Anuncio

Este negocio de lavado de autos de Inglewood pagaba a los trabajadores 7 dólares la hora. Fueron multados con más de 900.000 dólares

People protest outside a carwash.
Trabajadores, organizaciones laborales, clérigos locales y funcionarios de la ciudad se manifiestan fuera del lavado de autos Shine N Brite para protestar por el trato del propietario Michael Zarabi a sus empleados en Inglewood.
(Genaro Molina / Los Angeles Times)
Share

En una acera de Inglewood, decenas de manifestantes marcharon en círculos, enarbolando pancartas con la leyenda “Justicia para los trabajadores del lavado de coches” y gritando “Abajo los jefes codiciosos”, “Lava tu coche en otro sitio” y “Robo de salarios”.

La manifestación del martes, organizada por grupos sindicales y comunitarios, estaba dirigida a las instalaciones de Shine N Bright, donde media docena de trabajadores pulían y aspiraban coches.

En la última ofensiva contra el robo de salarios en el sur de California, las autoridades estatales anunciaron esa mañana que sancionarían al operador del lavado de coches de Hawthorne Boulevard con más de 900.000 dólares por pagar a los trabajadores muy por debajo del salario mínimo y negarles el pago de horas extras y descansos.

Anuncio

A lo largo de un periodo de cuatro años, 15 trabajadores recibieron supuestamente una tarifa diaria de 70 dólares por ocho o diez horas de trabajo, en un momento en que el salario mínimo estatal pasó de 10,50 dólares la hora a 14 dólares la hora para las empresas con 25 o menos empleados.

“El robo de salarios no es justo”, dijo Fausto Hernández, un antiguo trabajador de Shine N Brite que se dirigió a la multitud. Hernández, de 62 años, dijo que los trabajadores se habían quejado a menudo con el propietario Michael Zarabi, “pero nos ignoró”.

A man wears a cap and a mask below his mouth.
El ex trabajador de Shine N Brite, Fausto Hernández, dijo que los empleados se quejaban de que “a muchos de nosotros no nos pagaban correctamente”, pero el propietario Michael Zarabi los ignoraba.
(Genaro Molina / Los Angeles Times)
Anuncio

La tarifa fija de 70 dólares al día hacía que a Hernández le resultara difícil ayudar a pagar el alquiler mensual de 1.800 dólares del apartamento de dos habitaciones en Inglewood que comparte con dos hijos, una nuera y tres nietos. Tampoco pudo pagar los 250 dólares mensuales que enviaba a su mujer, que está en México cuidando a su madre anciana.

Zarabi no respondió a una solicitud de comentarios. Mientras los manifestantes se reunían en las instalaciones, Joe Zarabi, que dijo ser el primo del propietario y gerente del negocio, se negó a hablar de lo que se pagaba a los trabajadores.

El robo de salarios es común en todo el país, pero está muy extendido en el sector del lavado de coches, según los defensores de los trabajadores y las autoridades laborales. Las multas estatales y federales de un millón de dólares o más no son inusuales, pero muchas no se cobran debido a las largas apelaciones y a las empresas que cambian de manos para evitar el pago.

Anuncio

En el condado de Los Ángeles, más de 500 lavacoches emplean normalmente hasta 10.000 trabajadores, en su mayoría inmigrantes de México y Centroamérica, aunque el número ha disminuido durante la pandemia. Los grupos empresariales afirman que la mayoría de los lavacoches cumplen la ley, pero se enfrentan a presiones de reducción de costes, ya que los clientes buscan un servicio cada vez más barato.

Entre los empleadores con salarios bajos -como las fábricas de ropa, los restaurantes, las obras de construcción y las residencias- los lavacoches destacan como “negocios despiadados”, dijo Matthew DeCarolis, un abogado de los servicios legales de Bet Tzedek que representa a los trabajadores de Shine N Brite. “En Los Ángeles, un condado centrado en los coches, con negocios de ese tipo en casi cada esquina, vemos muchas violaciones”.

Los 15 trabajadores de Shine N Brite son inmigrantes de América Latina que hablan poco o nada de inglés, según el Clean Carwash Worker Center, una pequeña organización sin ánimo de lucro financiada por una fundación que llamó la atención del estado sobre el caso de Inglewood y lideró la protesta.

Anuncio

Se calcula que el 90% de los trabajadores de lavado de coches son indocumentados, una situación que les hace especialmente vulnerables a las represalias si se quejan, dijo Flor Rodríguez, directora ejecutiva de Clean.

“La mayoría de los negocios de lavado de coches no pagan a los trabajadores por el tiempo completo que están trabajando”, dijo. “A menudo no se respetan las horas extras y algunos se ven obligados a trabajar sólo por las propinas”.

