ecosistema”, sostuvo la artista.

Entre estos animales, Póo tiene una conexión grande con las víboras, mismas que hace a mano, pues en ellas ve la transformación de la vida y el desapego a lo que ya no sirve cuando estas cambian de piel.

Anuncio

Ella sugiere que la gente no se deje llevar por el miedo sino por la curiosidad para aprender de los animales.

“La víbora cambia de piel, uno se tiene que deshacer de lo que ya no necesita tal como ellas”, dijo.

A la par del amor por la naturaleza, Póo amaba las manualidades. Le encantaba hacer pequeñas libretas y colorear.

Anuncio

No fue hasta los 18 años que sus dos grandes amores se sumergieron y el papel se convirtió en un puente entre la realidad y sus ideas.

La joven empezó a decorar la fachada de su casa anualmente con el tema de Día de los Muertos y Halloween para competencias entre vecinos.

Un año decoró su hogar como si fuera la casa de una bruja. Entonces ella hizo frascos con especímenes adentro como ojos, puso ratas, arañas y varios ornamentos con material reciclado. Otro año adornó su hogar con el tema de ovnis, y creó una nave espacial que había chocado en su hogar, hizo también un cementerio y una casa de insectos.

Anuncio

No obstante, el papel era la clave para seguir trabajando en sus peces y las víboras.

Entre las metas que Póo tiene con sus obras es colaborar con diferentes marcas para crear escaparates, trabajar con organizaciones sin fines de lucro para promover el cuidado del medio ambiente y la protección de los corales, y hacer mas obras no solo para mostrar en galerías sino en bibliotecas.

Pero recrear un animal en papel no es nada fácil. Hoy en día, hacer una figura completamente a mano para Póo es todo un reto que disfruta. Cada pieza es distinta depende su escala y tridimensionalidad.

Anuncio

Una pieza de cuatro por dos metros le toma alrededor de dos a tres meses, una pieza por ejemplo un pez betta, de 15 centímetros de ancho y largo, le puede llevar una semana.

El trabajo manual para hacer sus figuras también requiere de mucha paciencia. De tras de cada pieza hay una investigación exhaustiva y análisis del pez que se quiere hacer, e idear cómo se puede trabajar en cada una de sus características.

Después de eso, Póo hace el boceto, traza moldes para hacer los cuerpos de los animales, recorta, escoge el mejor papel y luego hace la volumetría, o sea la forma que cada animal debe tomar.

Anuncio

Póo confianza que hacer una pieza requiere mucha paciencia porque existe mucha repetición en ciertos patrones que tienen los animales como las escamas o la superficie de los corales.

“Cortar, moldear y pegar una y otra vez. Ahí es donde debo de armarme de paciencia. Me gusta ser meticulosa”, dijo Póo, quien se graduó como arquitecta de la Universidad Iberoamericana en la Ciudad de México en el 2010 y recibió su título en el 2011.

Tras cinco años de intenso estudio, después de su graduación, la joven trabajó alrededor de cinco años como arquitecto proyectista en varios despachos de arquitectura en la capital mexicana, dibujando planos arquitectónicos.

Anuncio

En el 2016, Póo se mudó a Estados Unidos a Little Rock, Arkansas tras casarse.

Desde entonces la artista se concentró en crear más obras. Como autodidacta, ella ha encontrado su propia técnica para hace sus creaciones. El haber estudiado arquitectura le ha ayudado a tener practica a llevar la manualidad a un nivel más profesional y refinado al hacer maquetas para la universidad.

También ha aprendido a usar herramientas que le facilitan el trabajo como perforadoras, buriles, tijeras y otros materiales.

Anuncio

Hasta el momento, su trabajo ha sido presentado en septiembre 2019 en una exhibición de nombre “Latinos Unidos Exhibit” en Little Rock, Arkansas.

En abril del 2021 pudo exponer su trabajo en ACANSA Gallery, en el mismo estado. Y este septiembre 2022 su trabajo se presenta en la exhibición “EXTRA+ORDINARY PAPER”, en el Consulado General de México in Los Ángeles ubicado en el 2401 W 6th St, Los Ángeles.

Cynthia Prida, jefa del departamento de asuntos culturales del consulado, dijo que el trabajo de Póo es valioso dentro de distintos puntos de vista.

Anuncio

“No habíamos tenido en el consulado a ninguna artista sola que hiciera escultura en papel. El trabajo de Póo es muy original. Nuestra misión está volcado a artistas emergentes, que mejor que una mexicana que haga aportación durante el Mes de la Herencia Hispana”, dijo Prida.

“No planeamos esto, pero tocar el tema de la preservación del hábitat a través del arte de esta mexicana, durante estos calores intensos que experimentamos en California, es perfecto porque nos permite reflexionar sobre el daño que le hacemos a la naturaleza”, dijo Prida.

La jefa del departamento de asuntos culturales del consulado dijo que cualquier persona que quiera llegar a ver el arte de la artista se va a llevar muchas sorpresas, pues en una de sus piezas toca el tema de la muerte; una reflexión a la celebración de la vida y un mensaje de cambio urgente en las acciones del ser humano para continuar conservando la naturaleza.

Anuncio

La exhibición se presenta hasta el 21 de octubre.


Anuncio