Los investigadores de Clean Carwash afirman que muchos trabajadores tienen que presentarse al trabajo a primera hora de la mañana, pero no se les paga hasta que lavan su primer coche, a veces horas después. Además, trabajan muchas horas bajo el calor, están expuestos a productos químicos y a menudo se les niega el descanso para el almuerzo.

Anuncio

“A estos trabajadores se les pagaba hasta 7 dólares la hora, lo que es inaceptable”, dijo la Comisaria de Trabajo, Lilia García-Brower, en un comunicado. “Este empleador utilizó diferentes esquemas para evitar el pago de los salarios legales, como el pago de tarifas fijas diarias, y el pago en efectivo”.

Protesters block a car from entering a carwash.
Manifestantes con pancartas impiden que un auto entre en el lavado de coches Shine N Brite.
(Genaro Molina / Los Angeles Times)

Las multas de Shine N Brite, de 908.998 dólares, otorgarían a los trabajadores 818.548 dólares en salarios atrasados y daños y perjuicios. A los trabajadores individuales se les debe entre $15,766 y $92,246, según las citaciones.

Anuncio

La empresa también se enfrenta a 5.835 dólares en multas de la División de Seguridad y Salud Laboral de California, después de que una investigación realizada en marzo detectara 14 casos de equipos eléctricos inseguros, maquinaria peligrosa, falta de equipos de protección y otras infracciones.

Incluso cuando el Estado impone sanciones importantes, a menudo no se cobran, ya que los negocios de lavado cambian de propietario o buscan retrasos mediante recursos burocráticos y judiciales.

A través de varias industrias, unos 30.000 trabajadores de California presentan reclamaciones salariales cada año, abrumando una Oficina del Comisionado de Trabajo con poco personal, según un informe de 2020 de la Oficina del Analista Legislativo, una institución no partidista.

Anuncio

En 2017, menos de la mitad de los trabajadores a los que se les concedió un pago retroactivo pudieron cobrar cualquier salario no pagado de su empleador. En promedio, los trabajadores esperaron 396 días para que el estado adjudicara su reclamo salarial, dijo el informe.

En 2019, en el mayor caso de robo de salarios de un autolavado jamás presentado por el estado de California, el magnate de los concesionarios de automóviles de Beverly Hills, Hooman Nissani, que se había jactado en su sitio web personal de que sus negocios generaron más de mil millones de dólares en ventas en 2016, fue multado con 2,36 millones de dólares en salarios atrasados y sanciones.

El estado alegó que su negocio, Playa Vista Car Wash en Culver City, estafó a 64 trabajadores en salarios mínimos y horas extras durante tres años. Los gerentes alteraban regularmente las tarjetas de tiempo de los trabajadores, alegó la agencia.

Anuncio

Nissani apeló las citaciones, diciendo que la investigación era defectuosa. Tres años después, se sigue negociando un acuerdo.

Los negocios de lavados de coches de California también han sido objeto de escrutinio federal por no pagar ni siquiera el salario mínimo estadounidense actual de 7,25 dólares la hora, menos de la mitad del salario mínimo del estado.

En un decreto de consentimiento de 2018, un juez federal ordenó a un magnate del lavado de coches del sur de California, Vahid David Delrahim, que pagara 4,2 millones de dólares en salarios atrasados y multas tras una batalla judicial de dos años.

Anuncio

A lo largo de cinco años, Delrahim, propietario de unos 100 lavaderos de coches y gasolineras, estafó a 800 trabajadores de una docena de lavados de coches en los condados de Orange, Los Ángeles, San Bernardino y Ventura, según alegaron los funcionarios federales. Un portavoz de Delrahim dijo que el acuerdo fue “una decisión comercial” y que Delrahim no admitió “ninguna infracción”.

Entre los 62 casos de negocios de lavado de coches presentados por el estado este año, uno de los más importantes se refería a Torrance Car Wash, que fue multado con 815.311 dólares en abril por el robo de salarios a 35 trabajadores.

El negocio, propiedad de Susan Amini y Reza Albolahrar, no pagaba a los trabajadores todas las horas trabajadas ni los tiempos de espera, y no les proporcionaba pausas para comer y descansar, según la agencia.

Anuncio

DeCarolis, el abogado de Bet Tzedek, dijo que, a pesar del historial de largos retrasos y escaso personal de la agencia estatal, tenía la esperanza de que los trabajadores de Shine N Brite recibieran finalmente los salarios atrasados.

“Estos trabajadores son valientes y persistentes”, dijo. “Cuando se les paga adecuadamente, pueden pagar el alquiler y poner comida en la mesa”.

Además, añadió: “Atacar a los peores actores con las mayores infracciones ayudará a nivelar el terreno de juego para los empleadores que cumplen la ley pero que se ven perjudicados por las prácticas comerciales desleales”.

Anuncio

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio